lunes, 21 de diciembre de 2015

Análisis 20D

Por fin sabemos ya los resultados de las elecciones generales más disputadas de la historia de este país y ¡sorpresa!, todos han ganado. Pero lo realmente importante es que se ha visto claramente que España está dividida en tres facciones: izquierda, derecha e independientes. También se ha podido constatar que este país necesita urgentemente cambiar la ley electoral, una ley muy injusta para los partidos minoritarios nacionales. Ahora falta ver qué partidos pactan con otros y quién será presidente los próximos cuatro años. La cosa va a estar calentita las próximas semanas.

Empecemos pero por la ley electoral. La palabra que define a la perfección la ley de 1985 es "injusta". En el artículo 68 de la Constitución se recoge que la circunscripción para las elecciones al Congreso sea provincial. Este artículo beneficia claramente a los partidos nacionalistas, ya que con pocos votos pero muy concentrados pueden sacar una amplia representación en el Parlamento. También perjudica seriamente a los partidos nacionales como IU, al que cada escaño le ha costado 400.000 votos, mientras que a PP y PSOE un escaño les ha costado menos de 60.000 votos. Aunque los partidos políticos minoritarios solicitan que la circunscripción sea autonómica, en mi humilde opinión considero que el voto de cualquier español debe tener el mismo valor. Yo abogo por una lista única donde los partidos pongan representantes de todas las CCAA de España y el escaño valga igual para todos los partidos. Esto es fácil de hacer. Se divide el número de papeletas tiradas en las urnas entre los escaños totales del Parlamento (en estas elecciones sería aproximadamente 24.337.258/350=69.535). Es decir, un diputado costaría 69.535 votos. Siendo esto el panorama cambiaría algo. El PP tendría 103 diputados, el PSOE 79, Podemos 74, Ciudadanos 50, ERC 8, CDC 8, IU 13 (!), Bildu 3, CC 1, PACMA 3 y UPyD 2. Bailarían 6 diputados que dependerían de los picos y que posiblemente se repartirían entre los partidos más votados. Aún y así, el panorama político cambiaría, no mucho pero cambiaría. Está claro que IU sería el más beneficiado y entrarían en el congreso partidos que con la actual ley les es imposible acceder a él. También está claro que ni PP ni PSOE, los grandes beneficiados de esta ley, no querrán cambiarla y por lo tanto me temo que esto será así por mucho tiempo.
Dicho esto, analicemos ahora los resultados de estas controvertidas elecciones partido por partido.
PP, 123 diputados (186 en las pasadas elecciones). O hay aún muchos franquistas entre nosotros o en este país la gente es tan pobre que no tiene dinero ni para pagar la luz para ver la tele. O ambas cosas. A pesar de la corrupción, del paro, del endeudamiento, de los vapuleos sufridos en los debates televisivos, de las encuestas manipuladas, de la incompetencia del señor Rajoy y de sus ministros y de la bajada de pantalones a Europa, sigue siendo el partido más votado de esta inculta España. Me reafirmo en que este país sigue siendo un país de derechas y católico apostólico romano. La buena noticia es que no van a poder gobernar, ni apoyándose en sus "hijos" (C's). España ha dejado claro que está cansada de ver las mismas caras elecciones tras elecciones y deben entender que el partido necesita renovarse. Necesitan gente nueva, bisnietos de franquistas, que a los hijos y nietos los tenemos ya muy vistos. Me alegro del varapalo que han sufrido, aunque dudo que aprendan la lección. El tonto nunca aprende cuando pierde, simplemente echa la culpa al tiempo y se prepara para embestir con más fuerza. Hasta que los barones no desaparezcan, el partido seguirá a la baja.

PSOE, 90 diputados (110). El guapo de Sánchez no ha sabido hacerse con el voto de izquierdas indeciso y eso dice mucho de su escasa preparación política. Las políticas de González y Zapatero han sido una losa para el partido y vivir de la renta no es mejorar. En mi opinión, Sánchez debería haberse desmarcado de los gobiernos anteriores ya que apoyándose en ellos nos ha dado a entender que es el mismo perro pero con un jeto más atractivo. Además, el PSOE sigue teniendo también casos de corrupción y comete el mismo error que el PP cuando defiende a sus imputados. En política nadie puede dar la cara por nadie porque la mierda cuando explota salpica, y mucho. Seguramente Sánchez sea presidente, pero va a tener que currárselo mucho para serlo más de cuatro años. Veremos a ver, pero apuesto mi sueldo de un mes que con él en el poder las cosas no van a cambiar mucho. Y al contrario de lo que cree la mayoría, creo que el bipartidismo no ha acabado, sólo ha cambiado de siglas.

Podemos, 69 escaños. Muy buen resultado de Pablo Iglesias y los suyos a pesar de la campaña de difamación que han sufrido en los últimos meses. Ni Venezuela, ni Monedero, ni la falta de publicidad televisiva ha podido con el "neocomunismo" lila. Se ha visto que los jóvenes queremos un cambio y no somos idiotas. El capitalismo no es un buen sistema económico, no favorece al pobre y la generación posfranquista está sobradamente preparada para gobernar el país (por mucho que les pese a algunos). Las ideas de Podemos son buenas, sólo hace falta que les dejen llevarlas a cabo y ver los resultados. Y si consiguen constitucionalizar las promesas electorales será un gran triunfo para todos aquellos que hemos perdido la fe en nuestros políticos. Ahora deben demostrar de lo que son capaces, hablar claro y llevar a este país donde se merece. Tienen poder para ello y la juventud confía en ellos. Espero que no nos defrauden,porque son el futuro. Ojalá sí se pueda.

Ciudadanos, 40 escaños. Supongo que están decepcionados porque las encuestas les daban como tercera fuerza política, muy por encima de Podemos. Pero las encuestas no son fiables y el votante de Podemos ha decidido callar o mentir. Señor Rivera, es lo que hay. También han sido muy ambiguos en temas que preocupan a la ciudadanía y el programa electoral extraído de FAES, tampoco ayuda. Serán el PP del futuro, al igual que Podemos será el PSOE del futuro, y espero que la arrogancia esadista no les haga cometer los mismos errores que han cometido sus "papás" políticos. Deben convencer al público que son una derecha diferente, porque este país necesita una oposición de derechas fuerte para que España funcione. Son jóvenes y están preparados, pero se les mira con lupa, ya que Aznar y los suyos han hecho mucho daño a este país. Si hacen una oposición justa y racional, posiblemente veamos a Rivera viviendo en La Moncloa muy pronto. Dependerá de su distanciamiento o no del franquismo y de las políticas derechistas europeas obsoletas.

ERC, 9 escaños (3). Al no presentarse la CUP y beneficiándose del ridículo que está haciendo el señor Mas en Cataluña, Esquerra se ha hecho con un hueco importante en el Parlamento. Ellos tienen la llave para decidir presidente y jugarán sus cartas en favor de la independencia de Cataluña. Les va a ser muy difícil conseguir ser un país, ya que el PSOE no está por la labor de romper España (aunque Podemos desee un referéndum catalán, algo a lo que yo no me arriesgaría teniendo un millón de votos a favor y casi dos millones en contra). Entre el "todo"  o "nada" yo me quedaría con el pacto fiscal, algo que les será fácil conseguir si invisten a Sánchez presidente. Si juegan bien sus cartas, estos resultados pueden darles una de las llaves que desean para que sean ellos y no el PP los que roben el dinero a los catalanes. La casa no se empieza por el tejado.

DIL (antigua CDC), 8 escaños (16). Aquí niego con la cabeza en plan desesperación. Nuevas elecciones y más pérdidas de votos. Ni cambiándose el nombre nos engañan. Vayase ya, señor Mas. Su cabezonería va a llevar a su partido a la quiebra política. Sinceramente, me deja sin palabras. La CUP no lo quiere de President, ERC no lo quiere, sus votantes no lo quieren, los catalanes no lo queremos como nuestro presidente, vamos que como siga así hasta los teletubis le van a retirar los abrazos. Piénselo, consulte con la almohada y hágase (háganos) un favor, disfrute de la jubilación. Sin rencor, no es mala fe, es por el bien de todos.

IU, 2 escaños (11). Podemos le ha hecho mucho daño. El voto del puño se les ha escapado y Garzón no ha sabido sujetarlo por los huevos. Falta de experiencia, creo. Vistos los resultados supongo que ahora pensarán que hubiese sido mejor ir en las listas lilas. Cierto es que fue un partido legendario y luchador con Carrillo y Anguita pero todo tiene un principio y un final. Si Podemos hace bien su trabajo, les auguro un futuro más negro que la suela de mis zapatos. Si yo fuese Garzón buscaría un pacto con Podemos e ir todos a una, ya que los programas electorales son muy parecidos. Cierto es que la actual ley electoral no les beneficia, pero el animal está herido de muerte y si sobrevive se va a quedar cojo para el resto de su vida. Si no puede con su enemigo, únase a él.

Bildu, 2 escaños (Amaiur, 7). Poco sé de Euskadi pero me da la sensación, por la pérdida de diputados, que los vascos están bien como están y son pocos los que siguen encabezonados con la independencia. Supongo que el fin de ETA ha aliviado a muchos y perjudicado a tantos otros (entre ellos al PP). Me alegro de que haya paz en Euskadi. Espero que los catalanes acabemos como ustedes.

Coalición Canaria, 1 escaño. Me parece bien. De Canarias sólo sé dónde está y supongo que este partido se ha opuesto a las perforaciones petrolíferas. Ahora los veré más.

En conclusión, no quiero hacerme pesado. Creo que Sánchez abdicará a las pretensiones de Iglesias y Tardá, pero dirá no al referéndum catalán pero sí a un acuerdo económico. Sería lo sensato. No ataja el problema pero se ahorra cuatro años de estar dando por culo los independentistas. De todas formas nadie quiere un referéndum porque nadie sabe lo que va a salir. Supongo que es lo que me gustaría que pasase. Y no sé que va a pasar. Lo suyo es dar y doy, doy y me dan (por culo). Alomejor realmente ellos pueden hacer poco y todos somos un videojuego de unos pocos. Quién sabe. Veremos.

sábado, 5 de diciembre de 2015

¿Conocemos realmente a la gente que nos rodea?

"No juzguéis, y no seréis juzgados; no condenéis, y no seréis condenados; perdonad, y seréis perdonados." Lucas 6, 37.

A lo largo de nuestra miserable, insignificante e infame vida debemos tratar con todo tipo de personas, tantos como adjetivos existen en la lengua castellana. Existen y cohabitan con nosotros: son nuestros hermanos, nuestros amigos, nuestros padres, nuestros compañeros de trabajo, el frutero pakistaní, el carnicero del mercado, el banquero, el presentador de nuestro programa favorito, el Ministro de Economía o el hijo de puta que conduce bebido un 4x4 y atropella a nuestro hijo en un paso de cebra a la salida del colegio. Y cada una de estas personas vive infinidad de situaciones que pueden afectarte directa o indirectamente. Para algunos seres humanos estas situaciones son las que son y nada más. Para otros, para mí por ejemplo, estas situaciones les/nos hacen reflexionar sobre los comportamientos de la gente y por ende de los tuyos propios. ¿Por qué nos afectan tanto las decisiones de terceros? ¿Por qué hay gente que actúa como actúa? ¿Qué nos mueve a actuar o no actuar de ciertas maneras? ¿Es por educación? ¿Es por cobardía? ¿Es por osadía? ¿Cómo es posible que un acto de otro ser humano pueda influir en tu vida? ¿Te cambian esas vivencias? ¿Pueden afectarte de tal manera que pases de ser una buena persona a una mala o al revés? Puede que sí, o no. El tiempo, tu estado emocional, el sueño acumulado, la interminable caravana, la discusión con tu pareja nada más levantarte, el onanismo obligado, la pérdida de un partido de tu equipo de fútbol, etc..., tienen el poder de cambiar tu manera de ser. Pero, ¿debería ser así? ¿Debemos dejar que un gilipollas que se salta un semáforo en ámbar nos haga gritarle a nuestra secretaria? ¿Por qué ese gilipollas ha puesto su vida y la nuestra en peligro? ¿Por qué actuamos como actuamos? ¿Es posible ver la maldad y cambiarla?

Sueño que me compro un piso con mi pareja. Somos felices, estamos ilusionados, ¡nuestro primer piso! Como suele ser lógico, la compra de cualquier cosa que nos haga estar juntos de por vida debe alegrarnos pero...., aquí viene el pero de Murphy, el propietario del piso que vamos a comprar se propone amargarnos nuestra feliz y soñada situación. ¿Por qué? No lo sé. Es cierto, todo hay que decirlo, que los propietarios, un matrimonio sesentón de ama de casa con el síndrome del nido vacío y él un jefe de planta déspota, no querían vender lo que ha sido su hogar durante más de veinte años, pero las circunstancias personales (una enorme barriga y algunas escaleras que subir a pie) les obligan a ello, aunque el precio a ganar sea unos cien mil euros menos de lo que tenían pensado sacar por el piso antes de que EEUU destapase las hipotecas subprime. Es decir, la quiebra de Lehman Brothers y su dejadez física hace que el "señor" se enfade y decida que su frustración la paguemos mi pareja y yo. Primero dice que sí vende, luego que no y por fin sí porque la comunidad se niega a gastarse noventa mil euros para que un elevador lleve a Moby Dick a su catre. Una vez aprobada la moción, decide ser buena persona y promete dejar todo el mobiliario, después se arrepiente e intenta vendernos muebles para paliar un poco la pérdida de valor de su amado piso, pero se cabrea aún más consigo mismo y dice que nanai, que se lleva hasta los armarios empotrados, y se queda tan ancho, satisfecho con su gestión. Y en todo ello ni mi pareja ni yo hemos abierto boca. Pero no queda ahí la cosa. Como si le debiésemos un favor, nos dice que necesita quince días para hacer la mudanza. Nosotros le damos un mes, porque sí, porque tenemos prisa pero sabemos que las prisas son malas consejeras. Pero no, el caballero no está contento y nos obliga a buscar un notario que abra en puente festivo porque esa fue la fecha límite que pusimos para la firma hace ya cuatro meses. Y ahora viene mi reflexión:  ¿por qué tenemos que pagar nosotros, y seguro que todos los que le rodean,  su humor de perros (con todos mis respetos al noble animal)?
No me explico qué puede llevar a una persona a amargar la vida a terceros por su frustración. Estas personas usan todo lo que tienen a su alcance para superar su enfado haciendo infelices a aquellos que creen responsables de sus desgracias. Creen vengarse, pero no saben de quien se vengan. Mienten descaradamente para hacer ver a otros que aquellos que son responsables de su desgracia son peores que ellos. Supongo que su propia conciencia les obliga a ello. ¿Puede ser una persona tan idiota para no ver sus errores y creerse sus propias mentiras? La experiencia me dice que sí. Viven en un universo paralelo, un mundo irreal que sólo ven ellos y aquellos ingenuos a los que han engañado. Porque sí, también hay idiotas que se creen a pies juntillas todo lo que estas personas les cuentan, asintiendo y consolando a los susodichos sin plantearse si lo que dice es verdad o mentira. Hay un dicho que dice que si quieres acabar con un grupo de música debes acabar primero con sus fans, sin fans no hay discos que vender. La gente no pregunta, cree los chismes porque les interesa creerlos. Me es muy difícil escribir sobre ello, porque no hay excusa posible para que una persona se lleve un armario empotrado a otro lugar, por poner un ejemplo. Yo pregunto, no creo una versión hasta no saber la otra, soy incrédula y me lo espero todo. Sabiendo ya que una parte de culpa la tienen los fans, debemos concentrarnos en lo que les mueve a estos mentirosos a joder a terceros.
Estas personas no están bien de la cabeza. Una persona racional se enfrenta a sus miedos, se analiza y asume sus errores aprendiendo de ellos. Una persona racional asume las consecuencias de sus actos, por lo tanto estas personas no son racionales. Son personas enfermas de la cabeza, personas que deciden que sean otros los que paguen sus errores, que no quieren ser los únicos amargados e intentan apagar el fuego echando más leña. Y los que lo sufrimos no entendemos qué hemos hecho para merecernos tal cosa. Son personas que se creen por encima del resto de personas, ellas nunca se equivocan, son los mejores, seres perfectos que creen que es el resto del mundo el que va en contra dirección. Una persona así es una persona insegura, con complejo de inferioridad, no entienden y menos admiten que alguien con dos dedos de frente les desprecien. ¡No se puede despreciar a Dios! Y si les desprecias, su inseguridad y complejo de inferioridad empieza a maquinar la manera de joderte. Se creen jueces divinos, infalibles, portadores de la verdad absoluta, seres supremos. Y en mi opinión sólo hay dos maneras para acabar con ellas y que recapaciten: la primera ya lo hemos dicho, que la gente que les rodea los deje solos, que se vean solos en su miseria, sin ayuda, sin seguidores sin gente que les baile el agua; la segunda implica ayuda profesional, aunque esta es más difícil que la practiquen ya que estas personas enfermas no aceptan un consejo de nadie que crean inferior a ellos (es decir, todo el mundo).
Hablemos de la primera solución. ¿Cómo provocar la soledad del Dios? Es fácil, cuestionándoles todo, preguntando y pidiéndoles pruebas de lo que dicen. Dicen que es más fácil pillar a un mentiroso que a un cojo. Es cierto, inténtenlo. Si alguien les llora diciendo que un conocido le acosa pídanle pruebas, que lo demuestre, no le crean hasta que ustedes mismos no vean con sus propios ojos lo que dicen. Estas personas se rodean de gente inculta, crédula, inocentes sin opinión ni carácter. Son los bizcos en el reino de los ciegos, no sea usted uno de esos ciegos. Cuestionen y verán que en pocos días esa persona deja de hablarles, ya no les interesa hablar con usted porque le ha pillado y se harán mejores amigos de otros pobres desgraciados. Si lo desean pueden hacerles entender al resto de su círculo que esa persona miente más que habla. Verán como poco a poco se van quedando solos, porque los que les rodean han sido más listos que ellos y han visto que la gente no es tonta, que ya no les creen. Y es cierto, cuando una persona miente, desprecia o amarga la vida a sus amigos, a su familia o a sus compañeros de trabajo se van quedando solos, rodeados únicamente de gente como ellos. Y si es usted uno de los pocos amigos que tiene esa persona pregúntese por qué, o mejor pregúntele a él por qué tiene pocos amigos, y si le contestan que porque los demás son unos idiotas (o algo semejante) huya, porque entonces el idiota es usted. Desconfíen de aquellos que se hacen pasar por víctimas, desconfíen de las parejas de calendario Kodak o de anuncio de Ikea, siempre felices, sonriendo. Desconfíen de los hombres demasiado atentos, de las mujeres demasiado sumisas, de las madres perfectas, de los amigos que prometen ayuda. Desconfíen de las vanas promesas, de las palabras sin actos, de los lloriqueos sin motivo, de las buenas intenciones que no se llevan a cabo, del abogado del diablo y de quien les dice lo que quieren escuchar. Desconfíen del bizco que todo lo ve o del tonto que todo lo sabe. Desconfíen de la perfección, porque la perfección no existe y el movimiento se demuestra andando. Sé que es duro decirle a alguien cercano que no está actuando bien, pero si esa persona de veras le aprecia le escuchará. Si no le escucha, si le recrimina su amistad ciega, su querer saber, su ayuda es que simplemente usted era un peón más en su tablero de ajedrez. ¡Qué grandes actores se ha perdido Hollywood con semejantes personajes!
La segunda solución es más difícil de llevar a cabo, ya que el loco cree que los locos son los otros. Siempre he creído que uno debe tener a su lado a una pareja en la que confiar, una familia honrada, amigos de malos momentos, un asesor financiero y un psicólogo. Pon en tu vida a todas estas personas y serás el hombre/mujer más afortunado de la Tierra. Pero primero se debe dar cuenta el personaje que tiene un problema y segundo debe querer solucionarlo. Pero yo les digo aquí el problema que tienen: no son personas normales. Las personas sanas de mente y alma no van jodiendo por ahí a todo aquel con el que se cruzan. Las personas normales no mienten, no se comportan en público de una manera y en casa de otra, no simulan ser felices cuando no lo son o infelices cuando les importa un carajo lo sucedido. Las personas normales no viven otra realidad, no juegan con los sentimientos de otras personas, no actúan por egoísmo, se dejan ayudar, admiten sus errores e intentan no volver a cometerlos. Buscar consejo profesional puede ayudar a ser una persona normal, algo que influirá en la vida del sujeto de forma positiva y a los que le rodean.

A lo largo de la historia han existido hombres buenos que intentaron dar ejemplo a sus semejantes y hombres que los condenaron por envidia. Sócrates fue condenado a muerte por poner en duda la divinidad de los dioses griegos; las humildes enseñanzas del filósofo Epícuro (quien no conoce la frase de "no es más feliz quien más tiene sino quien menos necesita") quedaron olvidadas y lo poco que sabemos de él es por otros filósofos; Jesucristo murió  crucificado por intentar que el hombre pusiese la otra mejilla, y como él muchos mártires (religiosos y laicos) murieron por enseñar la bondad e ir así contra el poder. Poder, ahí creo yo está la cuestión, el poder. La maldad no acepta la sumisión, ni el perdón. La maldad no erra, no valora, no discute, no discurre. La maldad no admite la derrota, no practica el altruismo ni la compasión. Pero si alguien malo lee estas humildes palabras no se dará por aludido, es más, seguro que asentirá mientras las lee, dándome la razón. El malo no sabe que lo es, como el ladrón que cree todos somos de su condición. Y ahora viene mi reflexión. ¿Por qué tiene que pagar la gente de bien los actos de los malos? Yo ya he decidido mi actitud al respecto, aunque no sea fácil de llevar a cabo. Haré caso al consejo de Mar, compañera de trabajo, amiga y vecina de vestuario: "que no te afecte su actitud, vive feliz porque lo que importa es el fin y el fin es que se cumple tu sueño, eso es lo que quieres, ser feliz a su lado, y el resto a olvidarlo". Mi sueño está a punto de hacerse realidad y nadie me va a amargar mi momento. Como dice la Pantoja, dientes, que es lo que les jode. De un modo u otro todos llevamos en nuestro interior todos los adjetivos posibles, el por qué permitimos vivir a unos y ahogamos a los demás es aún un misterio sin resolver. Mi pareja me dijo ayer una cosa que les traslado a ustedes y que creo que tiene mucha razón. Me preguntó: ¿estaría tu padre orgulloso de lo que estás haciendo? Yo quiero que mi respuesta sea siempre SÍ.

Nota: dado que juzgo, pueden juzgarme, dado que perdono, pueden perdonarme.
Escrito por Teresa Fernández

lunes, 23 de noviembre de 2015

El arte de amar, de Erich Fromm

Biografía

Nacido en Hesse, Alemania, en el año 1900, Erich Seligmann Fromm destacó a lo largo de su vida por ser psicoanalista, psicólogo social y filósofo humanista. Creció en el seno de una familia judía ortodoxa y muchos parientes suyos fueron rabinos. Incluso el mismo Fromm quiso también seguir los pasos de sus familiares y llegó a plantearse el ser rabino. Estudió Derecho en Fráncfort y se doctoró en Sociología en Heidelberg con 22 años. Convencido de su porvenir religioso, estudió el Talmud hasta que conoció a su esposa, la psicoanalista Frieda Reichmann, en 1925. A finales de esa década, Fromm ya ejerce como psicoanalista en Berlín. En 1931 se separa de su mujer y tras la toma de poder del partido nazi emigra a Estados Unidos. En la década de los cuarenta Fromm escribe varias de sus obras más célebres y funda junto a otros colegas la Escuela de Psiquiatría de Washington. Entre estas obras se encuentra "El miedo a la libertad" (1941), que junto a "El arte de amar" (1956) y "El corazón del hombre" muestra el pensamiento del eminente psicólogo. Es justamente en este último libro donde Fromm diferencia dos síndromes: el de crecimiento (amor a la vida, a la independencia y la superación del narcisismo) y el de decadencia (amor a la muerte, al incesto y al narcisismo maligno). En estas tres obras, Fromm propone una estructura filosófica distinta que define como humanismo dialéctico.
En 1944 casa por segunda vez con una inmigrante judeoalemana y en 1950 emigra a México. Dos años más tarde fallece su segunda esposa, mientras él es profesor de Psicología en la Universidad Nacional Autónoma de México. En México funda el Instituto Mexicano de Psicoanálisis. Al año siguiente de la muerte de su esposa casa en terceras nupcias con Annis Glove y se involucra en los movimientos pacifistas americanos contra la guerra de Vietnam. También se opone el modelo socialista soviético y al capitalismo, tomando una conciencia anarquista y considerándose socialista humanista y democrático.
El pensamiento de Fromm puede resumirse en que el hombre es lobo y cordero a la par, aunque en una minoría es el lobo el que domina al cordero y son estos individuos los que se hacen notar más creando así la idea equívoca de que la humanidad es mala y no buena. Fromm concluye que “el hombre ordinario con poder extraordinario es el principal peligro para la humanidad y no el malvado o el sádico”, poniendo como ejemplo que no fue Hitler quien mató a millones de judíos sino los miles de seguidores que "mataban voluntariamente y con placer", aludiendo que “mueve al hombre a destruir por el gusto a la destrucción y a odiar por el gusto de odiar”. Añade también que "el ser humano actual se caracteriza por su pasividad y se identifica con los valores del mercado porque el hombre se ha transformado a sí mismo en un bien de consumo y siente su vida como un capital que debe invertirse provechosamente. El hombre se ha convertido en un consumidor eterno, y el mundo para él no es más que un objeto para calmar su apetito".
En 1974, ya retirado de la docencia, se instala en Suiza, donde muere cinco días antes de cumplir 80 años.

El arte de amar, de Erich Fromm

Fromm comienza su exposición dando una definición del hombre digno de ser amado. Para Fromm, el “digno de ser amado es en nuestra cultura occidental aquel en el que se mezcla la popularidad y el sex-appeal”. También presenta a los enamorados como “dos personas que han encontrado el mejor objeto disponible en el mercado, dentro de los límites impuestos por sus propios valores de intercambio”. Cabe destacar que Fromm no olvida que el ser humano contemporáneo es consumista y materialista, pensamiento que narra bien en el resto de sus obras. Hay que tener esto en cuenta cuando leamos los pensamientos del psicólogo. Relaciona la intensidad amorosa, ese “estar loco” por él o ella con el grado de la soledad anterior del sujeto. El hombre, o la mujer, puede estar durante cierto tiempo separado sin sufrir demasiado, “lentamente, la tensión de la angustia comienza a aumentar, y disminuye otra vez por medio de la repetición del ritual” orgiástico. Fromm escribe aquí una frase muy significativa de lo que es el amor y el sexo. Fromm dice que “el acto sexual sin amor nunca elimina el abismo que existe entre dos seres humanos, excepto en forma momentánea”. Es decir, el acto sexual es solo un alivio corporal y no une a dos personas como el acto sexual entre dos personas que se aman. “En contraste con la unión simbiótica, el amor maduro significa unión a condición de preservar la propia integridad, la propia individualidad”. Para Fromm, el amor es ser libre y dejar a la otra persona libre. El amor maduro no debe hacer a la otra persona dependiente del ser amado, sino que si hay individualidad habrá amor duradero. “En el amor se da la paradoja de dos seres que se convierten en uno y, no obstante, siguen siendo dos”. También compara el amor con ese sentimiento tan infantil de deseo de conocer las cosas. Al igual que el niño desarma un coche de juguete para saber cómo está hecho por dentro y conocer su funcionamiento, el ser humano debe querer conocer el secreto de las cosas y de la vida para poder amar. Finalmente, finaliza el primer capítulo de su obra diciendo que “el deseo sexual es una manifestación de la necesidad de amor y de unión”.
El segundo capítulo habla del amor infantil y comienza con varios principios. “El amor infantil sigue el principio: «Amo porque me aman.» El amor maduro obedece al principio: «Me aman porque amo.» El amor inmaduro dice: «Te amo porque te necesito.» El amor maduro dice: «Te necesito porque te amo.»” Nos recuerda en este capítulo que el niño necesita el amor incondicional y cuidado de su madre “tanto fisiológica como psíquicamente”, pero que a partir del sexto año de vida, el infante necesita el amor del padre, su autoridad y su guía. “La función de la madre es darle seguridad en la vida; la del padre, enseñarle, guiarlo en la solución de los problemas que le plantea la sociedad particular en la que ha nacido”. El verdadero amor a un hijo, dice Fromm, no es sobreprotegerlo, sino enseñarle a ser individual, independiente y libre, y esa función se la otorga al padre más que a la madre. Pensemos que Fromm escribió el libro en una época en la que los divorcios eran mal vistos y por eso escasos. Hoy día, en una pareja separada, ambos progenitores deben cumplir ambos roles, el de dar cariño y el de enseñar, ya que cuando el infante vive con uno u otro indistintamente el progenitor que en ese caso tenga la custodia del niño hace de madre y padre a la vez. "Cualquier estudio detallado demostraría, empero, que la atmósfera de tensión e infelicidad dentro de la «familia unida» es más nociva para los niños que una ruptura franca, que les enseña, por lo menos, que el hombre es capaz de poner fin a una situación intolerable por medio de una decisión valiente."
Sigue Fromm en el capítulo tercero con el amor maternal. Recuerda que “el amor de la madre a la vida es tan contagioso como su ansiedad”. “Una madre amante es aquella que desea la independencia de su hijo, lo prepara y lo sigue amando tras la separación". Ese es el verdadero amor, seguir amando tras la separación sin esperar nada cambio”. Sigue diciendo del amor parental que "el hombre sobreprotegido por la madre ve al resto de mujeres inferiores y puede llegar a criminal. En cambio el hombre que obtiene el cariño sólo del padre tienen éxito social pero permanecen apartados y distantes de las mujeres. La mujer que sigue ligada profundamente a su padre espera del hombre que la trate como a una niña caprichosa. Una niña que vive en un hogar donde los padres no se aman pero tampoco discuten, de mayor se retrae en un mundo propio, se mantiene alejada, también del amor". Una clara exposición en la que la mayoría de nosotros podemos sentirnos identificados con una u otra situación.
Sigue Fromm diciendo que las personas, a menudo, caen en el error de identificar el deseo sexual con el amor y así creen amar cuando lo único que sienten es atracción física hacia la pareja. Si este deseo de unión física no está estimulado por el amor, jamás habrá unión amorosa, sino orgiástica y transitoria. El hecho de ser la atracción física el único vínculo en la pareja es la primera causa de transitoriedad en la relación. Otra causa de "no amor" entre dos individuos es el egoísmo. "La persona egoísta sólo se interesa por sí misma, desea todo para sí misma, no siente placer en dar, sino únicamente en tomar. Considera el mundo exterior sólo desde el punto de vista de lo que puede obtener de él; carece de interés en las necesidades ajenas y de respeto por la dignidad e integridad de los demás." Fromm opone egoísmo y amor, ya que el individuo egoísta, al contrario de lo que se puede pensar, no se ama a sí mismo, sino que en realidad se odia. ¿Cómo puede un ser amar a otro ser si se odia a sí mismo? Fromm acaba el capítulo recordando "si se tiene la oportunidad de estudiar el efecto producido por una madre con genuino amor a sí misma, se ve que no hay nada que lleve más a un niño a la experiencia de lo que son la felicidad, el amor y la alegría, que el amor de una madre que se ama a sí misma", recordando también que ese amor genuino nada tiene que ver con sentimientos tan negativos como el narcisismo o el egoísmo, sino con el altruismo. También el temor y el odio al sexo opuesto, ya sea por empirismo o por educación,  es negativo en el amor, ya que impide a una persona entregarse por completo a otra, actuar como es él verdaderamente y confiar en la pareja. Y como podemos ir leyendo, Fromm nos va indicando con antónimos cómo es la persona que ama de verdad: segura de sí misma, altruista, valiente y comprensiva.
Habla Fromm de otro tipo de amor: el idolátrico. Este amor suele describirse como el verdadero y grande amor, pero nada más lejos de la realidad ya que la idolatría sólo demuestra el vacío interior y la desesperación del idólatra. Y ese amor ficticio, cualquier amor ficticio, le sirve al supuestamente enamorado para evadirse de su realidad, de su soledad. El individuo necesita el amor para no sentirse solo, ya sea vivido en su piel (correspondido o no) o en la piel de los demás. Por eso, y esto es una opinión particular, las telenovelas amorosas son vistas en su mayoría por amas de casa que crecieron bajo una educación religiosa y represiva, porque necesitan vivir en sus carnes el amor que la sociedad les negó en su día, aunque sea por televisión.
Pero no todo en el amor es bonito. Las parejas discuten, aunque se amen, porque cabe recordar que el verdadero amor es de dos pero sin dejar de ser uno mismo. Nos dice el psicólogo alemán que "los conflictos reales entre dos personas, los que no sirven para ocultar o proyectar, sino que se experimentan en un nivel profundo de la realidad interior a la que pertenecen, no son destructivos. Contribuyen a aclarar, producen una catarsis de la que ambas personas emergen con más conocimiento y mayor fuerza."
En el capítulo cuarto, Fromm nos da algunas pautas para amar bien. El psicólogo compara amar con el arte y al que ama con un artista. Nos dice que el buen artista es disciplinado. Si el arte se toma como un hobby o entretenimiento el aprendiz no podrá ser nunca un maestro. También el artista debe saber concentrarse, tener paciencia y dedicar tiempo a su arte. "En lo que respecta al arte de amar, ello significa que quien aspire a convertirse en un maestro debe comenzar por practicar la disciplina, la concentración y la paciencia a través de todas las fases de su vida. Nos recuerda Fromm que si no sabemos qué es la paciencia "basta con observar a un niño que aprende a caminar. Se cae, vuelve a caer, una y otra vez, y sin embargo sigue ensayando, mejorando, hasta que un día camina sin caerse." El paso más importante para llegar a concentrarse es aprender a estar solo con uno mismo sin leer, escuchar la radio, fumar o beber". Esto significa que el amante debe ser capaz de concentrarse y esto es poder estar solo con uno mismo. Esta habilidad, saber estar a gusto con uno mismo en soledad, "es precisamente una condición para la capacidad de amar". Nos recomienda Fromm también evitar las malas compañías, la conversación trivial y las personas que nos inducen malos pensamientos, evitar a zombies, personas que están muertas aunque su cuerpo esté vivo, y en general a gente tóxica, sin valores, chismosos que no dejan títere con cabeza. "De acuerdo con lo dicho sobre la naturaleza del amor, la condición fundamental para el logro del amor es la superación del propio narcisismo. En la orientación narcisista se experimenta como real sólo lo que existe en nuestro interior, mientras que los fenómenos del mundo exterior carecen de realidad de por sí y se experimentan sólo desde el punto de vista de su utilidad o peligro para uno mismo. El polo opuesto del narcisismo es la objetividad; es la capacidad de ver a la gente y las cosas tal como son, objetivamente, y poder separar esa imagen objetiva de la imagen formada por los propios deseos y temores. La facultad de pensar objetivamente es la razón; la actitud emocional que corresponde a la razón es la humildad. Ser objetivo, utilizar la propia razón, sólo es posible si se ha alcanzado una actitud de humildad, si se ha emergido de los sueños de omnisciencia y omnipotencia de la infancia." También es indispensable para amar estar "plenamente despierto", entendiéndose como despierto el no ser una persona aburrida. Finalmente nos cita la Biblia cuando dice "ama a tu prójimo como a ti mismo", frase de la que proviene el dicho "no hagas al otro lo que no te gusta que te hagan a ti".

Conclusiones

Amar es un arte, y no todo el mundo es capaz de saber amar. Hemos visto como el egocéntrico, el egoísta, el soberbio, el narcisista o el necesitado de compañía es un ser incapaz de amar y por ende de ser amado. Porque amar es un sentimiento recíproco, si amas te amarán, si te aman amarás. Amar es dar libertad al ser amado. Amar es ser feliz si el ser amado es feliz, aún en la distancia. El amor verdadero es cosa de dos y también de cada uno. Ser uno mismo, amarnos tal y como somos es tener la capacidad de amar. ¿Quién puede amar al otro si no se ama a sí mismo? Amará quien no espere nada a cambio de su amor, el humilde, el independiente, el paciente, el valiente, el comprensivo, el empático, el artista que quiera aprender y persevere en su conocimiento, el que sepa asumir su error, lo conozca y aproveche ese error para no cometer otro parecido. Amar no es fácil, pero tampoco es imposible.
Deseo acabar con una definición de amor de Sullivan, psicólogo que nombra Fromm en su libro varias veces. Sullivan dice: el amor comienza cuando una persona siente que las necesidades de otra persona son tan importantes como las propias.

Postdata: recomiendo este libro a todos aquellos que quieran amar y ser amados, a aquellos que quieran saber si aman o son amados y todos aquellos que quieran ser felices en el amor.

Dedicado a Teresa, mi verdadero amor. Espero cumplir las expectativas. Te amo.

viernes, 13 de noviembre de 2015

Estudio sobre la infidelidad

Introducción

A lo largo de la historia, la infidelidad siempre ha acompañado al género humano. En la antigüedad, sólo el hombre era el adúltero y en muchas sociedades ni siquiera se castigaba, es más se comprendía, se toleraba e incluso se fomentaba en monarcas o nobles, por aquello de tener descendencia masculina a quienes dejar todas sus posesiones. Los antiguos nobles o reyes tenían harenes, amantes, usaban a la mujer a su antojo, más como un objeto que como persona. Un asno tenía los mismos derechos que una mujer, es decir, ninguno. Y así fue durante milenios. En la Edad Media, la Iglesia permitía a los reyes divorciarse de su mujer si ésta no le daba hijos varones, algo que la cultura y la ciencia afortunadamente han arreglado. Pero no contentos con esto, los reyes buscaban fuera de palacio amantes con las que satisfacer sus ardientes deseos sexuales, ya que se creían por encima del bien y del mal y por debajo únicamente del Todopoderoso. Enrique VIII de Inglaterra, Jaime I de Aragón, Felipe II de Castilla, etc., fueron infieles a sus esposas con el beneplácito de toda la sociedad. Es más, en campaña militar, los ejércitos, tolerado por sus generales, acarreaban tras ellos numerosas prostitutas que saciaban la lívido sexual de los soldados para que pudiesen centrarse así en la guerra. Con la aparición del Cristianismo la infidelidad fue tomada como pecado, pero el arrepentimiento, las penitencias y la clara visión machista de la época dejaron al infiel libre de cualquier castigo penal, civil o social. Esto lo demuestra muy bien el Corán, donde se dice que el hombre puede tener todas aquellas esposas que pueda mantener pero a la mujer adúltera se la castiga con la lapidación. En Europa el castigo era más o menos el mismo pero disimulado en forma de brujería. La mujer activa, sexualmente hablando, era tachada de bruja y se la solía quemar en la hoguera y la infiel era repudiada y excomulgada, obligada a vivir en soledad y a alimentarse de raíces. Gracias a Dios, a ambos, la manera de pensar en la actualidad dista mucho de la de aquellos siglos. Desde la mitad del siglo XX la mujer se ha liberado de sus cadenas y se ha igualado al hombre. Hoy día la mujer trabaja dentro y fuera del hogar, tiene los mismos derechos que el hombre y sus mismas obligaciones. Es más, de unos años para aquí es la mujer la que lleva dinero a casa, lleva las finanzas domésticas y es independiente. Esta independencia ha provocado que la mujer pueda hacer con su vida lo que quiera sin ser mal vista. Hoy día es normal que una mujer sea activa en el sexo, esté soltera a los treinta años y salga de juerga con sus amigas sin ser tachada de libertina. Esta igualdad social también ha hecho que las infidelidades crezcan y no sean ya un asunto puramente masculino. Pero por esta misma igualdad y libertad, no deja de sorprenderme el aumento de las infidelidades. Actualmente la mujer no está obligada a permanecer junto a su marido para llevarse pan a la boca ni para tener hijos. La mujer ya no es repudiada socialmente y puede pedir el divorcio cuando le plazca sin tener que alegar nada en absoluto. Lo mismo le pasa al hombre, ya que si lo desea puede criar a sus hijos en igualdad de condiciones que la mujer solicitando una custodia compartida. Según Carmen Sánchez, directora del Instituto Clínico de Sexologia de Barcelona, las infidelidades han aumentado porque la esperanza de vida ha aumentado y a más vejez más cambios. También opina que al no verse la mujer infiel repudiada por la sociedad, la infidelidad ha aumentado y se ha ido igualando entre ambos sexos en los últimos decenios. También el hecho de que la Iglesia no mande tanto como antes y la proliferación del ateísmo entre los hombres y mujeres de menos de 40 años, aquellos que hemos crecido con la democracia, ha liberado a la sociedad actual de los dimes y diretes a los que tanto miedo se le tenía en épocas pasadas.
Pero debemos definir lo que es infidelidad. Ser infiel es tener contacto sexual con otra persona que no sea la pareja, y no debe ser consentida por el otro, por el engañado. Es más, yo añadiría que ser infiel conlleva un engaño a la otra persona, por eso también no es consentido, porque es ignorado por la persona engañada. Aquí también podemos hablar de lo que significa contacto sexual, ya que como veremos más adelante la tecnología ha provocado que la infidelidad también pueda llevarse a cabo sin que haya acercamiento físico de por medio. Algunos estudios indican que masturbarse pensando en otra persona que no sea tu pareja no puede tacharse de infidelidad, más bien es fantasía. Que haya contacto sexual o no para tachar a alguien de cornudo lo dejo a la elección del lector. Supongo que la definición será diferente para cada uno de nosotros dependiendo del lado de la cama en el que nos acostemos. Pero lo dicho, lo veremos más tarde.
Entonces, si hoy día tenemos la libertad social y jurídica de estar con quien nos plazca, como nos plazca y donde nos plazca, ¿por qué seguimos engañándonos los unos a los otros? ¿Es por genética, por vicio o por cansancio? Espero encuentren en este estudio la respuesta, aunque ya les advierto que hay tantas maneras de entender el amor como personas hay en el mundo.

Antes de entrar en materia debo recordar que lo que aquí se escribe es una visión general. Los estudios o las encuestas se hacen para hallar la globalidad del tema a tratar, así que no se enfade si se trata al hombre de promiscuo o a la mujer dependiente del hombre, de buen seguro que hay hombres fieles y mujeres independientes. Si usted es fiel o independiente me alegro mucho, de veras, pero no tache este estudio de absurdo, absurdo sería pensar que todo el mundo es como usted. Aclarado esto, vamos a lo que importa.

La infidelidad en los hombres

Los estudios concuerdan en que generalmente el hombre es infiel porque busca variedad. Desde la perspectiva animal, porque no olvidemos que el hombre viene del mono y seguimos siendo animales (algunos menos racionales que otros), el hombre está genéticamente programado para esparcir sus semillas por la faz de la tierra. Él es quien debe asegurar la continuidad de su especie y de su familia, y la única manera de perpetuar su estirpe es preñando a cuantas más hembras mejor. Es sólo cuestión de probabilidades. A más hembras más retoños y a más retoños más terreno y más posibilidades de que alguno de los retoños tome el relevo de su progenitor en un futuro. Hoy día ese pensamiento puede resultar algo ingenuo pero lo cierto es que tanto en la selva animal como en la antigüedad humana la mortalidad infantil era muy alta. La probabilidad de que un solo hijo llegase a la madurez era muy baja. Por poner un ejemplo, Arnau Mir de Tost, vizconde de Urgell en el siglo XI, tuvo siete hijos, cuatro de ellos murieron antes de los dos años de vida y de los otros tres, dos eran mujeres y su único varón y sucesor en el vizcondado murió en una batalla a los veinte años. El hombre busca sucesor, el león busca sucesor, el orangután busca sucesor, el género masculino busca sucesor, busca perpetuar su linaje y para ello busca también la mejor hembra de la manada, la más sana. Ley de vida. Afortunadamente la mortalidad infantil en Europa es muy baja hoy día pero la historia, la genética, la costumbre o la mezcla de estas tres cosas hacen que el hombre no se conforme con una sola hembra en su lecho.
Otro motivo para la infidelidad masculina es la gran competitividad del hombre. La selección natural hace que el macho compita con otros machos por el apareamiento con la mejor hembra, como si fuese un trofeo. Debe asegurar su descendencia. El hecho de conseguir a la mejor hembra de la manada, del grupo de amigos, del trabajo, de la discoteca, etc., comporta el respeto del resto de competidores. El hombre siempre quiere ser el macho alfa, el macho dominante, y usará todas las triquiñuelas a su alcance para conseguirlo. Así como el león joven y apuesto pelea contra el león viejo para arrebatarle su privilegiada posición, el hombre humano intenta conquistar a la mujer alfa inventando, calumniando, retando, acosando, fingiendo situaciones en las que él pueda quedar por encima de su contrincante para hacer ver a su pretendida que él es la mejor opción. Y ahí entran las infidelidades. El hombre conquista, se siente así el macho alfa de su entorno, pues a por otra conquista en otro entorno, porque la sed de poder es inagotable en el género masculino. Por esto mismo el hombre infiel siempre será infiel (en la mujer también sucede pero el porcentaje es más bajo que en el hombre).
Otra consecuencia de esto es que la hombría masculina está directamente relacionada con el número de conquistas. Cuantas más mujeres pasan por el lecho de un hombre más hombre se cree éste y más vacila a sus amigos. Personalmente creo que esto no es cierto, ya que no depende de la cantidad de conquistas sino de la calidad. Un hombre puede acostarse con cincuenta Carmenes de Mairenas que nunca será visto como una amenaza por sus rivales, más bien será el hazmerreír del grupo. Ahora, si la calidad asciende y la cantidad también asciende será visto como un triunfador. Pero al triunfador le salen muchos rivales, porque acostarse con la mujer de otro te deja por encima de él (visión masculina). Por eso cabe decir que los individuos altamente comprometidos (tanto hombre como mujer) es menos probable que sean infieles porque están motivados a eliminar alternativas potenciales por tratar de proteger su relación. Es decir, si una persona ama a su pareja no pierde el tiempo buscando otra pareja, ya que ese tiempo lo dedica a agradar a su pareja por miedo a perderla.
Después veremos datos estadísticos pero la conclusión final es que la mayoría de los hombres son infieles por variar y por sentirse los macho alfa de la jungla. Esto lo corrobora un estudio de la Universidad de  Florida que concluye que el infiel es un ser narcisista, sobretodo el hombre. Y el narcisista no puede ser inferior a nadie. Por eso mismo el infiel hombre no siente remordimientos tras poner los cuernos a su pareja, ya que para él es un acto egoísta que no acarrea sentimiento emocional alguno. El hombre engaña de cuerpo, no de mente, y por lo tanto la culpabilidad es inexistente. Pero no por ello no se hace daño a la otra parte.

Infidelidad en la mujer

La mujer infiel es completamente distinta del hombre infiel. Para la mujer la infidelidad está ligada al sentimiento. La mujer es como una rosa, se la debe cuidar cada día, regar, mimar, etc., porque sino se marchita. Y como la rosa puede andar, si su hombre no la riega buscará otro jardinero que la mime para verse ella hermosa y resplandeciente. La mujer desea buen sexo, risas, comprensión y cenas románticas en su matrimonio. Al faltarle esto la mujer busca en otro hombre lo que su pareja no le da. Pero no piensen que la mujer es distinta al hombre. Es cierto que los instintos primitivos son más fuertes en los hombres que en las mujeres, pero las mujeres también los tienen. La hembra busca protección y alimentos para ella y sus retoños y por eso busca ella también al macho idóneo. Jamás verán ustedes en los conocidos documentales de La 2 a una hembra irse con el macho perdedor. Como una rosa, la mujer es débil, frágil y a la vez es coqueta y desea resaltar su hermosura, y no hay mujer más hermosa que una mujer feliz. Y la felicidad para ella es tener a su lado a un hombre que la haga sentir única, especial, deseada y sexualmente saciada. La mujer busca atraer y ser atraída, amar y ser amada. Por eso la mayoría de infidelidades se dan a partir del cuarto o quinto año de relación, cuando ésta está más afianzada y la rutina sustituye la pasión de los primeros años. Al igual que el hombre no sacia nunca su sed de poder y usa la infidelidad para sentirse un triunfador, la mujer siempre quiere sentirse amada y usa la infidelidad para sentirse única. Esta búsqueda de sentirse única ha provocado la proliferación de centros de estética. Hoy día se aumenta el pecho, botox en los labios, se quitan arrugas, van al gimnasio, hacen dieta, se elevan las nalgas, se maquillan, se rasuran el chichi, se ponen extensiones y uñas postizas..., como la flor que intenta ser la más llamativa del jardín para que las abejas esparzan su polen por la tierra. Todo vale para parecer más joven, más fértil y más guapa y así conseguir al hombre de sus sueños. A la mujer le decrece el deseo de ser infiel a medida que decrece su fertilidad, algo que corrobora esta teoría. La mujer no se acostará jamás con cualquiera, sino que escoge al hombre que la hace sentirse especial, y ahí está la diferencia entre hombre y mujer. El hombre puede acostarse con cualquier mujer, aunque no le guste ni física ni psíquicamente. La mujer no. La mujer no busca sexo, busca amor. Por eso mismo la mujer mira mal al hombre que no le provoca orgasmos, cree que se acuesta con un ser que sólo mira por él y ella queda en un segundo plano. Y eso, para el género femenino, es una ofensa, y de las gordas. Si su hombre sólo se preocupa de su bienestar, ¿qué pasará cuando ella y sus hijos se vean amenazados? Un hombre que la cuida, que la protege y que la hace feliz actuará de igual manera con sus hijos y eso le aporta a la mujer la seguridad que necesita para criar a sus amados retoños. Por eso, cuando la mujer es infiel, está completamente segura de lo que hace y en la mayoría de casos no se arrepiente de ser infiel, porque para ella no hay perdón para quien no ha sabido valorarla.
Es cierto que los tiempos han cambiado y que hoy día la mujer sabe cuidarse y protegerse ella solita, pero las costumbres milenarias no cambian de un día para el otro. La mujer desea vivir en pareja, feliz, aunque en el siglo XXI ya no debe quedarse con el toro entero si lo único que quiere es el rabo.
La mujer comete la infidelidad con hombres de su entorno. Así como el hombre es capaz de tener sexo con una mujer sin conocer siquiera su nombre, la mujer conoce al hombre que va a meter en su cama, o por lo menos cree conocerlo. Una mujer no se acostará con un hombre sin haber ido a cenar antes con él, a comer, a tomar una copa o a cualquier sitio donde haya podido mantener una agradable conversación en la que intenta averiguar si vale la pena o no el macho que tiene delante. Por eso el lugar de trabajo es el escenario mayormente escogido por la mujer para llevar a cabo su infidelidad. Es muy probable que el cornudo conozca al rival si trabajan en el mismo sitio marido y mujer o que haya oído hablar de él si no es el caso, porque antes de ser amantes serán amigos. Por eso la justificación más usual a la hora de ser adúltero es que su pareja no le hace caso, y si llegado el momento el hombre no conoce a aquel que se ha acostado con su mujer, posiblemente ésta tenga razón al reprocharle su falta de interés por su vida, ese tan temible "es que no me escuchas".

Algunos datos

Todo esto que han leído viene avalado por un estudio de la Universidad de Arkansas el cual asegura que los hombres engañan por puro sexo, mientras las mujeres es un deseo emocional. Este mismo estudio nos dice que el 90% de las mujeres considera un beso en la boca como infidelidad. En los hombres es un 75%. Esto es porque el hombre, cada vez menos, considera que una aventura amorosa es perdonable (imagino que lo dicen porque esperan que se les perdone a ellos). Aun así, el 47% de los encuestados opina que perdonaria una infidelidad pero dependiendo de la situación. Imagino que hacérselo con el herman@ de la pareja es algo poco perdonable. Pero es la mitad. El 62% de los hombres perdonaría una infidelidad, las mujeres el 51%, demostrando así que a la mujer le da igual ser perdonada o no, están enamoradas o cegadas. El hombre no considera infidelidad un revolcón puntual y la mujer cree que el hombre lo hace por amor, como ellas.
El 51% de hombres considera los sms eróticos como infidelidad. Esto es así también para el 68% mujeres. Parecida lección que la anterior, el matiz es sentimiento.
La infidelidad en el trabajo es un 68%, a pesar de su enemigo Internet. El 50% ligaría por la red. Y no es de extrañar. En los últimos años hemos visto proliferar webs que intermedian entre casados para encuentros ocasionales, después habrá algo más si así lo desea ella. Esto demuestra que los sentimientos empiezan a igualarse y la mujer es cada vez más independiente y esporádica en sus relaciones extramatrimoniales. Que conste que no doy nombres de estas webs para no ser cómplice de actos tan impuros.
Considero que hoy día nadie tiene la obligación de estar con otra persona, y si está es porque quiere. Claro que hay situaciones extremas, pero son eso, extremas. Uno de estos portales de intercambio de fluídos tiene dos millones de usuarios en el mundo. Sólo uno de tantos. Y si añadimos los cuernos en el puesto de trabajo nos queda un muy bajo porcentaje para otras situaciones. Con las nuevas tecnologías es más fácil ser infiel, pero también es más fácil pillar a tu pareja si sospechas que los llevas bien puestos, basta con mirarle el móvil. Y hoy día todo el mundo sabe lo que hace el otro por Facebook, Twitter, Whatsapp, Instagram, etc.
Avala lo expuesto anteriormente un Estudio hecho en la Universidad de Florida, que dice que el 43% de los hombres son infieles por vivir algo diferente, algo que en las mujeres se reduce al 24%. Un 18% de las infidelidades se cometen por venganza (este dato en mi opinión es bastante triste, ya que considero que ponerse al nivel del adúltero no es la solución y sólo agrava el problema). El 17% de los infieles lo son para convencerse de que lo que tiene en casa ya no es lo que necesita. Estas personas ponen a prueba su amor... ¿poniendo los cuernos al otro? La almohada es más eficaz y menos dolorosa para ambos, pero hay de todo en la villa del Señor. Otro porcentaje absurdo en mi opinión es que el 12% es infiel para volver a encender la llama matrimonial (¿?, sin comentarios). Algunos adúlteros creen que serle infiel a la pareja puede salvar su matrimonio, ya que a veces ayuda a valorar lo que hay en casa. Creo que si te has decidido a ponerle los cuernos a tu pareja es porque ya no la valoras, pero allá cada cual.
Así pues, el trabajo e Internet son los enemigos de las parejas fieles y puede decirse que la curiosidad puede matar a ambos gatos. También estos estudios demuestran que lo que es infidelidad para unos no lo es para otros. ¿Dónde está la barrera? ¿Dónde puede decir uno "ahora sí me siento engañado? Si decimos que es el contacto físico omitimos a todos aquellos que mediante Skype hacen guarreridas con desconocidos. ¿No es esto una infidelidad más? El límite lo pone cada uno de nosotros, tantas barreras como cornudos hay en el mundo. Para mí, la infidelidad es sinónimo de traición, de engaño, de ocultación de sentimientos, por ello si uno de los dos piensa más en otra persona que en su pareja, es decir, si esos pensamientos influyen en el comportamiento de la pareja respecto al engañado (si no hacen el amor, si no hablan, si está todo el día enchufad@ al móvil, si se arregla más para otros que para su pareja, si hace cosas anormales como sacar a pasear al perro a las dos de la madrugada...., en definitiva, si cambia su manera de ser, aunque no se haya ni siquiera besado con el otro, considero que la infidelidad está consumada. Recordemos que infiel significa no ser fiel, de pensamiento, por obra u omisión, como aclara mi tan "querida" Iglesia.

Conclusiones

Leído lo leído, las conclusiones de los estudios vistos y los artículos referidos al caso queda patente que el hombre busca sexo y la mujer amor, generalmente. Está claro que esta tendencia está cambiando y que la mujer cada vez más se comporta como un hombre y al revés. La mujer empieza a ver el sexo como algo puramente ocasional y sin sentimientos de por medio mientras que el hombre es consciente de que engañar por engañar no es la solución. Las posiciones masculinas y femeninas se acercan, una buena señal para entender la infidelidad desde el otro punto de vista. Aún y así, la historia sigue mandando en nuestra cabeza y la mayoría de encuestados siguen las pautas que hemos mencionado al principio de estas conclusiones. Nuestros impulsos animales siguen haciendo mella en la sociedad actual y vemos como día a día crece la infidelidad en el mundo. Debo dar la razón a mi pareja cuando dice que antes los juguetes se arreglaban para seguir disfrutando de ellos mientras que hoy día se tiran y te compras otros nuevos. Seguimos escogiendo el camino fácil y eso provoca que la sociedad se infantilice en vez de madurar, un graso error si queremos ser felices en nuestras vidas. No somos capaces de asimilar la rutina en pareja y por la razón que sea tampoco nos decidimos a solucionar este problema. Vemos como las infidelidades crecen a partir del quinto año de relación y cada vez es más usual que nuestros hijos vivan un tiempo con cada progenitor, que conozcan a lo largo de su vida varias parejas de sus padres, porque cabe recordar que el que ha sido infiel una vez lo será una segunda y una tercera, y que vean los divorcios como algo normal cuando debería ser al contrario.
También Internet juega un papel muy importante en esto de las infidelidades. El hecho es que la red nos ha traído mundos desconocidos, para bien y para mal, y nos ofrece oportunidades de engañar a nuestra pareja más fácilmente. Ahora sólo queda que construyan más hoteles para amantes y se desborde la euforia. Pero debemos recordar que la cuerda, si se estira mucho, se rompe.

Mi opinión personal

No me gusta engañar y no me gusta que me engañen. Ser infiel, cualquiera que sea el motivo (pensamiento, obra u omisión) es para mí una falta de respeto tal que veo imposible perdonar o pedir perdón (y eso que soy de la opinión que un error lo puede cometer cualquiera y que todo el mundo netece una segunda oportunidad). Pero la infidelidad no es un error, es un acto premeditado, pensado y meditado. Yo no digo que pueda uno enamorarse mil veces si quiere, pero antes ha habido un desenamoramiento que el adúltero ha omitido a su pareja por conveniencia, por puro egoísmo. El infiel, para mí, es una persona cobarde, insegura, egocéntrica, un niñato o una niñata malcriad@, una mala persona a la que no le importa nadie más que él mismo. Si uno decide follarse todo lo que se mueve me parece perfecto, pero no tengas una mujer para que te cocine o un hombre para que te cuelgue los cuadros. Hay que ser consecuente con nuestros actos. Además, creo que llegado el momento si decides ser sincero y decirle a tu pareja que ya no la quieres seguramente te lo agradecerá. Si no es así, si no se lo dices, estás haciendo perder a la otra persona un tiempo precioso para que pueda reanudar su vida con otro humano y poder ser feliz, ya que a tu lado no lo es.
Somos una sociedad que tenemos toda la información que queramos a nuestro alcance para usarla bien. Nadie nos obliga a estar con una persona a la que no queremos. Tenemos hombres y mujeres los mismos derechos y las mismas obligaciones. Veo muy injusto que uno de los dos decida que su pareja se merece que sea infeliz. Y ahora me pongo un poco borde y me dirijo a todos aquellos infieles que puedan leer estas humildes líneas. Te digo a ti, infiel: eres un/a hijo/a de la gran puta. Si quieres ir de flor en flor pues hazlo, pero no jodas a nadie. Si te enamoras pues enhorabuena, pero sé sincero con la persona que compartes cama y no pensamientos. Y también digo lo mismo al amante, si sabes que con quien te acuestas está casado/a, eres tan cómplice e hijo/a de la gran puta como tu querid@, además de idiota, porque el día de mañana otro/a te hará lo mismo que has hecho tú y entonces opinarás que el otro/a es una zorra o un desgraciado que se ha metido en tu relación, tal y como tú hiciste. Y es ser un idiota pensar que lo tuyo fue diferente porque estabas enamorado/a. Tengo un lema: no hagas a los demás lo que no te gusta que te hagan a ti. Me enorgullezco (sí, me enorgullezco, ¿qué pasa?) de jamás haber metido los cuernos a otra persona. Me enorgullezco de haber ido con la verdad por delante y haber acabado con una relación cuando ya no sentía nada por la otra persona, sin miedo a estar solo, apañándomelas como pudiera, pero sin engañar a nadie. Sé que no todo el mundo actúa como yo y seguramente habrá por ahí capullos que piensen que ser justo y sincero con tu pareja sea de gilipollas y me parece bien, pero de buen seguro que a ti no te gustaría que te los pusiesen. El respeto es la base de la convivencia, ya sea en nuestro hogar, en nuestra comunidad o en nuestro país. Hasta que el respeto al igual no se imponga en nuestra cabeza al egoísmo seguiremos siendo tan animales como lo éramos hace 40 millones de años.
No puedo decir cómo saber si tu pareja te engaña, no soy adivino y lo cierto es que hay gente que es una experta en mentir. Lo que sí puedo hacer es decirte cómo debes actuar si no quieres que tu pareja te ponga los cuernos basándome en lo estudiado. Mujer, si no quieres que tu marido te engañe dale sexo, mucho sexo. Hay un dicho popular que dice que señora en la calle y puta en la cama. Pues eso, debes ser una puta en la cama, la mayor puta del reino. Piensa que si él te pide algo en la cama y tú no se lo das lo buscará fuera. El hombre debe salir de casa con tal empacho sexual que vea una minifalda por la calle y vomite. Así de simple. El hombre es feliz si folla mucho y le dejan ver en la tele su programa favorito. Sí, animales simples y de costumbres.
Hombre, si no quieres que tu mujer te ponga los cuernos también debes darle sexo, pero sexo bueno, del romántico, de ese que se hace cuidadosamente, acariciando, besando, susurrando y jamás la dejes sin orgasmo o has cavado tu propia tumba. Porque al igual que tú, ella buscará fuera lo que no tiene en casa. Además, debes decirle cada día lo preciosa que es, lo bien que le queda la ropa, que la amas, que la deseas y que sin ella estás perdido. Debes llevarla a cenar de vez en cuando, llevarla a bailar o dejar que vaya a bailar con las amigas y no enfadarte por ello. Debes ser detallista, cariñoso, comprensivo, atento, y debes saber escuchar sin interrumpirle para darle unas soluciones a su problema que a ella le trae al pairo. Debes darle libertad, seguridad, compromiso, debes acertar con su regalo de cumpleaños, cocinar para ella, saber hacer masajes en los pies y conocer a todos los integrantes de Gran Hermano. No puedes mirar a otras mujeres por la calle y lo ideal es que critiques a todas aquellas mujeres que tú te follarías poniéndolas por debajo de ella. Debes hacerle sentir única, especial, insuperable, segura de sí misma. Así de simple.
Quiero acabar con una frase de Benjamin Franklin: donde hay matrimonio sin amor, habrá amor sin matrimonio.

jueves, 29 de octubre de 2015

La crisis Ninja de Leopoldo Abadía


Los bancos ofrecen hipotecas a personas no solventes a un alto interés, por el riesgo de impago, para compensar el bajo precio del dinero y aumentar ganancias. Se concede más dinero que el precio del piso ya que esperan que el boom inmobiliario siga aumentando el precio de la vivienda.

-Las hipotecas con un alto riesgo de impago se llaman "subprime".

-La masiva cantidad de hipotecas dadas hace que el banco se quede sin dinero y tenga que pedírselo a un banco extranjero.

-Las "Normas de Basilea" obligan al banco a tener un Capital no inferior a un determinado porcentaje del Activo (es decir, dinero prestado no inferior a dinero en caja).

-Fitchs Ratings es una empresa en España encargada de evaluar y clasificar los riesgos de empresas financieras y bancos. AAA ningún riesgo, AA, poco riesgo, .... BBB mucho riesgo.

-Euribor: interés al que se prestan dinero los bancos. Alto = los bancos no se fían los unos de los otros.

-Las mayores perjudicadas han sido las empresas aseguradoras de deuda, como Ambac, MBIA y ACA Capital.

-Tipos de interés - inflación = crecimiento económico. Si el resultado es negativo se entra en recesión.

-Para compensar la caída del sector inmobiliario se debería exportar más a países emergentes como China o India, Europa o Estados Unidos.

-La moneda china coge el valor del dólar (vale lo mismo), por eso exportar a EEUU y China desde Europa les sale caro a los compradores.

-La UE ve muy mal que el Estado ayude a empresas privadas.

-Los Rogue Traders han ganado millones haciendo correr el rumor que un banco tenía problemas de solvencia. Esto casi provoca la bancarrota del banco.

-El CNMV es el supervisor financiero de España.

-Suspensión de pagos = Concurso de acreedores.

-Para evitar la recesión se bajan los tipos de interés para que la gente se anime a comprar. Para evitar la inflación se suben los tipos de interés para que la gente ponga su dinero en los bancos (más intereses más dinero).

-El Impuesto sobre Patrimonio no existe en Europa, solo España y Francia.

-Estimular demanda = gastar más.

-En EUA si no pagas una hipoteca, el banco se queda la casa y si ha bajado de valor se jode. En España, si el valor del piso ha bajado, el banco se lo queda y además te exige la diferencia.

-La constructora Sacyr tiene acciones en Repsol que quiere vender para pagar créditos pedidos avalados con sus acciones. Las acciones de Sacyr han bajado y los bancos no le conceden más créditos. Tampoco nadie le compra las acciones de Repsol, sólo Lukoil, que es rusa. Pero a Lukoil tampoco le prestan dinero para comprar las acciones de Sacyr, ya que tiene pérdidas y no se fían de Rusia porque ya dejó sin gas a Ucrania cuando se enfadaron y los avales de Lukoil son de bancos rusos, que tampoco están muy bien. También la Caixa y Caixa Catalunya quieren vender acciones de Repsol porque necesitan "cash". Nadie compra porque no hay dinero, tampoco nadie vende.

-Si el BCE baja los tipos de interés significa que la inflación ha bajado, porque la recesión pega fuerte, la construcción, el consumo y la inversión baja también. Baja los tipos para abaratar el dinero y así animar a los bancos a conceder créditos al ciudadano para que compre.

-Déficit = gastos - ingresos

-Fondo de Reserva de la Seguridad Social = dinero de las pensiones.

martes, 29 de septiembre de 2015

Elecciones 27S

Después de una campaña electoral muy tensa, ya tenemos los resultados de las votaciones al Parlament de Catalunya y, sorpresa, todo sigue igual. Como en todas las elecciones que se aprecien, todos los participantes están encantados de haberse conocido, salvo Albiol y Duran, los grandes perdedores de la jornada. Con un censo de 5.510.798 votantes, la participación rozando el 80%, se puede decir que los catalanes hemos sido conscientes de la importancia de estas elecciones. Falta por posicionarse un significativo 20%, que habría que saber si en un referéndum independentista votarían, y en caso de hacerlo si mirarían para adentro o para afuera.  Recordarles también que este escrito es la humilde opinión de un ciudadano de a pie, un trabajador (afortunadamente) mileurista que intenta ser imparcial y lógico. No me considero ni de izquierdas ni de derechas, creo que ambas opciones tienen cosas buenas y cosas malas por igual. También opino que hoy día el rojo y el azul se han diluido para volverse verde, el color del dólar. Actualmente manda la Reserva Federal, el FMI, el BCE, las agencias de rating, la señora Merkel y los grandes magnates bancarios. Si quieres la independencia, Rajoy no es el hombre con el que debes negociar. No soy ni independentista ni facha (aunque otro día hablaré sobre el término fascista, asociado a los nacionalismos, ahí lo dejo). Estoy orgulloso de ser barcelonés, catalán, español y europeo (bueno europeo menos). No me avergüenzo de mis raíces, ya sean árabes, godas, célticas o romanas, más que nada porque desconozco cuáles son. Estoy orgulloso de ser hijo de un salmantino y una cartagenera y le hablo a mi hijo en catalán porque creo que el saber no ocupa lugar. Si me tuviese que definir políticamente me consideraría un federalista con matices. Al igual que no me gusta que mi madre me diga en qué debo gastarme el dinero, abogo porque cada C.C.A.A. se administre ella solita, desde Catalunya a Melilla, todas. Pero como también he ayudado a mis padres en los malos momentos, y ellos a mí, abogo por la ayuda entre las Comunidades Autónomas, sea económica, sanitaria o prestando bomberos. Lo de "lo mío es mío y los demás que se jodan" lo encuentro de seres despreciables. Una cosa es negarle a alguien ayuda cuando éste se ha administrado mal esperando que los otros le saquen del apuro y otra muy distinta es negar ayuda al otro para irnos al otro barrio suizo con los bolsillos llenos de oro. La solidaridad es lo que nos hace distintos de los animales. La bondad, la empatía, la comprensión, el perdón es lo que nos distancia del mono, del león o del cocodrilo. No neguemos lo que no nos gusta que nos nieguen. El ser egoísta es en mi opinión uno de los actos más infames de la tierra cuando nos sobra de todo. No digo que al pobre se le dé dinero, hay muchas maneras de ayudar, como por ejemplo dándole trabajo o comida, y esa noche de buen seguro que dormiremos con la conciencia tranquila. Creo en el derecho a decidir. Quiero que catalanes, vascos, cántabros o gallegos puedan escoger su destino, sin imposiciones. Y espero que el perdedor sea un buen perdedor, acepte la opinión de la mayoría (por absurda que sea) y respete el resultado, con todas las consecuencias. Y por último, abogo también por la buena educación, ya que una buena educación hace que sepamos qué comemos, qué compramos y a quién votamos, siendo conscientes de nuestros actos. Ténganlo en cuenta todo esto a la hora de afirmar, si lo hacen, que este humilde ciudadano del mundo les ha comido el coco o mis ideas les parecen irracionales. Dicho esto, empecemos pues.

CUP: 10 diputados (3 diputados en el 2012).
Creo que CUP se ha beneficiado del votante descontento de ERC aliándose con Convergencia. Está claro que el votante de CUP es independentista radical, y con radical me refiero a que no aceptarían el pacto fiscal. El votante de este partido quiere la independencia sí o sí (aunque sus mandatarios prefieran la doble nacionalidad para pillar algún que otro voto de CDC). El problema al que se enfrentan partidos extremistas (extremistas de extremos, no de terroristas, que en esta mierda de mundo reconoces que eres extremista y te llevan a Guantánamo), es que si dan con una oposición igual de extremista que ellos oiremos un "¡a las barricadas, compañeros!" que nos helará la sangre. Imaginemos que CUP obtiene mayoría absoluta y deciden cumplir su programa declarando Catalunya independiente. Es fácil imaginar que Rajoy se oponga y que ninguno quiera bajarse del burro. Sólo hay una solución: la guerra. Sí, sí, la guerra. Tal como lo oyen. Cuando he expuesto esta situación a compañeros de trabajo o amigos siempre me han contestado lo mismo: ¡no hombre, no!, estamos en el siglo XXI. ¡Ya! También Siria está en el siglo XXI, Irak está en el siglo XXI, Palestina está en el siglo XXI y Ucrania está en el siglo XXI. También los Rockefeller viven en el siglo XXI y están deseosos de vender armas y dar préstamos a altos intereses a los países en guerra. Pero hay otro modo de guerra, la económica. Latinoamerica la está sufriendo, África la está sufriendo, Asia la está sufriendo. Boicots comerciales, libre mercado, corralitos, etc. Pero no, a nosotros no nos puede pasar eso porque vivimos en el siglo XXI. Somos unos ilusos. Sólo hay que pensar una cosa, cuántos mueren de cada bando y en qué bando estamos nosotros. ¿Cuántos irlandeses murieron en el Bloody Sunday? ¿Cuántos ingleses murieron ese mismo día en ese mismo lugar? ¿Cuántos palestinos han muerto este año y cuántos israelíes en el conflicto de Israel? ¿Cuántos aborígenes han muerto en la selva del Amazonas y cuántos constructores? Si tu bando es el de los manifestantes irlandeses, el de los palestinos o el de la tribu Yanomamis, piénsatelo dos veces antes de ir a la guerra. Y si aún y así te apetece morir de pie como el Che, por lo menos ten la decencia de dejar a tu familia en buena posición económica, que tus hijos no tienen la culpa de que quieras ser un héroe cubierto de malvas. Así pues, espero que ese electorado que desea la independencia a toda costa ponga en una balanza la vida de sus hijos y sea consecuente con sus actos, que aunque crean que lo hacen por dejar a sus hijos una vida mejor, posiblemente sus hijos piensen que la mejor manera de vivir una vida sea estando con su padre.

PP: 11 (18)
No me extraña que con la que nos está cayendo el Partido Popular (que de popular tiene poco) haya perdido 7 escaños. Lo que me extraña, y mucho, es que siga habiendo gente que les vote. Después de todos los casos de corrupción, las nefastas reformas laborales, los recortes en todos los ámbitos, las prohibiciones en las manifestaciones, la pésima situación de la justicia, el incremento del paro, la mala o nula gestión de la crisis y la bajada de pantalones de Rajoy a Merkel, me hago cruces de que a estos señores (por llamarlos de algún modo) les hayan votado algo más de 340.000 catalanes y que las encuestas les den ganadores en las generales. Yo me pregunto: ¿qué más deben hacer para que no les votemos? Tampoco entiendo como aún ningún desahuciado, ningún parado o ningún estafado ha perdido los nervios y le ha arreado a cualquiera de ellos un buen puñetazo en la cara. Incultos pero educados, por lo visto. Lo que sí es cierto es que sus bases son de lo más fieles, hagan lo que hagan. E incluso hay personas que los defienden, tanto en televisión como en la calle. Vergonzoso. Después de todo supongo que su política de desescolarización, de crear un pueblo inculto y sumiso les está dando sus frutos. Esto sí que es para mear y no echar gota. Sólo espero que esta gentuza vaya a menos, que es lo que se merecen.

Podemos: 11 (ICV 13)
En mi opinión han pecado de novatos. Podemos está empezando pero a estas alturas parece que no saben que la imagen vende. La Colau había aparecido en las noticias, o por lo menos yo había oído hablar de ella. Rabell no ha tenido el mismo tirón y la han cagado. El partido no sólo lo hace unas siglas o unas palabras. Todo el mundo conoce al coletas (yo sólo le he visto una), a Errejón jr., incluso a Monedero. Para mí no han escogido buen candidato. También el hecho de no posicionarse en la independencia les ha costado lo suyo. La gente ha visto que no querían comprometerse, de hecho los dos bandos se dan sus votos. Han pecado de ambigüedad. Un líder es un tío que se define en todo, para lo bueno y para lo malo. Julio César era un déspota pero sabía dar a sus soldados lo que querían y ser así invencibles. La soldadesca lo odiaba, pero lo seguía hasta la muerte. Hay que llevar un programa claro y hacerse ver. Los políticos de hoy son distantes, sus palabras no van acorde con sus actos. Los vemos como vividores insensibles a las desgracias ajenas. Sólo importa el dinero, hacerse rico y luego poderoso. Los vemos ambicios, sin escrúpulos, egoístas, mentirosos. Vamos, que no confiamos en ellos un ápice. Y si encima pones a un señor que no lo conoce ni Cristo pues ya me dirás. A Podemos les falta experiencia, y la experiencia es mejor adquirirla poco a poco, en la oposición. Empezando desde abajo y con humildad. Está bien decir que va a ser presidente, pero respetando a los rivales y a los seguidores. Y cuando digo respetar a los seguidores, a todos, es no tomarlos por tontos, porque lo somos, pero al final lo acabamos pillando, como la fábula de Pedro y el lobo, al final nadie los cree. En mi opinión, si Podemos aguanta los malos momentos podrá llegar al Gobierno. Los discursos populistas agradan, y quién sea capaz de cumplir sus promesas será recompensado durante años. Si no, si llega al poder e incumple, será visto como uno más de la casta y ahí se quedará, como Llamazares.

PSC: 16 escaños (20)
No entiendo qué ha pasado entre la elección de Pedro Sánchez y el Iceta (con este apellido siempre me acuerdo del coche que conducía Steve Urkel, un Isetta). Sinceramente, y con todos mis respetos, a mí ese señor no me inspira nada. Es que ni ternura. Más bien, dependiendo del traje que lleve, se mezcla en mí la risa y la lástima. Al margen del candidato, todo el mundo sabe que si PSOE (que la O de Obrero es otra) no pacta con Podemos no gobernará. El batacazo, a pesar de su "escisión", ha sido grande. La gente sigue sin creerles, no defienden sus ideas, porque no las tienen o porque no se las creen ni ellos. Federalismo se pronuncia bajito, bajando el tono a medida que se dice. Pecan, como Podemos, de no posicionarse, de no cuadrarse y decir decididos que el federalismo es la única opción para que hoy Catalunya, pasado Tenerife, al otro Baleares y así hasta el Reino de Castilla, se administre y no dependa de otros. Pero claro, ellos estuvieron en el poder y no hicieron nada, ¿por qué lo van a hacer ahora? El PSC tiene un problema de cejas. Zapatero ha hecho mucho daño al PSOE y a Catalunya. Les falta credibilidad, por eso han bajado cuatro escaños, y más que bajarán si no se ponen las pilas. Si el PSOE llega al poder y aplica un federalismo coherente, podemos llegar a ver al Iceta de presidente. Para los catalanes, la pela es la pela, y un pacto fiscal para empezar a trabajar es bueno.

Ciutadans: 25 (9)
Gran triunfo de Ciutadans que no sólo le han votado los desilusionados peperos sino que además han superado en votos a la derecha de las pasadas elecciones. Es decir, C's también ha recogido algún voto de la izquierda. Me sigue sorprendiendo que la gente vote hoy a rojos y mañana a gaviotas. Eso dice mucho de la cultura política de este país. Pero es así. También ha sido muy acertada la elección de la candidata, ha estado en boca de muchos y si algún macho cabrío estaba indeciso, la Arrimadas le ha despejado la duda. España sigue siendo un país de derechas, aunque cada vez menos, pero Rivera sabe llegar a los jóvenes de clase media alta y también a algún que otro viejete que añora a Suárez. C's es la alternativa al PP, pero con sangre nueva, algo de lo que el PP debería aprender, que uno se cansa de ver a los mismos viejos ladrones uno y otro día. Es una derecha moderna, joven, educada. Conocen el presente y están preparados y bien apoyados. Estos resultados en Catalunya les ha dado impulso y en las generales pueden obtener un muy buen resultado. Esperemos que no sean minicastas y sepan vivir sin grandes lujos.
Y por fin, el ganador.

Junts pel sí: 62 (71 CiU + ERC)
A ver. Un diputado de Iniciativa cabeza de lista de un partido de derechas. El futuro President el número 4 para no ir a las televisiones y tener que responder a las preguntas de los Pujol siendo él Conseller de Economía, recortes, etc. Un hombre que desde que llegó al poder ha vendido humo independentista para no hacer ni el huevo y que sus amiguitos sigan cobrando comisiones del 3%. Y muchos han caído en la trampa y sólo han visto el humo. Y Junqueras, el que no iba a pactar con Mas si seguía con las "retalladas". ERC, otro partido como Unió, como vaya por su cuenta ya sabe lo que le toca. Porque su electorado ahora es de CUP, porque perdieron la identidad hace años y porque a su líder sólo le falta arrodillarse para pedir un referéndum. Un partido republicano con un partido neoliberal no pegan ni con cola, por eso digo que hoy día manda el dinero, no las ideas.
Realmente, siendo objetivo, el apoyo a la independencia  es bastante blando. Yo creo que el 48% es muy bajo, porque cuando alguno vea que esto va en serio se apeará seguro. No, con la mitad de la población en contra no puede ganar una guerra interna. Esperemos que la CUP cumpla y no le deje ser presidente. Por lo visto, señor Mas, no ha visto que lo único que ha hecho en cinco años es bajar en votos. Yo le daría un consejo: trabaje, que para eso le pagamos las presuntas cuentas en Suiza. Si quiere entrar en los libros de Historia mate a Kennedy, pero a nosotros nos deje en paz, que con el pacto fiscal nos conformamos. Que ya son ganas de competir a cabezón con el de la barba, recibiendo éste collejas de Chemita porque es un blando. Señor Mas, para vendernos el independentismo debe atar bien los cabos. Porque usted no puede decir que seguiremos en el Euro mientras Europa dice que no. Porque no puede pretender hacerse independiente primero y luego ya veremos. No puede decir que pagarán a mercenarios para que nos defiendan, que seguirá habiendo peajes, recortes, jubilación a los 70 y también seguirá habiendo corrupción. No se empieza la casa por el tejado y a ver cómo lo subimos. Muchos catalanes queremos saber que sería de nosotros si fuésemos independientes, si saliésemos del euro, si nuestra moneda se devaluaría teniendo las hipotecas en euros, si podría mi hijo hablar en castellano en las escuelas, si bajaría los impuestos, si es verdad que España nos roba o son ustedes (yo creo esto último). Señor Mas, si así hace las cosas, no me lo quiero imaginar en la cama. Ya está, déjelo, haga como Guardiola, huya ahora que puede mantener la cabeza medio alta. Yo le doy la excusa: "lo intenté, pero no tenía el suficiente apoyo". Y queda bien, como un héroe incomprendido, pero bien, incluso dando pena. Váyase a Canadá, a pegarse la vidorra padre cobrando millones dando discursos sobre cómo llevar un proceso de autodeterminación. No le auguro un buen futuro de conferenciante pero siempre podrá volverlo a intentar, como Guardiola. Mejor será si el discurso es sobre cómo no llevar un buen proceso de autodeterminación, en eso le doy un diez.
Y Romeva, qué decir de Romeva. Un chaquetero, un títere sin cabeza (ni pelo), un cabeza de turco sin honra alguna. Sí, voy primero de lista pero el presidente será otro. Sí, ya ve, aquí estoy, aguantando bofetadas para que luego me dejen de lado. Menudo pringao. Espero que su 3% haya sido cuantioso, porque después de esto ya se puede retirar. Ah, ¿que cree que va a ser presidente si Mas se pira? Menudo ingenuo. ¿No ha visto todos los buitres que tiene detrás Artur? El poder va por antigüedad, ¿o no lo sabe? Desde lo de Tamallo, este es el peor cambio de chaqueta que he visto.
No han conseguido su objetivo plebiscitario del 51% por mucho que ponga a Podemos de su parte, no han conseguido mayoría absoluta, no han conseguido dejar a los fachas en casa para disfrutar del puente, no han conseguido unirnos, no han conseguido disimular la sonrisa de mal perdedor que tienen y el señor Mas no será presidente. No han conseguido nada de nada de lo que se habían propuesto. Y encima, a los tontos les dicen que basta de recortes. ¿Recortes? ¿Qué recortes? ¿Sus recortes? Es como enfadarse con uno mismo. Absurdo. Señor Mas, deje a otros que hagan su labor, que usted no puede o no sabe.

Bueno, tras este análisis, llegan las conclusiones. CUP ha dicho que no quiere de presidente a Mas, esperemos que lo cumplan y que no se bajen los pantalones por un mísero conseller. ¿Y después qué? ¿Otras elecciones? ¿Romeva presidente? Es de locos. Estas cosas hacen que fuera de Catalunya nos vean como seres ridículos. Nuestros gobernantes nos dejan en ridículo. No saben lo que quieren, van dando tumbos. Primero era el pacto fiscal, después el referéndum y después la independencia sin salir del euro. La razón la da la ley, y el sheriff es un gilipollas cabeza cuadrada que hace cumplir "su" ley, pero es el sheriff porque nosotros lo hemos votado. Y nos jodemos y nos aguantamos, ya vendrán tiempos mejores. La Constitución no se modifica tan fácilmente, porque a uno le rote. Si se quiere un referéndum vinculante, lo primero que hay que hacer es conseguir votos para cambiar la ley. De un censo de cinco millones de habitantes, han votado independencia dos millones. No me imagino a Julio César yendo a la guerra con la mitad de sus legiones siguiéndole. Es una batalla perdida. La autodeterminación no se consigue en cinco años. A los catalanes nos deben asegurar que con la independencia viviremos mejor, si no, preferimos quedarnos como estamos, porque los cambios asustan, y mucho. El ser humano es un ser que se siente cómodo en su rutina, sin sorpresas. Somos como hormigas, una detrás de otra, por el mismo camino, y si éste lo cortan hay desbandada, nos ponemos nerviosos, no sabemos actuar. Si la primera hormiga se pierde, nos perdemos todos y si llega a casa, nosotros también. Todo depende de nuestros líderes y el señor Mas no es un líder a quién seguir ciegamente. Hasta que el relevo independentista no se efectúe, las hormigas seguiremos mirando para un lado y para el otro sin saber a dónde ir. Catalunya necesita un buen líder, un paciente líder, que haga bien las cosas, que sea humilde, que no robe y que trabaje para todo el pueblo catalán, para todo el pueblo. Hasta que eso no suceda, hasta que no aparezca un líder creíble, que muestre un camino claro, sin dar tumbos para pillar cuatro votos desperdigados, que sepa las consecuencias del independentismo y nos las sepa explicar, los votantes con cabeza seguirán votando "no" a la independencia. Divide y perderás. Los soldados deben estar seguros de quién los manda, mantenerse unidos, saber por qué van a la guerra y estar convencidos de que la guerra se hace para mejorar sus vidas. Es increíble como en Esade no enseñan estas cosas. Con políticas y políticos ridículos, Catalunya jamás será independiente. Y que Dios nos coja confesados.

martes, 1 de septiembre de 2015

¡Cuánto hijo DE puta!

Cuanto hijo de puta hay suelto por este mundo. A esta conclusión llego después de que ayer tuviese que pegar un frenazo en moto que a mi novia le ha costado un dolor de cervicales inmenso y, claro está, un tremendo susto. El hecho fue que un hombre de avanzada edad, conduciendo un coche de gama alta (no recuerdo si BMW o Mercedes) vio un sitio para aparcar y ni corto ni perezoso se metió en contra dirección sin importarle una mierda si venía otro vehículo de frente o no. Y dio la casualidad que sí, que bajábamos nosotros en moto, tan tranquilos, confiados en el respeto del prójimo por las normas de circulación. Pero esto no fue lo grave, aunque este hecho valiese ya para insultar a semejante especimen. El hecho fue que aún tuvo cojones el bicho de decirme que a ver si miraba por donde iba. ¡A mí! Manda cojones, le respondí, que se meta en contra dirección y se haga la víctima. El hijo de puta me lo callé, como también me reprimí las ganas de bajarme de la moto y soltarle una ostia con la mano abierta para estamparle aquella cara de hijo de puta contra el volante de su flamante coche. Suerte tuvo de que mis padres me educasen con la idea de que la violencia no es la solución, aunque con los años haya yo cambiado esa idea. Y tuvo suerte también de no vivir en Estados Unidos para que el de la moto no le encañonase con su magnum 44 el puto cacahuete que tiene por cerebro.
Desahogado esto, viene al cuento para explicar qué clase de hijos de puta hay en este país de mierda. No confundir  hijo de puta con hijoputa, sin la "de" de por medio. Un hijoputa, para mí, es un apodo cariñoso dicho a algún traviesillo que se acompaña con una risa trasera. Pepito atracó el banco con una piruleta en el bolsillo. Que hijoputa, ja ja ja. Algo muy diferente a Pepito atracó un banco con una recortada y se cargó a tres empleados y una niña de cinco años. Que hijo de puta. Y aquí no hay risas que valgan.
En este país de mierda, de mano blanda, donde Franco y algunos otros nos enseñaron que la violencia no es la solución, que trae más violencia, que las personas se merecen quinientas oportunidades, que las cosas se solucionan hablando y demás pollas en vinagre, los hijos de puta campan a sus anchas. En la antigüedad, si un ladrón robaba una manzana, debía devolver dos; si un rey dejaba que su pueblo muriese de hambre, se le guillotinaba; o en la actualidad, no en pocos países, si un hijo de puta atropella a un peatón por ir borracho, se pudre en la cárcel. Aquí no. Aquí, si robas no devuelves nada; si matas a alguien y te portas bien en la cárcel sales a los tres años; y si te metes en contra dirección y provocas un accidente, aún pides una indemnización a terceros porque con el frenazo te has dañado las cervicales.
Nos han convertido algunos iluminados en una sociedad individualista y egoísta. Raro, muy raro, encontrarte hoy día una persona que asuma sus errores, que pida perdón por ellos o por lo menos que tenga la vergüenza de admitir que se ha equivocado. Hoy día, si te puedes beneficiar a la mujer o al marido de otro ser humano, pues te lo beneficias; si puedes sisarle un euro a un niño, pues se lo sisas; si puedes joder a tu esposa matando a tus hijos, pues te los cargas y los incineras; si puedes echarle la bronca a un funcionario por creerte con derecho a todo y sin ninguna obligación, pues se la echas y que cada cual aguante su ciprés. Eso sí, al que le mire las tetas a mi señora le meto tres sopapos que lo avío, y no importa que yo le meta los cuernos a mi señora con media ciudad, lo mío es diferente, siempre.
Los hijos de puta no cometen errores, no tienen obligaciones, no respetan nada ni a nadie (ni a su madre), se creen por encima de todos y de todo. Me imagino a Hércules nacido en Barcelona, menudo hijo de la gran puta que sería.
Por suerte, la naturaleza aún sigue siendo sabia y nos concede el don de hacer feo, egocéntrico, gay o impotente a algún que otro hijo de puta para que no vaya por ahí esparciendo la semilla del mal. Aunque quiero decirle aquí a la diosa verde una cosa: está bien eso, pero tiene que esmerarse un poquito más, porque algunos se le han pasado y otros no lo merecían. Lo cierto es que cuando ves sin hijos a algún hijo de la gran puta de esos, te entra un gustirrinín por el cuerpo que te arrancas por soleares aunque estés en bata y pantuflas.
Para acabar, quiero animar aquí a los hijos de esos hijos de la gran puta a hacerles ver a sus padres o madres que los parieron (porque cabe recordar que hijos de puta hay de todas las razas, credos y sexos) que no está bien ser un hijo de puta, que eso es caca, que posiblemente un día se encuentren con otro hijo de puta más grande que ellos que los muelan a palos por mirarle las tetas a su mujer o por ir en contra dirección sin importarles una mierda quien venga de frente. Y si gracias a Zeus esos hijos de puta no tienen hijos, hago el mismo llamamiento a padres, madres, amigos, amigas, esposos, esposas, jefes o jefas. Por mi parte, estoy seguro que mi forma de actuar hará que muera durmiendo, feliz, sin sufrimiento alguno. No sé si todos los hijos de la gran puta de este país pueden opinar lo mismo. Espero que no.

sábado, 18 de julio de 2015

Una familia desunida

Cuando intento explicar a mis ancianos padres lo que está sucediendo en Europa, siempre escojo el símil de una familia, como puede ser la nuestra. Y para que les quede claro a ellos, y a mí, intentaré describir la coyuntura europea asimilándola a una familia española de clase media, porque se sabe que los ricos no tienen problemas de dinero, of course. En mi familia española está la madre, Ángela, que trabaja y lleva las finanzas del hogar; Francisco, el padre, que gracias a Peugeot también tiene trabajo; y tres hijos, aunque podrían ser más, que aún viven en casa.  Estos tres hijos son: Sergio, Mariano y Alexis. Expuestos los protagonistas, vamos al meollo de la cuestión. La madre, Ángela, en su día, prestó dinero a sus tres hijos para que cada uno se comprase un coche para que pudiesen ir al trabajo sin que éstos tuviesen que soportar los retrasos de Renfe y no ser despedidos. A cambio, sus tres hijos debían devolverle el dinero prestado un tanto al mes durante cinco años. Pongamos cifras para hacerlo más entendible. Ángela prestó a cada hijo 60.000 euros (generosa ella) y éstos debían darle mil euros al mes durante cinco años. Los tres hijos pagaban religiosamente su cuota hasta que una reforma laboral les bajó el sueldo y sólo podían pagar a su madre 800 euros al mes. Ángela, decidió entonces que los otros 200 euros se los cobraría en especies. Sergio debía cocinar cada día, Mariano limpiar la casa y Alexis cuidar el jardín. Sergio y Mariano cumplían con su trato a duras penas, pero Alexis no. El problema de Alexis era que se había quedado en el paro y Ángela, para cubrir los mil euros de su cuota, le había pedido que, además de cuidar el jardín, le hiciese la pedicura, masaje diario, la llevase al trabajo, hiciese la compra y sacase a pasear al perro. El problema de Alexis era que con todas las tareas que debía realizar, apenas le quedaba tiempo para buscar trabajo. Alexis decidió entonces pedir un préstamo al banco Fosa Mortuoria Invencible para pagar a su madre cinco cuotas, así tendría cinco meses para encontrar trabajo y dejar de hacer así todas aquellas tareas humillantes que le exigía su querida madre. Pero hubo un problema. Al verse con dinero, Alexis decidió probar suerte en el bingo para conseguir varios meses más de tregua, ya que encontrar trabajo teniendo sólo EGB no iba a ser fácil. No solo no cantó ningún bingo sino que al salir de él un señor que vestía traje, corbata y sombrero de copa le atracó y lo dejó sin un duro. Alexis, desolado, decidió pedir ayuda a su padre, Francisco, para que hablara con su esposa Ángela para que ésta le perdonase la deuda, ya que debía pagar también la deuda al banco. Francisco lo intentó, pero Ángela era implacable en asuntos de dinero. Desesperado, Alexis amenazó a su madre con irse de casa y Ángela le explicó de buenos modos por qué no debía irse de casa. La explicación fue contundente: si te vas, te mato (zapatilla en mano). Alexis, que le tenía pánico a su madre, se quedó, pero sabía que quedándose se convertía en esclavo de su madre para siempre. Espero se haya entendido el asunto en cuestión.
Y en eso está Grecia. Pero Grecia no sólo está arruinada y en manos de la malvada Merkel, ahora Grecia tiene otro problema: el cabrón de su presidente. Lo primero que uno aprende jugando al poker es que como te pillen en un farol, estás acabado. Por lo visto, Tsipras no ha jugado en su puta vida al poker y el tiro le ha salido por la culata. Después de preguntar a su pueblo si quería seguir esclavizado por la Troika y éste votar que no, va el hijoputa y pasa olímpicamente de la opinión de aquellos que le han dado apoyo (no olvidemos que Tsipras pedía el "no" y salió el "no"). Imagino que Merkel fue contundente con Tsipras, ya que hay muchos números de que si Grecia se va del euro, Europa se vaya al garete y Estados Unidos se haga dueña del mundo. Pero un dilema se le presenta a la mierda de estadista que es Merkel. Grecia debe mucho dinero a Alemania y si Alemania le perdonase la deuda (una quita), sería Alemania la que se iría a pique. Parece mentira que aún haya alemanes que sabiendo o no esto, pidan que Grecia salga del euro, porque no olvidemos que si Grecia sale del euro, volverá al dracma y su valor será muy muy inferior al euro, así que sería como pagar una hipoteca en céntimos. Señores Hans, si Grecia sale del euro, ustedes pierden sus ahorros. Otro dilema que tiene Alemania es que si perdona la deuda a Grecia, también debería perdonar la deuda a Portugal, Irlanda, España e Italia, todos en la cuerda floja, por mucho que salga Rajoy en la tele diciendo que España va bien. Pero hay un problema mayor: los inversores. Si Grecia saliese del euro, aquellos que invierten su dinero en una grande y libre Europa se cagarían en los calzoncillos, retirarían su dinero del viejo continente y se lo llevarían a otra parte. La Bolsa es un juego en el que se trata de adivinar el futuro. Imagínese usted que con sus ahorros ha comprado cinco trenes para alquilárselos a Renfe y se entera de que el mecánico ha pedido el finiquito. Lógicamente pensaremos que Renfe tiene un problema, cogeremos los cinco trenes y se los alquilaremos a Inglaterra, que allí los mecánicos están contentos con sus trabajos. Y si las barbas se tu vecino ves cortar... Es todo una pirámide de naipes, si cae uno, caen todos. Es decir, si Grecia sale del euro, el euro se va al garete, Europa se va al garete y todos nos vamos al garete. Y lo peor: no hay plan B. La bola se ha hecho ya muy grande y va cuesta abajo y sin control, amezando con aplastarlo todo. El euro no se ha hecho bien desde un principio y ahora pagamos las consecuencias. Nuestros políticos, desgraciados incultos que han obtenido títulos universitarios a golpe de talón, nos han llevado a la ruina por querer ganar al Risk. Europa no podía dejar que Estados Unidos la pasase por delante y el orgullo, tan beneficioso en otras ocasiones, es el causante de nuestra desdicha. Grecia no puede pagar el dinero que debe, y no lo podrá pagar nunca, salga o no del euro, si no se le perdona la deuda (algo que Alemania no está dispuesta a hacer). Si Grecia no paga, Alemania (mejor dicho, los alemanes que han depositado sus ahorros en fondos de inversión y planes de pensiones) no cobra, y tampoco Francia, Italia o España. Si los países no cobran el dinero prestado, se acrecentará la crisis europea y todo se irá a la mierda. Lo increíble de todo esto es que tan listos que son los alemanes, no recuerdan que en 1920, ellos estaban como Grecia hoy día, debían dinero a todo quisqui por meter a Europa en la Primera Guerra Mundial y perderla. Este hecho lo aprovechó Hitler para clamar al pueblo alemán que no se dejase humillar e ir a una segunda guerra para dejar de pagar su deuda. Ahora, todo quisqui es Alemania y Alemania es Grecia. Alemania hace con Grecia lo que a ella se le hizo tras la I Guerra Mundial, y viendo cómo acabó todo, muy listos no son. Recordemos que Estados Unidos tiene las subprime, América Latina tiene el FMI, Europa tiene Grecia, Japón tiene devaluada su moneda y China ha impuesto un corralito bursátil (impide vender acciones a los accionistas para que no se queden las empresas chinas sin dinero). Este sistema económico se ha demostrado que no sirve y por lo tanto se necesitan otras propuestas. El mundo debe cambiar o incluso los ricos irán en monopatín, porque recordemos que el que nada tiene, nada pierde.