martes, 29 de septiembre de 2015

Elecciones 27S

Después de una campaña electoral muy tensa, ya tenemos los resultados de las votaciones al Parlament de Catalunya y, sorpresa, todo sigue igual. Como en todas las elecciones que se aprecien, todos los participantes están encantados de haberse conocido, salvo Albiol y Duran, los grandes perdedores de la jornada. Con un censo de 5.510.798 votantes, la participación rozando el 80%, se puede decir que los catalanes hemos sido conscientes de la importancia de estas elecciones. Falta por posicionarse un significativo 20%, que habría que saber si en un referéndum independentista votarían, y en caso de hacerlo si mirarían para adentro o para afuera.  Recordarles también que este escrito es la humilde opinión de un ciudadano de a pie, un trabajador (afortunadamente) mileurista que intenta ser imparcial y lógico. No me considero ni de izquierdas ni de derechas, creo que ambas opciones tienen cosas buenas y cosas malas por igual. También opino que hoy día el rojo y el azul se han diluido para volverse verde, el color del dólar. Actualmente manda la Reserva Federal, el FMI, el BCE, las agencias de rating, la señora Merkel y los grandes magnates bancarios. Si quieres la independencia, Rajoy no es el hombre con el que debes negociar. No soy ni independentista ni facha (aunque otro día hablaré sobre el término fascista, asociado a los nacionalismos, ahí lo dejo). Estoy orgulloso de ser barcelonés, catalán, español y europeo (bueno europeo menos). No me avergüenzo de mis raíces, ya sean árabes, godas, célticas o romanas, más que nada porque desconozco cuáles son. Estoy orgulloso de ser hijo de un salmantino y una cartagenera y le hablo a mi hijo en catalán porque creo que el saber no ocupa lugar. Si me tuviese que definir políticamente me consideraría un federalista con matices. Al igual que no me gusta que mi madre me diga en qué debo gastarme el dinero, abogo porque cada C.C.A.A. se administre ella solita, desde Catalunya a Melilla, todas. Pero como también he ayudado a mis padres en los malos momentos, y ellos a mí, abogo por la ayuda entre las Comunidades Autónomas, sea económica, sanitaria o prestando bomberos. Lo de "lo mío es mío y los demás que se jodan" lo encuentro de seres despreciables. Una cosa es negarle a alguien ayuda cuando éste se ha administrado mal esperando que los otros le saquen del apuro y otra muy distinta es negar ayuda al otro para irnos al otro barrio suizo con los bolsillos llenos de oro. La solidaridad es lo que nos hace distintos de los animales. La bondad, la empatía, la comprensión, el perdón es lo que nos distancia del mono, del león o del cocodrilo. No neguemos lo que no nos gusta que nos nieguen. El ser egoísta es en mi opinión uno de los actos más infames de la tierra cuando nos sobra de todo. No digo que al pobre se le dé dinero, hay muchas maneras de ayudar, como por ejemplo dándole trabajo o comida, y esa noche de buen seguro que dormiremos con la conciencia tranquila. Creo en el derecho a decidir. Quiero que catalanes, vascos, cántabros o gallegos puedan escoger su destino, sin imposiciones. Y espero que el perdedor sea un buen perdedor, acepte la opinión de la mayoría (por absurda que sea) y respete el resultado, con todas las consecuencias. Y por último, abogo también por la buena educación, ya que una buena educación hace que sepamos qué comemos, qué compramos y a quién votamos, siendo conscientes de nuestros actos. Ténganlo en cuenta todo esto a la hora de afirmar, si lo hacen, que este humilde ciudadano del mundo les ha comido el coco o mis ideas les parecen irracionales. Dicho esto, empecemos pues.

CUP: 10 diputados (3 diputados en el 2012).
Creo que CUP se ha beneficiado del votante descontento de ERC aliándose con Convergencia. Está claro que el votante de CUP es independentista radical, y con radical me refiero a que no aceptarían el pacto fiscal. El votante de este partido quiere la independencia sí o sí (aunque sus mandatarios prefieran la doble nacionalidad para pillar algún que otro voto de CDC). El problema al que se enfrentan partidos extremistas (extremistas de extremos, no de terroristas, que en esta mierda de mundo reconoces que eres extremista y te llevan a Guantánamo), es que si dan con una oposición igual de extremista que ellos oiremos un "¡a las barricadas, compañeros!" que nos helará la sangre. Imaginemos que CUP obtiene mayoría absoluta y deciden cumplir su programa declarando Catalunya independiente. Es fácil imaginar que Rajoy se oponga y que ninguno quiera bajarse del burro. Sólo hay una solución: la guerra. Sí, sí, la guerra. Tal como lo oyen. Cuando he expuesto esta situación a compañeros de trabajo o amigos siempre me han contestado lo mismo: ¡no hombre, no!, estamos en el siglo XXI. ¡Ya! También Siria está en el siglo XXI, Irak está en el siglo XXI, Palestina está en el siglo XXI y Ucrania está en el siglo XXI. También los Rockefeller viven en el siglo XXI y están deseosos de vender armas y dar préstamos a altos intereses a los países en guerra. Pero hay otro modo de guerra, la económica. Latinoamerica la está sufriendo, África la está sufriendo, Asia la está sufriendo. Boicots comerciales, libre mercado, corralitos, etc. Pero no, a nosotros no nos puede pasar eso porque vivimos en el siglo XXI. Somos unos ilusos. Sólo hay que pensar una cosa, cuántos mueren de cada bando y en qué bando estamos nosotros. ¿Cuántos irlandeses murieron en el Bloody Sunday? ¿Cuántos ingleses murieron ese mismo día en ese mismo lugar? ¿Cuántos palestinos han muerto este año y cuántos israelíes en el conflicto de Israel? ¿Cuántos aborígenes han muerto en la selva del Amazonas y cuántos constructores? Si tu bando es el de los manifestantes irlandeses, el de los palestinos o el de la tribu Yanomamis, piénsatelo dos veces antes de ir a la guerra. Y si aún y así te apetece morir de pie como el Che, por lo menos ten la decencia de dejar a tu familia en buena posición económica, que tus hijos no tienen la culpa de que quieras ser un héroe cubierto de malvas. Así pues, espero que ese electorado que desea la independencia a toda costa ponga en una balanza la vida de sus hijos y sea consecuente con sus actos, que aunque crean que lo hacen por dejar a sus hijos una vida mejor, posiblemente sus hijos piensen que la mejor manera de vivir una vida sea estando con su padre.

PP: 11 (18)
No me extraña que con la que nos está cayendo el Partido Popular (que de popular tiene poco) haya perdido 7 escaños. Lo que me extraña, y mucho, es que siga habiendo gente que les vote. Después de todos los casos de corrupción, las nefastas reformas laborales, los recortes en todos los ámbitos, las prohibiciones en las manifestaciones, la pésima situación de la justicia, el incremento del paro, la mala o nula gestión de la crisis y la bajada de pantalones de Rajoy a Merkel, me hago cruces de que a estos señores (por llamarlos de algún modo) les hayan votado algo más de 340.000 catalanes y que las encuestas les den ganadores en las generales. Yo me pregunto: ¿qué más deben hacer para que no les votemos? Tampoco entiendo como aún ningún desahuciado, ningún parado o ningún estafado ha perdido los nervios y le ha arreado a cualquiera de ellos un buen puñetazo en la cara. Incultos pero educados, por lo visto. Lo que sí es cierto es que sus bases son de lo más fieles, hagan lo que hagan. E incluso hay personas que los defienden, tanto en televisión como en la calle. Vergonzoso. Después de todo supongo que su política de desescolarización, de crear un pueblo inculto y sumiso les está dando sus frutos. Esto sí que es para mear y no echar gota. Sólo espero que esta gentuza vaya a menos, que es lo que se merecen.

Podemos: 11 (ICV 13)
En mi opinión han pecado de novatos. Podemos está empezando pero a estas alturas parece que no saben que la imagen vende. La Colau había aparecido en las noticias, o por lo menos yo había oído hablar de ella. Rabell no ha tenido el mismo tirón y la han cagado. El partido no sólo lo hace unas siglas o unas palabras. Todo el mundo conoce al coletas (yo sólo le he visto una), a Errejón jr., incluso a Monedero. Para mí no han escogido buen candidato. También el hecho de no posicionarse en la independencia les ha costado lo suyo. La gente ha visto que no querían comprometerse, de hecho los dos bandos se dan sus votos. Han pecado de ambigüedad. Un líder es un tío que se define en todo, para lo bueno y para lo malo. Julio César era un déspota pero sabía dar a sus soldados lo que querían y ser así invencibles. La soldadesca lo odiaba, pero lo seguía hasta la muerte. Hay que llevar un programa claro y hacerse ver. Los políticos de hoy son distantes, sus palabras no van acorde con sus actos. Los vemos como vividores insensibles a las desgracias ajenas. Sólo importa el dinero, hacerse rico y luego poderoso. Los vemos ambicios, sin escrúpulos, egoístas, mentirosos. Vamos, que no confiamos en ellos un ápice. Y si encima pones a un señor que no lo conoce ni Cristo pues ya me dirás. A Podemos les falta experiencia, y la experiencia es mejor adquirirla poco a poco, en la oposición. Empezando desde abajo y con humildad. Está bien decir que va a ser presidente, pero respetando a los rivales y a los seguidores. Y cuando digo respetar a los seguidores, a todos, es no tomarlos por tontos, porque lo somos, pero al final lo acabamos pillando, como la fábula de Pedro y el lobo, al final nadie los cree. En mi opinión, si Podemos aguanta los malos momentos podrá llegar al Gobierno. Los discursos populistas agradan, y quién sea capaz de cumplir sus promesas será recompensado durante años. Si no, si llega al poder e incumple, será visto como uno más de la casta y ahí se quedará, como Llamazares.

PSC: 16 escaños (20)
No entiendo qué ha pasado entre la elección de Pedro Sánchez y el Iceta (con este apellido siempre me acuerdo del coche que conducía Steve Urkel, un Isetta). Sinceramente, y con todos mis respetos, a mí ese señor no me inspira nada. Es que ni ternura. Más bien, dependiendo del traje que lleve, se mezcla en mí la risa y la lástima. Al margen del candidato, todo el mundo sabe que si PSOE (que la O de Obrero es otra) no pacta con Podemos no gobernará. El batacazo, a pesar de su "escisión", ha sido grande. La gente sigue sin creerles, no defienden sus ideas, porque no las tienen o porque no se las creen ni ellos. Federalismo se pronuncia bajito, bajando el tono a medida que se dice. Pecan, como Podemos, de no posicionarse, de no cuadrarse y decir decididos que el federalismo es la única opción para que hoy Catalunya, pasado Tenerife, al otro Baleares y así hasta el Reino de Castilla, se administre y no dependa de otros. Pero claro, ellos estuvieron en el poder y no hicieron nada, ¿por qué lo van a hacer ahora? El PSC tiene un problema de cejas. Zapatero ha hecho mucho daño al PSOE y a Catalunya. Les falta credibilidad, por eso han bajado cuatro escaños, y más que bajarán si no se ponen las pilas. Si el PSOE llega al poder y aplica un federalismo coherente, podemos llegar a ver al Iceta de presidente. Para los catalanes, la pela es la pela, y un pacto fiscal para empezar a trabajar es bueno.

Ciutadans: 25 (9)
Gran triunfo de Ciutadans que no sólo le han votado los desilusionados peperos sino que además han superado en votos a la derecha de las pasadas elecciones. Es decir, C's también ha recogido algún voto de la izquierda. Me sigue sorprendiendo que la gente vote hoy a rojos y mañana a gaviotas. Eso dice mucho de la cultura política de este país. Pero es así. También ha sido muy acertada la elección de la candidata, ha estado en boca de muchos y si algún macho cabrío estaba indeciso, la Arrimadas le ha despejado la duda. España sigue siendo un país de derechas, aunque cada vez menos, pero Rivera sabe llegar a los jóvenes de clase media alta y también a algún que otro viejete que añora a Suárez. C's es la alternativa al PP, pero con sangre nueva, algo de lo que el PP debería aprender, que uno se cansa de ver a los mismos viejos ladrones uno y otro día. Es una derecha moderna, joven, educada. Conocen el presente y están preparados y bien apoyados. Estos resultados en Catalunya les ha dado impulso y en las generales pueden obtener un muy buen resultado. Esperemos que no sean minicastas y sepan vivir sin grandes lujos.
Y por fin, el ganador.

Junts pel sí: 62 (71 CiU + ERC)
A ver. Un diputado de Iniciativa cabeza de lista de un partido de derechas. El futuro President el número 4 para no ir a las televisiones y tener que responder a las preguntas de los Pujol siendo él Conseller de Economía, recortes, etc. Un hombre que desde que llegó al poder ha vendido humo independentista para no hacer ni el huevo y que sus amiguitos sigan cobrando comisiones del 3%. Y muchos han caído en la trampa y sólo han visto el humo. Y Junqueras, el que no iba a pactar con Mas si seguía con las "retalladas". ERC, otro partido como Unió, como vaya por su cuenta ya sabe lo que le toca. Porque su electorado ahora es de CUP, porque perdieron la identidad hace años y porque a su líder sólo le falta arrodillarse para pedir un referéndum. Un partido republicano con un partido neoliberal no pegan ni con cola, por eso digo que hoy día manda el dinero, no las ideas.
Realmente, siendo objetivo, el apoyo a la independencia  es bastante blando. Yo creo que el 48% es muy bajo, porque cuando alguno vea que esto va en serio se apeará seguro. No, con la mitad de la población en contra no puede ganar una guerra interna. Esperemos que la CUP cumpla y no le deje ser presidente. Por lo visto, señor Mas, no ha visto que lo único que ha hecho en cinco años es bajar en votos. Yo le daría un consejo: trabaje, que para eso le pagamos las presuntas cuentas en Suiza. Si quiere entrar en los libros de Historia mate a Kennedy, pero a nosotros nos deje en paz, que con el pacto fiscal nos conformamos. Que ya son ganas de competir a cabezón con el de la barba, recibiendo éste collejas de Chemita porque es un blando. Señor Mas, para vendernos el independentismo debe atar bien los cabos. Porque usted no puede decir que seguiremos en el Euro mientras Europa dice que no. Porque no puede pretender hacerse independiente primero y luego ya veremos. No puede decir que pagarán a mercenarios para que nos defiendan, que seguirá habiendo peajes, recortes, jubilación a los 70 y también seguirá habiendo corrupción. No se empieza la casa por el tejado y a ver cómo lo subimos. Muchos catalanes queremos saber que sería de nosotros si fuésemos independientes, si saliésemos del euro, si nuestra moneda se devaluaría teniendo las hipotecas en euros, si podría mi hijo hablar en castellano en las escuelas, si bajaría los impuestos, si es verdad que España nos roba o son ustedes (yo creo esto último). Señor Mas, si así hace las cosas, no me lo quiero imaginar en la cama. Ya está, déjelo, haga como Guardiola, huya ahora que puede mantener la cabeza medio alta. Yo le doy la excusa: "lo intenté, pero no tenía el suficiente apoyo". Y queda bien, como un héroe incomprendido, pero bien, incluso dando pena. Váyase a Canadá, a pegarse la vidorra padre cobrando millones dando discursos sobre cómo llevar un proceso de autodeterminación. No le auguro un buen futuro de conferenciante pero siempre podrá volverlo a intentar, como Guardiola. Mejor será si el discurso es sobre cómo no llevar un buen proceso de autodeterminación, en eso le doy un diez.
Y Romeva, qué decir de Romeva. Un chaquetero, un títere sin cabeza (ni pelo), un cabeza de turco sin honra alguna. Sí, voy primero de lista pero el presidente será otro. Sí, ya ve, aquí estoy, aguantando bofetadas para que luego me dejen de lado. Menudo pringao. Espero que su 3% haya sido cuantioso, porque después de esto ya se puede retirar. Ah, ¿que cree que va a ser presidente si Mas se pira? Menudo ingenuo. ¿No ha visto todos los buitres que tiene detrás Artur? El poder va por antigüedad, ¿o no lo sabe? Desde lo de Tamallo, este es el peor cambio de chaqueta que he visto.
No han conseguido su objetivo plebiscitario del 51% por mucho que ponga a Podemos de su parte, no han conseguido mayoría absoluta, no han conseguido dejar a los fachas en casa para disfrutar del puente, no han conseguido unirnos, no han conseguido disimular la sonrisa de mal perdedor que tienen y el señor Mas no será presidente. No han conseguido nada de nada de lo que se habían propuesto. Y encima, a los tontos les dicen que basta de recortes. ¿Recortes? ¿Qué recortes? ¿Sus recortes? Es como enfadarse con uno mismo. Absurdo. Señor Mas, deje a otros que hagan su labor, que usted no puede o no sabe.

Bueno, tras este análisis, llegan las conclusiones. CUP ha dicho que no quiere de presidente a Mas, esperemos que lo cumplan y que no se bajen los pantalones por un mísero conseller. ¿Y después qué? ¿Otras elecciones? ¿Romeva presidente? Es de locos. Estas cosas hacen que fuera de Catalunya nos vean como seres ridículos. Nuestros gobernantes nos dejan en ridículo. No saben lo que quieren, van dando tumbos. Primero era el pacto fiscal, después el referéndum y después la independencia sin salir del euro. La razón la da la ley, y el sheriff es un gilipollas cabeza cuadrada que hace cumplir "su" ley, pero es el sheriff porque nosotros lo hemos votado. Y nos jodemos y nos aguantamos, ya vendrán tiempos mejores. La Constitución no se modifica tan fácilmente, porque a uno le rote. Si se quiere un referéndum vinculante, lo primero que hay que hacer es conseguir votos para cambiar la ley. De un censo de cinco millones de habitantes, han votado independencia dos millones. No me imagino a Julio César yendo a la guerra con la mitad de sus legiones siguiéndole. Es una batalla perdida. La autodeterminación no se consigue en cinco años. A los catalanes nos deben asegurar que con la independencia viviremos mejor, si no, preferimos quedarnos como estamos, porque los cambios asustan, y mucho. El ser humano es un ser que se siente cómodo en su rutina, sin sorpresas. Somos como hormigas, una detrás de otra, por el mismo camino, y si éste lo cortan hay desbandada, nos ponemos nerviosos, no sabemos actuar. Si la primera hormiga se pierde, nos perdemos todos y si llega a casa, nosotros también. Todo depende de nuestros líderes y el señor Mas no es un líder a quién seguir ciegamente. Hasta que el relevo independentista no se efectúe, las hormigas seguiremos mirando para un lado y para el otro sin saber a dónde ir. Catalunya necesita un buen líder, un paciente líder, que haga bien las cosas, que sea humilde, que no robe y que trabaje para todo el pueblo catalán, para todo el pueblo. Hasta que eso no suceda, hasta que no aparezca un líder creíble, que muestre un camino claro, sin dar tumbos para pillar cuatro votos desperdigados, que sepa las consecuencias del independentismo y nos las sepa explicar, los votantes con cabeza seguirán votando "no" a la independencia. Divide y perderás. Los soldados deben estar seguros de quién los manda, mantenerse unidos, saber por qué van a la guerra y estar convencidos de que la guerra se hace para mejorar sus vidas. Es increíble como en Esade no enseñan estas cosas. Con políticas y políticos ridículos, Catalunya jamás será independiente. Y que Dios nos coja confesados.

martes, 1 de septiembre de 2015

¡Cuánto hijo DE puta!

Cuanto hijo de puta hay suelto por este mundo. A esta conclusión llego después de que ayer tuviese que pegar un frenazo en moto que a mi novia le ha costado un dolor de cervicales inmenso y, claro está, un tremendo susto. El hecho fue que un hombre de avanzada edad, conduciendo un coche de gama alta (no recuerdo si BMW o Mercedes) vio un sitio para aparcar y ni corto ni perezoso se metió en contra dirección sin importarle una mierda si venía otro vehículo de frente o no. Y dio la casualidad que sí, que bajábamos nosotros en moto, tan tranquilos, confiados en el respeto del prójimo por las normas de circulación. Pero esto no fue lo grave, aunque este hecho valiese ya para insultar a semejante especimen. El hecho fue que aún tuvo cojones el bicho de decirme que a ver si miraba por donde iba. ¡A mí! Manda cojones, le respondí, que se meta en contra dirección y se haga la víctima. El hijo de puta me lo callé, como también me reprimí las ganas de bajarme de la moto y soltarle una ostia con la mano abierta para estamparle aquella cara de hijo de puta contra el volante de su flamante coche. Suerte tuvo de que mis padres me educasen con la idea de que la violencia no es la solución, aunque con los años haya yo cambiado esa idea. Y tuvo suerte también de no vivir en Estados Unidos para que el de la moto no le encañonase con su magnum 44 el puto cacahuete que tiene por cerebro.
Desahogado esto, viene al cuento para explicar qué clase de hijos de puta hay en este país de mierda. No confundir  hijo de puta con hijoputa, sin la "de" de por medio. Un hijoputa, para mí, es un apodo cariñoso dicho a algún traviesillo que se acompaña con una risa trasera. Pepito atracó el banco con una piruleta en el bolsillo. Que hijoputa, ja ja ja. Algo muy diferente a Pepito atracó un banco con una recortada y se cargó a tres empleados y una niña de cinco años. Que hijo de puta. Y aquí no hay risas que valgan.
En este país de mierda, de mano blanda, donde Franco y algunos otros nos enseñaron que la violencia no es la solución, que trae más violencia, que las personas se merecen quinientas oportunidades, que las cosas se solucionan hablando y demás pollas en vinagre, los hijos de puta campan a sus anchas. En la antigüedad, si un ladrón robaba una manzana, debía devolver dos; si un rey dejaba que su pueblo muriese de hambre, se le guillotinaba; o en la actualidad, no en pocos países, si un hijo de puta atropella a un peatón por ir borracho, se pudre en la cárcel. Aquí no. Aquí, si robas no devuelves nada; si matas a alguien y te portas bien en la cárcel sales a los tres años; y si te metes en contra dirección y provocas un accidente, aún pides una indemnización a terceros porque con el frenazo te has dañado las cervicales.
Nos han convertido algunos iluminados en una sociedad individualista y egoísta. Raro, muy raro, encontrarte hoy día una persona que asuma sus errores, que pida perdón por ellos o por lo menos que tenga la vergüenza de admitir que se ha equivocado. Hoy día, si te puedes beneficiar a la mujer o al marido de otro ser humano, pues te lo beneficias; si puedes sisarle un euro a un niño, pues se lo sisas; si puedes joder a tu esposa matando a tus hijos, pues te los cargas y los incineras; si puedes echarle la bronca a un funcionario por creerte con derecho a todo y sin ninguna obligación, pues se la echas y que cada cual aguante su ciprés. Eso sí, al que le mire las tetas a mi señora le meto tres sopapos que lo avío, y no importa que yo le meta los cuernos a mi señora con media ciudad, lo mío es diferente, siempre.
Los hijos de puta no cometen errores, no tienen obligaciones, no respetan nada ni a nadie (ni a su madre), se creen por encima de todos y de todo. Me imagino a Hércules nacido en Barcelona, menudo hijo de la gran puta que sería.
Por suerte, la naturaleza aún sigue siendo sabia y nos concede el don de hacer feo, egocéntrico, gay o impotente a algún que otro hijo de puta para que no vaya por ahí esparciendo la semilla del mal. Aunque quiero decirle aquí a la diosa verde una cosa: está bien eso, pero tiene que esmerarse un poquito más, porque algunos se le han pasado y otros no lo merecían. Lo cierto es que cuando ves sin hijos a algún hijo de la gran puta de esos, te entra un gustirrinín por el cuerpo que te arrancas por soleares aunque estés en bata y pantuflas.
Para acabar, quiero animar aquí a los hijos de esos hijos de la gran puta a hacerles ver a sus padres o madres que los parieron (porque cabe recordar que hijos de puta hay de todas las razas, credos y sexos) que no está bien ser un hijo de puta, que eso es caca, que posiblemente un día se encuentren con otro hijo de puta más grande que ellos que los muelan a palos por mirarle las tetas a su mujer o por ir en contra dirección sin importarles una mierda quien venga de frente. Y si gracias a Zeus esos hijos de puta no tienen hijos, hago el mismo llamamiento a padres, madres, amigos, amigas, esposos, esposas, jefes o jefas. Por mi parte, estoy seguro que mi forma de actuar hará que muera durmiendo, feliz, sin sufrimiento alguno. No sé si todos los hijos de la gran puta de este país pueden opinar lo mismo. Espero que no.