lunes, 5 de diciembre de 2016

Una injusta justicia

En el año 2015 murieron 57 mujeres a manos de hombres por la mal llamada violencia de género. Esas 57 mujeres, cada una de ellas, fueron noticia en prensa, radio y televisión. En el mismo año 30 hombres fueron asesinados por la mal llamada violencia de género. Ninguno de ellos fue noticia en ningún medio.
Es triste reconocerlo pero en España la igualdad brilla por su ausencia. En cambio sí brilla, y mucho, la politización de la justicia. Los partidos políticos utilizan la justicia para conseguir votos de los diversos sectores sociales sin importarles lo más mínimo el resto de ciudadanos. En campaña electoral podemos oír promesas de ayudas a inmigrantes legales (que son los que votan), favores a la ocupación de inmuebles vacíos, subidas de pensiones, etc. Pero, ¿son estas propuestas justas? ¿Es justo que un inmigrante sin recursos viva bien solamente de ayudas mientras un español sin recursos tiene que dormir debajo de un puente? ¿Es justo que un propietario de un piso se vaya de vacaciones y no pueda echar a aquellos que han ocupado su casa en su ausencia sólo porque éstos dicen no tener dónde ir? Y el propietario, ¿dónde va? Pues debajo de un puente. Pero la mayor injusticia en estos últimos años se ha llevado a cabo en favor de la mujer con la Ley de violencia de género que propuso Zapatero buscando el voto femenino para poder ser presidente, cosa que logró. La mujer lleva muchos años pidiendo igualdad con el hombre pero, ¿qué pasa con la desigualdad a su favor? Yo no veo mujeres manifestándose por conseguir para el hombre cuatro meses de baja maternal, o pidiendo el 4% de iva para las cuchillas de afeitar (en octubre se aprobó el 4% de iva para las compresas), o para conseguir fondos para la investigación del cáncer de próstata, o pidiendo penas duras para mujeres que matan a sus maridos. Un hombre que abandona un bebé en un container es un cabrón desalmado que merece pena de muerte. Una mujer que abandona un bebé en un container es una pobre madre desamparada que necesita la ayuda del Estado para criar a su hijo. Cuántos de nosotros nos hemos apiadado de esa mujer pensando que muy mal debe estar para abandonar a un hijo mientras que hemos condenado al hombre que hace lo mismo a la hoguera. Es políticamente correcto estar a favor del aborto, en cambio nadie se para a pensar que el futuro padre se quedará sin su hijo aunque desee cuidar del niño por su propia cuenta. Derecho a decidir sí, pero de ambos progenitores, que la mujer no se habría quedado embarazada si el hombre no hubiese puesto la semillita. Igualdad es que ambos padres tengan las mismas oportunidades de escoger si quieren o no ser padres. ¿Verdad que si la mujer quiere tener a ese niño lo tendrá aunque el padre se niegue a ello? ¿Y por qué no es igual al revés? Con la Ley de violencia de género pasa tres cuartos de lo mismo. Una mujer “maltratada” sólo tiene que denunciar al susodicho para que lo lleven preso. No tiene por qué demostrarlo, se la cree. Es imposible que una mujer se invente semejante atrocidad, y en cambio es el hombre el que tiene que demostrar su inocencia. Y lo tiene jodido si ese día estaba en casa, solo, viendo el fútbol tan tranquilo.
Buceando por Internet sólo he encontrado una noticia en la que se diga la pena de cárcel de una mujer que contrató a dos sicarios para que matasen a su marido. Ocho años. Un hombre que mata a su mujer cumplirá como mínimo diez años de cárcel, quince años es la cifra más probable. Y por supuesto no volverá a ver a sus hijos jamás. ¿Dónde están en estos casos aquellas mujeres que piden igualarse al hombre?
Con la Ley de violencia de género una inmigrante maltratada tiene derecho a permiso de residencia y trabajo. El hecho es que se están dando casos de mujeres inmigrantes que denuncian falsamente a su esposo para obtener los permisos y en el juicio se niegan a declarar contra su esposo, y todos contentos. ¿Dónde están las feministas en estos casos? Supongo que pensando que la pobre inmigrante no declara por miedo a que su marido la mate al salir de prisión. ¡Pobrecita! Y mientras las españolas hurgando en la basura para dar de comer a sus hijos. ¿Eso es igualdad?
Tristemente en este porculero país la justicia ciega no existe, ni tuerta tampoco. Es más, se condena al fuerte por el simple hecho de serlo, aunque sea inocente, y se defiende al presuntamente débil aunque sea más malo que Caín. Así somos los españoles. El día que Aznar salga llorando en televisión pidiendo perdón por Irak, volverá a tener mayoría absoluta, me juego las pelotas. Así de gilipollas e injustos somos los españoles.
Siento decirles que yo no soy como muchos de ustedes. Soy políticamente incorrecto y desmesuradamente justo. Digo lo que creo, creo en lo que digo y no juzgo por la apariencia, ya que a lo largo de mi vida me he encontrado con malas madres y buenos padres, con españoles pobres e inmigrantes ricos y con delgaduchos fuertes y cachas flojuchos. Yo quiero una igualdad real para ambos sexos, para lo bueno y para lo malo, y quiero penas duras para el asesino, sea hombre, mujer, gay, musulmán, protestante, negro, blanco, vasco o de Algeciras. El acusador debe demostrar que el acusado le ha agravado y la justicia debe tener en cuenta las pruebas, no las palabras. Y sobretodo no creer jamás a nadie más débil que otro, porque en este país hay mucho lobo disfrazado de cordero. Por un mundo justo e igualitario, sean sensatos y no se crean todo lo que les cuentan por ahí porque podemos condenar al inocente injustamente y quién sabe si ese inocente el día de mañana podemos ser nosotros mismos. No hagamos lo que no nos gustaría que nos hiciesen. Buenas noches.

jueves, 20 de octubre de 2016

Mi mundo ideal (capítulo 3): la justicia

El tema de la justicia es un tema complicado de abordar por sus muchas variantes. Hay delitos penales, delitos civiles, delitos que no querían serlo, no delitos que sí querían, robos, mutilaciones, secuestros, palizas, delitos psicológicos, ciberdelitos, delitos de menores, etc. En mi mundo ideal se parte de la base que la educación ha influido lo suficiente en el individuo para que este se lo piense dos veces antes de delinquir. Dicho esto también debo aclarar que en mi mundo todos los habitantes merecen una segunda oportunidad pero como yo digo, perdonar la primera vez es humano, perdonar dos veces es de gilipollas. Sólo habría un delito que no merecería perdón alguno: el asesinato de otro ser humano.
En mi mundo ideal las pruebas contra el presunto delincuente no tienen que dejar ninguna duda de que el apresado fue el causante del delito. Hoy día tenemos la tecnología suficiente para que sea demostrado fehacientemente de que el acusado lo es con razón. En este sentido la policía jugará un papel primordial e imprescindible, ya que en mi mundo ideal desaparecerían los abogados o en todo caso de haberlos, los abogados defensores y fiscales los asignaría el Estado para que los más poderosos no pudieran beneficiarse de los mejores abogados y al revés. Jueces y abogados tendrían las mismas herramientas para juzgar, defender o acusar al reo. La justicia sería completamente ciega. Y gratuita.
En mi mundo ideal el condenado no tendría los beneficios que tiene hoy día. La cárcel debe ser un lugar donde el reo no quiera estar y a dónde no quiera volver. Los delincuentes trabajarían doce horas diarias para el Estado por un sueldo mínimo para poder pagar su condena. Los trabajos podrían ir de leves (manufacturaciones) hasta graves (minería) dependiendo de la condena. A mayor gravedad de crimen mayor gravedad de trabajo y mayor sueldo. El único que no cobraría sería el asesino, que moriría en la cárcel trabajando hasta el último día de su vida. De esta manera el Estado y la sociedad se beneficiaría de mano de obra barata. Y con esto de productos baratos. Los reos podrían dedicarse a fabricar ropa, coches, electrodomésticos, etc., que el Estado vendería a un precio asequible y con los beneficios poder costear así los gastos judiciales.
Las penas serían puramente económicas y dependiendo de la pena y del sueldo a cobrar por el trabajo también implica temporales. La mínima pena sería para el ladrón que roba sin violencis. El ladrón, debería devolver el doble del valor robado; una parte para la víctima y otra para el Estado (así nos aseguramos que el Estado se implique también en la captura y condena del ladrón) y el robo de una manzana sería pagado posiblemente con un par de días de trabajo. Por supuesto que los individuos que se beneficien de sus cargos para robar serán inhabilitados de por vida de sus antiguas funciones. Si el que roba las manzanas es el frutero, no podrá volver a ejercer como tal, igual que políticos, policías, etc. Es más, si un policía usa su arma fuera del trabajo para delinquir, además de dejar de ser policía no podrá poseer de ahí en adelante otra arma, e igual pasaría con un informático, un pescador, etc. Para ello todo ciudadano poseerá una tarjeta identificativa con los objetos que no podrá comprar. Si un individuo no llevase esta tarjeta se le negará comprar cualquier artículo que pueda utilizarse en contra de otro individuo.
Cada sentencia creará jurisprudencia y el juez, ante la duda, podrá consultar la opinión de un jurado civil no presencial. Esto es: los juicios serán públicos y se seguirán por Internet. Cualquier persona podrá registrarse, seguir el juicio y dar su veredicto. El juez podrá consultar al jurado cuando lo crea oportuno mediante un chat privado y exclusivo y podrá tener en cuenta la opinión de los seguidores del juicio. Si se pide una votación al jurado popular, la mayoría simple bastará para dictar sentencia. Recordemos que en mi mundo ideal la educación es básica y todo ciudadano conocerá la ley y su vocabulario. Al ser un juicio público y el jurado popular anónimo, el acusado no conocerá sus caras y por lo tanto le será muy difícil sobornarlo. También recordar que en el juicio se impone únicamente la pena, ya que la culpabilidad habrá quedado sobradamente demostrada por la policía. Por supuesto, cada miembro del jurado deberá introducir un número de identificación y pasar un test de aptitud para evitar problemas de parcialidad. El número de miembros del jurado popular no tendrá límite y su labor no será remunerada.
Claro está que el juez estará asesorado en todo momento por psicólogos, humanistas, criminólogos y todo tipo de especialistas que se requiera para que la condena sea justa y acorde al delito.
En todo momento el acusado tendrá puesto un detector de mentiras para que el juez y el jurado puedan ayudarse de dicho aparato en cualquier momento, aunque el detector de mentiras no se tendrá en cuenta para dictar sentencia.
Los menores de edad serán juzgados de la misma forma y condenados con las mismas penas que los adultos. Si son grandes para delinquir son grandes también para asumir sus consecuencias.
En mi mundo ideal el individuo podrá escoger libremente si quiere abortar, si quiere morir, etc. También el condenado por asesinato podrá escoger entre la cadena perpetua o la muerte.
El reo, una vez haya pagado su deuda al Estado y a la víctima será puesto en libertad. Si delinque una segunda vez cumplirá cadena perpetua si se ha demostrado que delinquió conscientemente. Si el segundo delito fuese distinto al primero y se probase que no deseaba delinquir, cumpliría la condena de grado superior al castigo impuesto si fuese la primera vez. Para ello el Estado irá actualizando las penas a medida que se vayan condenando a presos.
Esta sería a groso modo la justicia en mi mundo ideal. Jueces, policías, abogados, fiscales y ciudadanos participarían activamente y conjuntamente para hacer cumplir la ley. Esperemos que así, el delincuente se lo piense dos veces antes de delinquir.

domingo, 9 de octubre de 2016

PSOE y su bajada de pantalones

Leo en El País la entrevista a Javier Fernández, secretario general del PSOE de Asturias y presidente de la comisión gestora encargada de reorganizar el partido tras la renuncia de Sánchez y sus partidarios a seguir al frente del PSOE, y me hierve la sangre. No soy votante del PSOE, nunca lo he sido, pero sí reconozco que hasta ahora era una alternativa válida contra el neoliberalismo dictatorial pepero. Aún así, cuando leo cosas como "no considero que abstenerse [en la votación a Rajoy] sea de derechas y votar en contra sea de izquierdas", no puedo negar sorpresa. En una cosa el señor Fernández tiene razón, no permitir que la derecha gobierne no es ser de izquierdas, es de ser inteligentes, de lógicos, de justos, de inconformistas, de valientes y sobretodo de humanos. Señor Fernández, usted tiene de izquierdas lo mismo que yo de greñudo. Se disfrazaron de rojo en la transición para evitar que Carrillo gobernase, no porque estuviesen en contra de Alianza Popular. A los pocos años los españoles algo avispados ya pudieron comprobar que eran distintos perros con el mismo collar. OTAN, GAL, ETT's, FILESA, patadas en la puerta, paro... Se les rompió el disfraz a principios de los ochenta y la suerte que han tenido es que eran la opción menos mala. El PSOE jamás ha ganado unas elecciones, las han perdido el PP. Dice que ser de izquierdas es tener buenas políticas sociales, en eso le doy la razón también, y visto lo visto ustedes pueden ser de todo menos de izquierdas. Se definen como socialistas, obreros y federales. ¡Me parto el culo! Lo de socialistas, como ya he dicho, no han sabido nunca lo que significaba. Jamás han mirado por el pueblo y siempre han seguido las políticas que les dictaban los amos europeos. ¿Obreros? No me haga reír. No saben ustedes lo que es una azada. En cambio el señor González sí que sabe perfectamente lo que es una empresa de trabajo temporal o un artículo 41 del Estatuto de los trabajadores, todo ello para incentivar la economía según él (según yo para colocarse él y sus coleguitas en Consejos privados para forrarse tocándose los mondongos). ¿Y federales desde cuándo? Que yo sepa se han opuesto siempre a cualquier iniciativa económica en la que Andalucía o Extremadura tuviese que buscarse la vida por sus propios medios, sin la ayuda de Madrid o Catalunya. Verdaderamente penoso oír eso de una persona adulta, aunque no sorprendente si es dicho por un político. Vergüenza ajena me da.
Y ahora, ¿qué? Ya se han cargado a la mosca cojonera de Sánchez y tienen vía libre para devolver al PSOE sus raíces neoliberales para que la Merkel no les dé un cachete en el culo y sus dinosaurios sigan cobrando sueldazos por tocarse los mondongos, ¿no? Además, se ahorran ustedes un descalabro importante en unas terceras elecciones (20 diputados les doy, ni uno más) y de paso evitan que ese populismo que tanto temen pueda hacerles trabajar hasta que se jubilen con leyes SOCIALES justas. Matan dos pájaros de un tiro. Dice textualmente: "se ha revelado imposible otra opción de gobierno. No hay alternativa de izquierdas". Vamos, que ni ustedes se ven de izquierdas, y por supuesto no hay alternativa, ustedes las han capao todas. No podían permitir que se pudiese dar un pacto con Podemos, ¡PSOE y los comunistas juntos en el gobierno! ¡Herejía! Que mal rato debieron pasar sus barones en aquellos días. Por suerte para ustedes Iglesias fue más codicioso de lo que podía ser y se fue a unas segundas elecciones. Pero ya no se podían arriesgar una segunda vez y decidieron cortarle la cabeza a la serpiente para estar en la oposición, que es lo que más les gusta y donde se sienten cómodos, sin marrones, sin decisiones difíciles que tomar, criticando a los malos pero pillando las migajas de Consejos de Administración privados sin tener que oír que son unos cabrones por no frenar los desahucios o no acabar con la alta delincuencia de este país. Son unos cobardes, y se escudan detrás de los de azul, que tienen más jeta y menos escrúpulos para esto de joder a la gente y enriquecerse a su costa. ¡Cobardes! Ya les digo ahora que pueden despedirse de mi voto de por vida. Votarles, como votar al PP, es votar a las desigualdades sociales, civiles y económicas. Con la abstención demuestran que ustedes no quieren que las cosas cambien y no quieren dejar que Podemos las cambie, aunque tienen que ponerse las pilas estos de morado porque, y en esto le doy la razón, la clase media de este país no va a permitir que con el sudor de su frente se mantengan a perroflautas quemacontainers, inmigrantes ilegales o parados vagos que para lo único que se levantan del sofá es para cobrar los 400 euros. La clase media está hasta los cojones de mantener a chorizos y vagos de ambos bandos.

sábado, 8 de octubre de 2016

Mi generación

Ayer me preguntaba mi preciosa mujer por qué estamos rodeados de genta tan… tan… mala. No supe qué contestar, me limité a darle la razón. Pero sí es cierto que a pesar de tener todo el conocimiento humano a nuestro alcance, algunos seres humanos se han idiotizado hasta tal extremo que desearía a veces vivir en otro planeta. Hace algún tiempo yo mismo halagaba a mi generación frente a la generación anterior, padres y madres que sobrepasan ahora los cincuenta años. Mi generación no ha crecido con las marcas deportivas por bandera; hacíamos deporte para pasarlo bien, no para ganarnos la vida; nos tuvimos que ganar los besos de nuestras adolescentes amigas; aprendimos sin Internet, sólo con interés; fuimos conscientes del daño que hacían las drogas en la generación anterior; y fuimos los primeros en rechazar el racismo y la homofobia. Realmente pensaba que mi generación sería la causante ideológica de un antes y un después. Crecimos en libertad, ni con la represión anterior ni en el libertinaje actual, y supimos siempre dónde estaba el límite que no podíamos cruzar. Nuestra educación fue buena, nuestros profesores eran vocacionales porque había trabajo y supieron transmitirnos unos valores que deberíamos seguir, enseñándolos a nuestros hijos. Yo aposté por mi generación y he perdido. ¿Qué nos ha pasado? ¿Por qué hemos perdido esos honrados valores y nos hemos dejado llevar por el egoísmo y la soberbia? Y no, la culpa no es de los políticos, somos nosotros quienes los escogemos. Esa es otra, siempre echando la culpa a los demás sin querer asumir responsabilidades. No fue así como nos criaron. No pasa nada si reconocemos nuestros errores siempre y cuando no los volvamos a repetir. Y ahora, ahora nos insultamos los unos a los otros como si no hubiese un mañana. Ahora me avergüenzo de pertenecer a una generación que podría haber cambiado el mundo, que podría haber sido comprensiva con los errores que cometieron sus padres, perdonarlos, entenderlos y aprovechar esa experiencia para mirar hacia el futuro esperando a que nuestros hijos continuasen nuestra labor. Por contra criticamos de otros lo que nosotros mismos hemos hecho alguna que otra vez. Nos pasamos por el forro las leyes que de pequeños cumplíamos a rajatabla. Tiramos la piedra sin estar ni mucho menos libres de culpa. Insultamos al débil y nos inclinamos sobre el más fuerte aún sin que éste lleve razón. Apuñalamos siempre por la espalda, nunca vamos de frente, nos solidarizamos con el ladrón siempre y cuando no nos robe a nosotros. Nos hemos vuelto unos cobardes de mierda, y no hay nada peor para una sociedad que la cobardía disfrazada con el brazo alzado e insultos mudos. No predicamos con el ejemplo. Llenamos la red con fotos de universitarios franceses luchando por lo que creen justo y en lo único que los imitamos es en la violencia callejera de unos pocos desgraciados que se creen que la lucha es la única manera de cambiar las cosas. No es cierto. La violencia genera violencia, ser irrespetuoso te convierte en un ser al que no van a respetar ni tus hijos. Nuestra única arma es la cultura, la educación, y de eso tuvo mi generación a raudales. Escribimos con pocas faltas de ortografía, leemos, entendemos lo que leemos, pero no actuamos y si actuamos es siempre violentamente. Una palabra, un voto, hace más daño que un insulto, porque recuerda que el burro que le llama burro a otro burro no le ofende, solo le dice lo que ya sabe. No ofende quién quiere, sino quién puede, y los de mi generación podemos ofender muy poco. Criticamos a los que votan a los ladrones del PP pero votamos a Griñán, a Mas, y a muchos otros ladrones como ellos con la frase “es distinto” por bandera. Un ladrón es un ladrón, sea del bando que sea, un maleducado es un maleducado, sea nuestro amigo o no, el violento es violento aunque juegue en nuestro propio equipo. No hay matices, ni diferencias, un hijo de puta es un hijo de puta sea rubio, moreno, blanco, negro, musulmán, cristiano, judío, comunista, neoliberal, nuestro padre o nuestro enemigo. Un hijo de puta es un hijo de puta siempre, sea quien sea. Y eso debemos aprender a reconocerlo o estaremos perdidos colectiva e individualmente. Si no respetamos a los demás no nos respetaremos nunca a nosotros mismos. Cuando humillamos al inculto demostrando nuestra “sabiduría” damos pie al más inteligente que nosotros para que nos haga lo mismo. Siempre habrá alguien más listo que nosotros, más fuerte, más valiente y más humano que nosotros. Como hombres cultos y educados que somos, nuestra misión es enseñar al que no sabe, no alardear de nuestro conocimiento, porque eso nos hace ser peor que ellos. Yo jamás he visto a un premio Nobel alardeando ante otros de su premio, en cambio sí he visto aspirantes a premio Nobel alardeando de sus aspiraciones ante otros. Hablando ayer mismo con un amigo me dijo algo que le tuve que dar la razón: nuestra inteligencia no es una causa de nuestro conocimiento, sino de nuestra humanidad. Respondan sinceramente a esta pregunta: ¿qué personaje histórico preferirían ser, Corleone o Ghandi? ¿Prefiere el poder o la felicidad? ¿Prefiere comprarse un Ferrari o construir VPO? ¿Prefiere acostarse con much@s mujeres/hombres al día o con un/a hombre/mujer todos los días? Hubo una vez que creí que mi generación era la de las segundas opciones, hoy sé que es de la de las primeras. Escojan ustedes la primera opción si quieren, pero no hagan creer al inocente que esa es la opción correcta. Engáñense a ustedes mismos si así duermen mejor, pero no mientan a sus hijos, ellos no tienen por qué sufrir las consecuencias de que la nuestra se haya pasado al lado oscuro. Buenas tardes. 

sábado, 24 de septiembre de 2016

Cómo entendernos con nuestros semejantes

En "Carta a Meneceo", el tristemente olvidado filósofo griego, Epicuro, busca enseñar qué es la felicidad y cómo conseguirla. Para ello utiliza la filosofía, que como dice: "nadie es demasiado joven o demasiado viejo para cuidar su alma". Epicuro basa la felicidad en la pérdida a cuatro miedos diferentes (lo que él llama tetrafármaco), que expone en el siguiente orden: miedo a los dioses, miedo a la muerte, miedo a la ausencia de bienes materiales y miedo a no ser feliz, o lo que es lo mismo, miedo a ser inculto o no ser sabio. En dicho libro, que recomiendo fervorosamente, Epicuro nos muestra el camino que recorre el sabio, el cual lleva una vida placentera por ser justo, honesto y juicioso.
He querido comenzar recordando a tan gran filósofo porque mi escrito trata sobre esto precisamente, la incomprensión, la injusticia del ser humano, la falta de honestidad y la nulidad de juicio en el hombre impidiéndose a sí mismo ser feliz. Tengo que reconocer que había pensado en escribir un resumen de los libros pedagógicos que me he leído para dar algunas claves sobre cómo comunicarnos satisfactoriamente con aquellos a los que amamos, principalmente con nuestros hijos, pero nuestros hijos son también personas individuales que tienen sus propios sentimientos y por eso este escrito va dirigido a la manera de comunicarse con el resto del mundo. Así pues, cuando lean este escrito pueden sustituir "el otro" por "su marido", "su hijo", "su padre", "su amigo/a" o "su jefe/compañero de trabajo". Ustedes deciden.
Lo primero que hay que reconocer es que cada uno es diferente al otro y que para tener una buena comunicación debemos utilizar la empatía de forma extraordinaria. Sí, yo no soy el más indicado para escribir sobre cómo llevarse bien con el resto del personal, pero eso no evita que lo intente y les haga llegar a ustedes lo aprendido en dichos libros.
Lo primero que debemos entender para entablar una fructífera conversación con nuestro "rival" es su situación personal, qué le puede estar pasando para que actúe de esa manera que a nosotros tanto nos molesta (refunfuñando, callando, llorando o pataleando, por ejemplo). Puede que un niño desee cariño o juguetes, un joven necesite comprensión y consejos o un adulto quiera simplemente oír lo que quiere escuchar para aumentar su autoestima. Si sabemos ver el estado anímico del otro tendremos mucho ganado. Y si no lo vemos podemos preguntar qué le pasa y esperar a que la respuesta sea sincera. Si esto es así debemos dejar que se exprese libremente, sin interrupciones, coacciones o reproches. A veces un "te entiendo" es más efectivo que un "no lo deberías haberlo hecho así". Como buenos interlocutores que intentamos ser, hay que aceptar los sentimientos del otro y no decirles cómo se sienten, ya que nosotros no somos ellos, y no darles consejos que posiblemente ni nosotros mismos seguiríamos en su situación. Si mis hijos se estuviesen muriendo de hambre y yo no tuviese otra opción que robar comida, desearía que mi mujer me preguntase si me puede ayudar a que me recuerde que puedo ir a la cárcel, algo que yo ya sé y que recordármelo me hace sintir un idiota. Lo que nos gusta escuchar en un momento de aflicción no es una palabra de acuerdo o de desacuerdo sino que reconozcan por lo que estamos pasando. Tampoco nos gustan los sermones, nos basta con una simple palabra de apoyo. Adele Faber, en su libro "Cómo hablar para que los niños escuchen y cómo escuchar para que los niños hablen", nos recuerda en cinco pasos cómo entablar una conversación que sea productiva para ambas partes.
-Paso 1. Hable de los sentimientos y necesidades del niño (o de nuestro interlocutor).
-Paso 2. Hable de sus propios sentimientos y necesidades.
-Paso 3. Busquen juntos alguna idea genial para encontrar una solución que les convenga a ambos.
-Paso 4. Anote todas las ideas, sin hacer ninguna evaluación.
-Paso 5. Decida cuáles sugerencias le agradan, cuáles no le agradan y cuáles piensa poner en práctica.
Es decir, para que se abran a nosotros también nosotros tenemos que abrirnos a ellos. Tampoco debemos abusar de nuestra autoridad o nuestro conocimiento. Pensemos que si dejamos a nuestro interlocutor como un tonto, éste pronto se desanimará y dejará de hablarnos. Debemos respetar el esfuerzo del otro en hablarnos y en buscar soluciones para sus problemas, aunque para nosotros esas soluciones no sean las más adecuadas. No debemos construir frases negativas (por ejemplo "no lo puedes hacer") y debemos sustituirlas por frases positivas ("puedes intentarlo pidiendo ayuda"). La gente que Stamateas apoda "tóxica" nos arrastra con sus penas al infierno. La negatividad también es un escollo a la hora de hablar con alguien. Si nuestro interlocutor no nos anima a hacer las cosas que tenemos pensado hacer, tarde o temprano buscaremos a alguien que sí nos anime a actuar como deseamos. Tampoco debemos restarle importancia a los actos de los demás. Posiblemente para nosotros sumar uno y uno sea fácil, pero para el otro no lo sea. Decirle que algo que va a hacer es fácil es restarle importancia si lo consigue hacer, y si no lo hace lo estamos dejando como un inútil. Hay que recalcarle a la otra persona sus características buenas y no recordarles las malas a cada momento, a nadie le gusta que le recuerden una y otra vez sus defectos y no den importancia a sus virtudes. Debemos respetar los logros de nuestros hijos, de nuestros amigos o de nuestros compañeros de trabajo, no debemos humillarlos, ni tampoco amenazarlos. Debemos animar siempre a conseguir sus metas y a perseverar si no las consiguen a la primera. Debemos ser optimistas, darles un voto de confianza y darles tiempo para reflexionar y pensar así la mejor manera de conseguir sus fines.
Debemos darles ejemplo con nuestros actos, debemos responsabilizarnos de nuestras acciones y enseñar al otro a responsabilizarse de las suyas. No debemos dar a cambio de nada, ya que estaremos acostumbrando a nuestro interlocutor a exigir. Debemos dar libertad sin caer en el libertinaje y hay que dejarle claro siempre lo que se espera de ellos tanto personal como profesionalmente. Un "no" debe ser "no" siempre, no puede significar un "no ahora pero si me insistes hasta hartarme será un sí". Debemos ser firmes en nuestras respuestas, razonables y coherentes. Tenemos que reconocer que nosotros también nos equivocamos, pero también hay que demostrarle al otro que lo sabemos y que intentamos subsanar nuestras equivocaciones de la mejor manera posible. Esto también implica no subsanar los errores del otro, ayudar a subsanarlos sí, o dejar que los subsanen por sí mismos mejor. Quien no arregla no aprende. Actuar es adquirir experiencia, y no olvidemos que un ser humano ocupado causa menos problemas que un ser humano aburrido. Y si el otro reconoce su error, no debemos insistir más en ello, no debemos hurgar en la herida. Debemos informar de las posibles causas de sus actos cuando no sean acertados pero no negarles la experiencia de equivocarse. Si les informamos de que la embriaguez, por ejemplo, afecta a la visión, a los reflejos y al sistema locomotor estarán mejor preparados cuando se emborrachen que si les prohibimos que se emborrachen sin más explicación.
También a la gente que nos importa le agrada que le reconozcamos su buen comportamiento con un gesto cariñoso. A veces un buen premio es la mejor motivación. Soy capaz de limpiar el piso entero con un cepillo de dientes si mi mujer me promete ponerse un conjunto de lencería sexy, ¿ustedes no? Nuestro papel como perfectos interlocutores es "estar ahí", escuchar, reflejar sus sentimientos, ayudar, interesarse y demostrar su preocupación mientras el otro aprende a responsabilizarse de sus propias vidas. Debemos ser dignos de su confianza pero nuestra confianza tiene un precio y ese precio es cumpliendo las normas sociales y civiles. Vuelvo a recordar que dichas normas también debemos cumplirlas nosotros, somos para todo el que nos rodea un ejemplo a seguir. ¿En qué posición quedamos si aplicamos aquello de "haz lo que yo diga pero no lo que haga"? Ya se lo digo yo, perdemos el respeto del otro. Que se lo pregunten al hada Colau.
Como decía Epicuro, ser sabio es ser feliz. Las funciones esenciales de la inteligencia según Jean Piaget consisten en comprender e inventar. El ser humano se hace inteligente cuando actúa y la libre manipulación desarrolla las funciones sensomotoras. Debemos impulsar la autocorrección en nosotros y en los otros, priorizar a la reflexión y al razonamiento para actuar de forma correcta y coherente, y no obligar, sino informar y dejar que el otro actúe libremente, corrigiendo sus errores. Hay que recordar que prohibiendo lo único que hacemos es alentar a la desobediencia. Si alguien quiere traicionarnos lo hará, se lo prohibamos nosotros o no. Únicamente podemos advertirle de las consecuencias que esa traición traerá y esperar a que la otra persona reflexione y tome el buen camino.
Creo sinceramente que lo más difícil que hay en este mundo son las relaciones personales, sean del tipo que sean. Pero si no nos dejamos llevar por la desidia o el enfado, las relaciones entre iguales pueden ser muy satisfactorias para ambos actores. Todo puede solucionarse hablando y comprendiendo los sentimientos de nuestro interlocutor, aceptándolos y ayudándole a actuar de manera lógica, justa, honrosa y juiciosa. En nuestras manos está ser el mejor esposo/a, amigo/a o padre/madre. Empecemos por dar ejemplo y animemos a nuestros seres queridos a imitarnos. Si son sabios, nos escucharán y nos seguirán para encontrar esa felicidad que nos hace tan especiales.

Haz todo bien y con rectitud, no importa que el mundo se desmorone. GEORGE HERBERT. Poeta inglés (1593-1633).

miércoles, 7 de septiembre de 2016

España, ¿europea o africana?

Ayer, viendo en televisión un programa dedicado al robo de aceitunas en los campos andaluces, se me planteó una cuestión: ¿España es europea o africana? El libro de Daron Acemoglu y James Robinson titulado "Por qué fracasan los países" me dio la respuesta. Mucho deben cambiar las cosas para que no nos convirtamos en un país del norte de África. Les explicaré por qué.
Tomemos como ejemplo Zimbabue. Zimbabue es un país del sudeste africano que cuenta con trece millones de habitantes y una renta per cápita de unos 400 euros al año aproximadamente. Está gobernada por un exmilitar heroico llamado Robert Mugabe, un dictador a lo Franco. Su patrimonio se estima en 10 millones de dólares y a base de purgas étnicas, asesinatos de opositores y elecciones amañadas lleva en el poder treinta años. Su historia, y la historia de su país nos es tristemente familiar, por lo vivido con Franco y más actualmente con sus discípulos políticos del PP.
Zimbabue era colonia británica cuando militares patriotas, hartos de sufrir las vejaciones inglesas (altos impuestos, esclavitud, etc.) decidieron tomar las armas e independizarse de Inglaterra en 1965. Los ingleses, diezmados militarmente por la II Guerra Mundial, dieron la independencia a Zimbabue con la condición de que se celebrasen elecciones cada cuatro años. A pesar de ser pocos (un 1% de la población), los blancos ingleses eran los dueños del 70% de las tierras cultivables del país y de la mayoría de sus minas y por tanto dueños del país. En 1980 Mugabe ganó las elecciones escudándose en la represión de los blancos ricos a los pobres negros, prometiéndoles tierras y prosperidad económica. Su primer decreto fue expropiar las tierras de los blancos para dárselas a trabajar a los negros. El caso fue que las tierras cambiaron de dueño pero nada más. Mugabe siguió con la misma política laboral que sus antecesores y si te quejabas ibas al paredón, ya fueses agricultor o político. Muchas obligaciones pero ningún derecho. Pero ese no fue el mayor de los problemas. El problema de Zimbabue, como el de muchos otros países pobres, es que el presidente Mugabe no invirtió en tecnología ni infraestructuras para que ningún empresario pudiese hacerle sombra. Mugabe no hizo carreteras ni vías de tren para no favorecer el desplazamiento y concentración de opositores armados. No hay prensa libre, ni máquinas para extraer minerales, ni exportaciones. El poder es corrupto y avaricioso. Todo el dinero va a Mugabe y su séquito para enriquecerse y el pueblo se cansó de trabajar para ellos.  Mugabe hizo lo mismo que aquellos a los que criticaba, enriquecerse a costa de los demás. Los agricultores dejaron de trabajar sus campos por miedo a la expropiación de sus tierras y a los inexistentes salarios. Los habitantes de Zimbabue tienen tierras que labrar, minerales que extraer, mucho tabaco que cultivar, pero no lo hacen porque a nadie le gusta ir al trabajo "pa ná".
Este ejemplo de un país como Zimbabue podemos trasladarlo a España, verán cómo.
En Andalucía los agricultores de aceitunas son víctimas de robos diariamente. Ciudadanos rumanos se dedican a robar impunemente aceitunas para venderlas en el mercado negro. El castigo es una multa no superior a mil euros y su sueldo es de seis mil euros al mes. Aquí en Europa, en España, la falta de leyes duras contra hurtos, venta ilegal, inmigración desleal, vagos, vividores, extorsionistas, avariciosos, ladrones con traje y corbata, etc., está provocando que nos volvamos zimbabuenses y pensemos eso de "ir pa ná es tontería". El agricultor dejará de trabajar sus tierras, el policía dejará de patrullar las calles, los jueces se jubilarán a los cuarenta para dedicarse a dar clases en Massachusets. No habrá comida, ni policía ni ley que cumplir, únicamente supervivencia pura y dura. Eso sí Rajoy-Mugabe y su séquito volarán en avión privado, veranearán en las Seychelles y comerán caviar iraní a nuestra costa. Hace tiempo que dejamos de ser suecos, alemanes, franceses, ingleses...., europeos en general. Hace tiempo que dejamos de acatar las leyes, de invertir en infraestructuras, de pagar bien a buenos científicos, de cobrar un buen salario y, sobretodo, a recibir una buena educación. Bienvenidos al Tercer Mundo.

miércoles, 17 de agosto de 2016

La silkepil

Como hombre moderno, metrosexual y pobre que soy, a falta de no poder pagar una depilación láser definitiva y cansado de pasarme la cuchilla de afeitar por todo el cuerpo tardando varios días y descubriendo siempre que algún trozo me he dejado por la pantorrilla, me he decidido por pedirle a mi mujer la silkepil convencido de que me quedaría la piel como el culito de un bebé y tardaría lo menos un mes en volverme a depilar. ¡Me cago en mi puta madre! ¡Quién me mandaría a mí probar semejante artilugio! ¿Que las armas las carga el diablo? ¡Y una mierda! ¡Las cargaba hasta que se inventó la silkepil! ¿Pero qué demonios le pasaba por la cabeza al tío que inventó la depiladora arranca pelos de cuajo? Algo muy gordo le tuvo que hacer su mujer para inventar tan macabro aparato de tortura. Pero muy gordo, ¡gordísimo! ¡Cuánto odio tenía ese hombre ahí acumulado! Está machista, misogino y por encima de ellos Remington, que inventó la depiladora eléctrica en 1940. Algo que mi macabro cerebro no puede ni siquiera imaginar. Es para morirse. ¿Saben el dolor extremo que causa tan pequeño aparato? Al tercer pelo que me ha arrancado me he puesto una toalla enrollada entre los dientes y me he dicho: ¡venga chavalote, con un par! Joder, lo hacen las mujeres no lo vamos a hacer nosotros, que nos sacamos balas del cuerpo sin anestesia ni ná, que domamos leones, que soportamos fuerzas de mil ges... Pues no, no he podido. Al sexto pelo arrancado estaba sudando como un pollo y cagándome en la puta que parió al vello y al desgraciado/a que dijo que un hombre depiladito era más atractivo que uno peludo. ¡Su madre! Sólo he podido pasarme la silkepil por la espinilla izquierda y he acabado llorando, pataleando, con la pierna hinchada, como si tuviese lepra o algo así y caminando escarranchado. Me río yo de esos que levantan doscientos kilos en pres banca. Ja, ja. Depílate con silkepil, machote, a ver si tienes huevos, campeón. A mí con esas minucias. ¡Qué dolor! No me imagino a Torquemada con una silkepil en la mano preguntando al desgraciado de turno si creía en Dios y acercándole el aparato a los huevos. Sólo pensarlo me muero de dolor. ¿Que si creo en Dios? Le recito la Biblia de corrillo. Con una silkepil acercándose a mis queridísimos testículos yo creo en Dios, en  la Virgen, en San Pedro y le invito a chupitos al Espíritu Santo hasta que pille la gran cogorza. Madre mía la de infieles que hubiesen abrazado el catolicismo si la Santa Inquisición hubiese tenido en sus manos esta arma de destrucción masiva. Ya me los imagino yo ahí, atados al potro, suplicando por su vida: ¡métanme la pera vaginal por el culo y ábranla hasta que me reviente las tripas pero la silkepil no, por favor!
Su puta madre, ¡el daño que hace eso! Además, no es un tirón y ya está, como la cera depilatoria, no. La silkepil es un dolor continuo, incesable, que no te deja ni un segundo de respiro. Es que te la pasas por la pierna derecha y te duele todo el cuerpo, imaginándose lo que le espera. Diez minutos y he acabado más hecho polvo que Jesulín con seis toros para él sólo. Eso sí que es no sentirse las piernas, no las veinte flechas clavadas que sufrió Rambo. Lo mejor de todo es que oyendo mis improperios, mi mujer se ha acercado a mí y me ha dicho como quien no quiere la cosa: cariño, la segunda vez que te la pasas ya no duele. ¡Nos ha jodido! ¡Es que la segunda vez te la pasas ya sobre hueso! Porque la quiero que si no, si no..., no sé no me llega la sangre al cerebro. Señor silkepil, ¿no ha pensado en regalar un pote de dos litros de benzodiacepina con cada aparato? Estoy por venderle burundanga a cada mujer que salga del supermercado con una depilady. ¿Por qué creen que Hulk tiene esa cara de mala ostia? ¡No va estreñido no, se depila con la silkepil! Es nombrarla y ponerse verde como un pimiento y empezar a derribar edificios a puñetazos. Si es que ese aparato cabrea al más pintado. Bueno sólo decir que si quieres ser un hombre como pocos, un superhéroe, un dios viviente, debes depilarte con silkepil. Serás el hombre más respetado y más delgado del mundo. Y ni así llegarás a la altura de los tobillos a una mujer que lleva toda su vida depilándose con la maldita silkepil. Buenas tardes.

viernes, 22 de julio de 2016

¿El placer da la felicidad?

Si tomamos la felicidad como un sentimiento absoluto y de duración indeterminada y el placer como un sentimiento de duración determinada, se puede considerar que sí es posible identificar el placer con la felicidad pero no la felicidad con el placer.
En mi opinión, la felicidad no deriva de un momento o situación concretos sino que es un sentimiento duradero. Un sentimiento provocado por un estado emocional más bien psíquico que físico (como puede ser por ejemplo el amor hacia algo o alguien). En cambio el placer viene dado por un goce físico no duradero en el tiempo, limitado a una acción (por ejemplo el orgasmo sexual). Dada la durabilidad del sentimiento, la felicidad sí puede ser partícipe del placer, pero el placer no puede ser partícipe de la felicidad. Es decir, en el momento de gozar de un manjar, de un acto sexual o de cualquier otra experiencia que nos provoque un placer determinado y concreto, sí puede ser en ese momento uno feliz psíquicamente, olvidarse de las preocupaciones diarias y saborear el acto con una sonrisa en la cara y paz interna. Diremos que en ese instante uno es feliz, pero en mi opinión esa felicidad fugaz (placer en mi opinión) se confunde con la verdadera felicidad. ¿Podemos ser felices durante un segundo para que inmediatamente después volver a ser infelices, si se da el caso? El placer eterno no existe, en cambio la felicidad eterna sí es posible. Puede llegar a ser utópica esta afirmación, pero puede darse el caso. Un hombre puede tenerlo todo en la vida (entendiendo "todo" como sus aspiraciones personales) y por lo tanto ser feliz. Una buena esposa, un buen hijo, un trabajo que le guste y que le aporte una solvencia económica con la que poder disfrutar en su tiempo de ocio, etc... Todo ello puede dar la felicidad, y todo ello perdura en el tiempo. Cierto es que la felicidad también se puede acabar (divorcio, muerte del hijo, pérdida del trabajo...) pero no dura segundos, minutos a lo mucho. La felicidad dura años, décadas, o con mucha suerte toda la vida. El placer en cambio es momentáneo. Un orgasmo, el sabor de un buen vino, consecución de una meta personal... Todo ello es efímero. Una vez conseguido, saboreado o experimentado, ese placer se difumina en cuestión de tiempo. Pero esos minutos, segundos de placer físico pueden provocar en nosotros una felicidad pasajera, asociada al placer sentido. Una vez acaba dicho placer, cesa también la felicidad sentida. En cambio no podemos sentir placer eternamente, no se puede asociar un placer con una felicidad durable porque el placer es físico y no puede durar toda la vida.
Como conclusión, es mi parecer que la felicidad va asociada a un estado emocional psíquico, y como tal puede ser poseído el tiempo que el sujeto cumpla con sus expectativas de felicidad. Por contra, el placer es en mi opinión algo físico, un sentimiento que no depende tanto de nuestras expectativas como del disfrute corporal, básicamente asociado a nuestros cinco sentidos. Un segundo de placer puede darnos un segundo de felicidad, cincuenta años de felicidad no nos dará nunca cincuenta años de placer.

domingo, 17 de julio de 2016

Anunnaki: leyenda vs historia

Dijo Dios: «Hagamos al hombre a nuestra imagen y semejanza; que domine los peces del mar, las aves del cielo, los ganados y los reptiles de la tierra». Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó, varón y mujer los creó. Génesis 1-26.

Charles Darwin demostró que el hombre evolucionó del mono, pero, ¿y si Darwin se equivocó y La Biblia dice la verdad? No, no me he vuelto loco, ni creyente, simplemente curioso. Les explicaré un cuento y ustedes decidirán si este relato podría ser verosímil o no. Empecemos.

Desde que el hombre pisó la luna ha soñado con colonizar un planeta. A la falta de conocimientos tecnológicos que nos puedan hacer llegar a galaxias lejanas con infinidades de planetas orbitando alrededor de su Sol, el hombre se ha propuesto colonizar Marte. Para hacer más realista esta historia yo utilizaré el planeta rojo pero si ustedes lo desean pueden ahorrarse millones de años de viaje y evolución imaginándose un planeta cercano de las mismas características que el nuestro. No seré yo quien se lo impida.
Imaginemos pues que la NASA descubre que por el interior de Marte discurren ríos subterráneos de agua potable y deciden enviar una excavadora que haga fluir ese agua hacia el exterior para que pueda crearse una atmósfera idónea para albergar vida. Con la tuneladora envían también semillas, polen y microorganismos para sembrar el milagro de la vida en la futura colonia. Mientras Marte evoluciona y se vuelve un planeta verde, los terrícolas nos cargamos el nuestro deliberadamente. El aire empieza a ser irrespirable, cada día surge una nueva catástrofe natural en alguna parte del mundo, los alimentos escasean, las enfermedades abundan y la vegetación y los minerales desaparecen. Pasados unos años (obviemos la cantidad por ser prescindible para narrar esta historia), la NASA decide que ha llegado el momento de enviar al ser humano al planeta para que nuestra especie no desaparezca. Se envía un equipo de científicos con la tecnología más avanzada disponible para que puedan sobrevivir durante muchos años, antes de que se puedan enviar refuerzos. Escogen un lugar llano donde la nave pueda aterrizar sin inconvenientes, con agua y mucha vegetación, imprescindible para la supervivencia de los afortunados astronautas, y los lanzan al espacio. El equipo científico aterriza en Marte sin dificultad alguna y empiezan a trabajar en la creación de su nuevo hogar. A este primer equipo les llamaremos "los dioses de Marte". El dios arquitecto empieza a trabajar en la construcción de casas y laboratorios para sus colegas y sus instrumentos. El dios biólogo investiga la flora y la fauna, el dios químico busca minerales, el dios físico estudia el entorno, etc. Al cabo de un tiempo descubren que la atmósfera marciana es calcada a la de la tierra e informan a Houston de que ya les pueden enviar su particular Arca de Noé y refuerzos humanos para seguir con la colonización. Mientras llegan los animales, las semillas y los trabajadores ellos se echan una siesta criogenizada para mantenerse jóvenes y saludables.
El Arca de Noé llega y los dioses despiertan para seguir con su trabajo. Crean granjas, cavan minas, construyen barcos, etc. Pero hay un problema, hay mucho trabajo que hacer para tan poco trabajador. Los recién llegados les dicen que en La Tierra la cosa está muy mal, que la mano de obra barata y el combustible escasea y que ven difícil que Houston les envíe más material. Entonces, al dios político-militar, el jefe de los dioses, se le ocurre una idea: clonarse. Con clones humanos pueden satisfacer la demanda y convertir a esos clones humanos en esclavos, sólo hay que mantenerlos en la inopia para que no se rebelen y hagan siempre lo que se les diga. El resto de dioses está de acuerdo, salvo el dios filósofo, pero visto lo visto no queda otra opción. Pero surge un nuevo problema, hay pocas diosas entre las divinidades y son demasiado valiosas para arriesgarse a que mueran en los múltiples partos. Necesitan un vientre de alquiler. El dios biólogo informa entonces que mientras dormían, en el planeta ha surgido una especie animal parecida al ser humano pero más fea y con más pelo, los llama los monos marcianos. Explica el biólogo que su gestación es casi idéntica a la del ser humano y que puede ser factible que den a luz a los clones humanos. Se llega al consenso. Se insemina un óvulo de la diosa madre, la mujer del dios jefe, con el semen de su marido y lo introducen en el útero de la mona marciana (según Jeremy Rifkin, profesor de la Escuela Wharton de Finanzas y Comercio, y presidente de la Foundation on Economic Trends, algunos científicos se han propuesto crear un “humanzee” (del inglés human y chimpanzee) que sería el cobaya ideal para los laboratorios de investigación). A los nueve meses nace un niño al que llaman Adán, por aquello de ser el primer hombre creado en La Tierra. El experimento funciona y en menos de veinte años los dioses tienen un ejército de esclavos incultos para que hagan las faenas pesadas. La población aumenta y se construyen nuevas ciudades que alberguen a los esclavos. A cada dios se le da una ciudad que gobernar cerca de lugares donde puedan investigar de lo suyo (por ejemplo el dios químico gobierna la ciudad que está cerca de las minas, etc.) y apartada de las demás ciudades para evitar aglomeraciones y rebeliones de masas.
Pero en la ciudad del dios filósofo los clones marcianos, además de trabajar, aprenden a leer, a escribir, a sumar y además de obligaciones también tienen derechos. Sólo en la ciudad del dios filósofo los clones conocen el sexo y los misterios de la procreación y empiezan a fornicar entre ellos como monos y a multiplicarse sin orden alguno. Los rumores de que en Filosofía City los clones viven muy bien y sólo trabajan cuarenta horas semanales se extienden por el planeta y los clones de las otras ciudades empiezan a exigir a sus respectivos dioses ser tratados como sus homólogos filosóficos. El dios político-militar se enfada con el dios filósofo por dar cultura a los incultos y decide acabar con los clones insurrectos y volver a empezar de cero. Fabrica una bomba atómica y un búnker grandioso donde almacenar comida y resguardarse los dioses durante el tiempo que dure la radiación. El dios filósofo se opone a tal idea pero su jefe no le da opción: o estás con nosotros o contra nosotros. Acepta a regañadientes la barbarie pero rebela el secreto a su clon marciano favorito para que construya un búnker él también donde almacene animales, trigo, frutas, etc., y pueda vivir su familia y amigos el tiempo suficiente para volver de nuevo a la superficie. El dios jefe cumple su palabra y tira la bomba atómica. La fauna del planeta desaparece por completo y la flora ya no da frutos. Unos años después los dioses despiertan y se dan cuenta de su error cuando ven que no hay alimentos que llevarse a la boca. El dios filósofo les saca de su desesperación admitiendo que él dijo a su clon favorito que hiciese otro búnquer para mantener la vida futura del planeta a salvo. El dios jefe se enfada con él pero su esposa le hace ver que su desobediencia les ha salvado la vida. Aún y así, el dios jefe decide dictar normas como el matrimonio y el pecado de la copulación viciosa y las escuelas gubernamentales para que los clones no se multipliquen a lo loco y conozcan lo justo para no sentirse marginados y se vuelvan a rebelar. Y colorín colorado este cuento se ha acabado.
¿Les ha gustado? ¿Les ha parecido una historia creíble? ¿No? Es lógico, ¿quién va a creer a un pobre inculto que su mayor titulación es una FP de segundo grado? ¿Y si les dijese que esta es la historia de la humanidad, nuestra historia, muy resumida, avalada por numerosos científicos a los que se les ha tachado de locos? ¿Y si les dijese que estos científicos han demostrado que La Tierra carecía de vida hasta que otro planeta chocó contra ella y le "transmitió" el agua y los microorganismos que dieron origen a la vida del planeta hace millones de años? ¿No? ¿Y si les dijesen esos mismos científicos que ese choque se llevó una parte de tierra y que por eso el Océano Pacífico abarca medio globo? ¿Y qué explicación le dan a las tablillas sumerias datadas en el año 4.000 a. C. donde se ven dibujados cohetes con llamas en la cola? ¿Y si los teólogos les dijesen que La Biblia narra la historia de la humanidad y que es una copia casi exacta de la historia de la humanidad que narran los sumerios, el primer pueblo civilizado? ¿Y si los científicos les dijesen que todavía, a estas alturas tecnológicas, no tienen explicación para el salto evolutivo y tecnológico entre Atapuerca y las pirámides con sólo 40.000 años de diferencia cuando al homo erectus le costó un millón de años crear el fuego? Ustedes pueden pensar que hubo un Einstein cavernícola que dijese a sus colegas: "pero tío, ¿no ves que si calentamos mucho esa roca gris podemos moldearla y fabricar clavos para hacer barcos y navegar por el mar? ". Yo lo dudo. Al mono le llevó millones de años erguirse y vestirse. No digamos ya domesticar animales, usar transporte, hacer ladrillos, fabricar casas.... Si algo inexplicable no hubiera sucedido y hubiésemos seguido la evolución natural del homo erectus los científicos creen que aún iríamos en taparrabos y pescaríamos a bastonazos. ¿Y si realmente seres más avanzados que nosotros nos crearon a su imagen y semejanza, nos enseñaron la agricultura, la ramadería, la pesca, la arquitectura, a escribir, a sumar, a viajar, a fabricar objetos con oro, plata, cobre o hierro y nos adoptaron como a sus hijos? ¿Y si ese dios misericordioso del que tanto nos hablan las distintas religiones nos hubiese tratado como a animales mientras que el dios malo, Satanás, nos enseñaba a querernos a nosotros mismos, a rebelarnos contra el opresor, a culturizarnos y procrear? Ahora que lo pienso, para algunos, para los de arriba, sí que era un dios cabrón, sí. ¿Y si al rebelarnos contra ese dios todopoderoso, éste crease un desastre como un diluvio y Satanás nos hubiera salvado diciendo a Noé cómo fabricar un barco indestructible en el que navegarían la mayoría de especies y algunos humanos escogidos? ¿Qué explicación tiene que un ser primitivo escribiese que los dioses usaban "barcos celestes" y "vestimenta del cielo"? ¿Y si siguen entre nosotros estos dioses? ¿Cómo podemos distinguirlos si son iguales que nosotros? ¿Sigue el dios" bueno" intentando esclavizarnos y controlando la natalidad con virus raros mientras el dios "malo" lucha por salvarnos aportándonos sabiduría y vacunas? Si esto fuese así explicaría muchas cosas que hoy día no tienen explicación. ¿Por qué sigue el cáncer sin cura? Todos sospechamos la respuesta: porque a alguien le interesa que sea así. ¿Por qué nos ocultan información? Hay algo más. Cuenta la leyenda que Noé fue el último extraterrestre de sangre pura, ya que el resto de anunnakis se habían mezclado con los seres humanos y su sangre era mixta. El pueblo judío dice ser descendiente de Noé, el pueblo escogido, y sólo se casan entre ellos, no se mezclan con el resto de la raza humana. Además muchos de los grandes genios de la historia eran judíos, son los que dirigen la economía mundial, los Illuminati del mundo que reclaman volver a su tierra, situada precisamente en lo que fue la primera ciudad sumeria creada por los Anunnaki. ¿Casualidad? Yo dejé de creer en las casualidades hace mucho tiempo. Retrocedamos quinientos años, cuando los españoles colonizamos América. Para los españoles los nativos eran mano de obra gratis y su piel valía menos que la de un perro. Se les dejaba morir de hambre en las minas y los recién nacidos servían de comida para perros, y no exagero. Hubo eclesiásticos como Fray Bartolomé de las Casas que intentaron ayudar a los nativos culturizándolos y protegiéndolos de los militares y políticos españoles. Los nativos utilizaron las armas de los colonos para rebelarse y expulsarlos de su país, de su tranquila vida, y lo consiguieron muchos años después. ¿Podría ser esto mismo a nivel mundial actualmente? ¿Podría ser que Enlil, el dios político-militar de Marte, desease esclavos y su hermano Enki se opusiese a él intentando exterminar a la raza pura de los opresores anunnaki-judíos? Se cuenta en las tablillas sumerias que Anu envió a sus dos hijos a La Tierra y que Enki se rebeló contra su hermano Enlil por el trato que éste daba a los clones humanos. Fue Enki el que enseñó a Eva a comer la fruta del árbol del conocimiento (supongo que esto es alegórico) y Eva a su vez enseñó a Adán y su descendencia se rebeló contra Enlil, que dejó que se exterminasen con el Diluvio Universal. ¿Seguirá la lucha entre los dos hermanos por someter o liberar a la humanidad? Si esto fuese así se explicarían las numerosas persecuciones que a lo largo de la historia ha sufrido el pueblo judío por controlar la economía y la tecnología del mundo. ¿Somos meros soldados que han escogido uno u otro bando sin saberlo? ¿Podría el ser humano ser inmortal como dicen los sumerios que eran los anunnaki por su amplio conocimiento de la medicina y la genética y en cambio morimos de enfermedades curables o de hambre? ¿Se imaginan que se probase que esta leyenda es cierta? Reinaría el caos en todo el planeta.
Jamás sabremos si esto es cierto o no pero por lo menos podemos dudar, reflexionar y repasar la historia. Por mi parte sólo digo que si los sumerios tuviesen razón, muchas cosas inexplicables quedarían explicadas. Buenas tardes.
Basado en el libro El 12o planeta de Zecharian Sitchin.

sábado, 2 de julio de 2016

Mi mundo ideal (capítulo 2): la enseñanza

En mi mundo ideal el padre educa y el maestro enseña, sobran palabras. En el momento en que un escolar necesita ser castigado en el colegio por su mala conducta debe el profesor hablar con los padres y hacerles entender que el niño debe venir educado de casa. Hasta que eso no sea así, tanto el niño como los padres serán dirigidos a un terapeuta infantil hasta que el menor sepa comportarse de manera idónea fuera de casa. En ese momento, con el visto bueno del terapeuta, el niño se reincorporará a la clase, aunque si no sigue el nivel de sus compañeros deberá repetir curso.
He querido comenzar así porque muchos padres creen que el maestro debe educar también a sus hijos y no veo justo que se añada tan inmensa responsabilidad a un colectivo que ya de por sí asumen el reto de mejorar las bases de un país diez horas al día. Y ahora empecemos por el principio.

Todos, y digo todos, los centros de enseñanza reglados serán gratuitos (incluidas las guarderías). La enseñanza debe ser pública e igualitaria. Un Comité Nacional será el encargado de decidir qué tipos de asignaturas se darán en cada curso y cuántas horas semanales corresponderán a dichas asignaturas. Y esto será aplicado en todos los colegios y universidades del país porque creo sinceramente en la igualdad de oportunidades de todos los ciudadanos, tengan el dinero que tengan. El comedor también será gratuito para todos los alumnos que deseen quedarse a comer, con una dieta equilibrada. Se dispondrá de una hora para comer y otra hora de relajación en salas acondicionadas para ello y donde el silencio deberá ser absoluto.

El profesorado también tendrá que examinarse de las materias que deseen impartir. A mayor nivel de conocimientos mayor responsabilidad y por lo tanto mayor grado en la enseñanza (es decir, el que saque mejor nota enseñará en la universidad). También deberán hacer un cursillo sobre cómo enseñar. Algunos profesores en nuestro país pueden saber mucho de lo suyo pero no saben transmitir sus conocimientos al alumnado, por eso este cursillo que hará que las clases sean amenas e interesantes. También el alumnado podrá otorgar nota al profesorado y así unos y otros se evaluarán contínuamente para ascender o descender en la enseñanza según los conocimientos dados o recibidos.
Las notas al profesorado del alumnado y al alumnado del profesorado constarán sólo de dos posibilidades: apto o no apto. De esta manera se elimina la tan negativa competencia entre iguales a la que en la actualidad estamos acostumbrados entre "listos" y "tontos". Por supuesto, aquellos profesores que vean un alumno más avanzado al resto lo pondrán en conocimiento del claustro y constará en su expediente, como también constarán las materias en las que sobresale el alumno para que le sea más fácil escoger una especialización en un futuro. No todos servimos para todo. A medida que el alumno crezca, y dependiendo de su expediente académico, se irá especializando en las materias que profesor, padres y alumnos acuerden. Así, los alumnos llegarán a la universidad bien preparados para ejercer su profesión, una profesión adhiente para ellos y que les gusta.

Hasta los doce años al escolar se le enseñará de todo, tanto ciencias como letras, evaluando así sus conocimientos para especializarse en el grado superior. A los doce años, a los cuales el alumno debe saber leer y escribir perfectamente y hablar con fluidez el inglés, su expediente debe dilucir si el niño está mejor dotado para las ciencias o para las letras y el profesor, los padres y el alumno escogerán de mutuo acuerdo una de las dos opciones. Cabe decir que esté en el curso que esté, si el alumno decide cambiar de opción tendrá que volver al primer curso de la nueva opción escogida, ya que todas las materias serán específicas para cada una de las dos ramas. A medida que se vayan pasando los cursos, la especificación será más severa y así al llegar a los dieciocho años el alumno sabrá exactamente qué carrera escoger y estará cualificado para ello. Esto elimina el examen de selectividad actual.

La universidad será la especificación por excelencia. El alumno llega a ella sobradamente preparado y de cada carrera saldrán los mejores en lo suyo. En el momento en que el profesor vea que un alumno no sigue el ritmo de clase hablará con él y le animará a repetir curso hasta que se ponga al mismo nivel que el resto de la clase.

Se elimina el examen final trimestral y anual. Actualmente el alumno se prepara únicamente para superar dicho examen. En mi enseñanza ideal se premiará el conocimiento y la comprensión de lo tratado y no la suerte o el estudio de un día. El alumno deberá hacer trabajos en los que sepa expresar lo aprendido y estos trabajos serán evaluados por el profesor y ser apto para pasar de curso. Estos trabajos los deberán exponer oralmente frente al profesor y el examinado contestará las preguntas que el profesor le haga. Esta forma de evaluación demuestra los conocimientos del alumno sobre la materia, su oratoria y expresión corporal, a la par que elimina las trampas.

El alumno deberá ser apto en todas las asignaturas para pasar al curso siguiente, ya que una buena base es primordial para afrontar con éxito los futuros cursos escolares. De esta manera se elimina también la posibilidad de ir arrastrando curso tras curso aquellas asignaturas que no sean de su agrado.

Se eliminan los deberes a los menores de doce años. Un niño necesita jugar e interactuar con sus iguales y no salir de clase para encerrarse en su habitación para seguir estudiando. El menor debe aprender en horario escolar, fuera de él es su tiempo libre y a todos nos gusta disfrutar de nuestro tiempo de ocio. De todas formas, se obligará a los padres a apuntar al menor a extraescolares tres días a la semana para ejercitar el físico u otra cualidad que no se corresponda con las impartidas en el colegio.

Repetir curso significará una penalización económica a los padres, ya que en mi mundo ideal no tienen cabida los caraduras. Por supuesto, si el alumno no sigue el curso a pesar de esforzarse, se le enviará a un centro especializado para que aprenda a un ritmo adecuado a sus aptitudes. También se sancionará a aquellos padres que consientan el absentismo escolar de sus hijos por dejadez o vagancia. Ningún niño menor de doce años saldrá del colegio o entrará si no está acompañado por sus padres o por algún adulto que se haga cargo de él. Más mayores, son ellos los que deben pagar las consecuencias de sus actos así que puede solucionarse el problema del absentismo escolar haciendo pagar al joven la cantidad de horas faltadas a clase con las mismas horas en trabajos comunitarios.

Calendario escolar. El curso comenzará el uno de agosto y acabará el treinta y uno de junio. Julio vacaciones por ser el mes más caluroso del año. Ya que mi mundo ideal será laico, se suprimirán las vacaciones de Semana Santa y las vacaciones de Navidades, otorgándose quince días de fiesta a mitad de curso. Aún y así, los colegios permanecerán abiertos todo el año para ayudar a los padres a conciliar la vida laboral y familiar.

A groso modo esta sería la enseñanza en mi mundo ideal. Claro está que debería aclarar qué asignaturas corresponderían a cada curso, horarios, tipos de centros, etc., pero no es cuestión de ponerles la cabeza como un bombo. Y se preguntarán ustedes cómo se paga todo esto, ¿no? Bien, aunque ese apartado lo dejo para el articulo de economía, les daré una pista: Suecia. Buenas tardes.

jueves, 9 de junio de 2016

Mi mundo ideal (capítulo 1): La televisión

La televisión ha sido desde que se inventó una poderosa arma en manos de pocos. Es el nuevo circo romano. Al igual que Internet, la televisión bien utilizada podría ser de gran ayuda a los televidentes pero en vez de eso buscan entretener atontando al personal, desinformar en vez de informar y confundir usándola siempre en beneficio propio. Por eso he decidido escribir aquí cómo sería la programación de mi propio canal de televisión. Quiero advertir antes de nada que soy consciente de que en este país hay horarios laborales tan numerosos como trabajadores (cada vez menos), hay ancianos que se pasan el día fuera de casa o en casa, niños que ven y no ven la televisión o jóvenes que se enganchan a la Play Station o deciden leer un libro cuando se sientan en el sofá después de un duro día de estudio. Por esto mismo, mi único canal estaría diseñado para una mayoría de personas que iré nombrando y por supuesto no podrá abarcar todos los sectores ni todo el público. Además, mi canal estaría destinado a enseñar y no a entretener, por eso imagino que duraría dos telediarios. Empecemos pues.

De 7:00 a 8:30 horas de lunes a viernes.
Esta franja la ocupan los valerosos padres y madres que levantan a sus hijos adormecidos para obligarles a ir al cole. Esta hora y media estaría dirigida a aquellos pequeños que sus padres ponen frente al televisor mientras desayunan. Así pues, en mi canal habría en este horario dibujos educativos (monstruos simpáticos que enseñan los números y las letras, a sumar, a restar y un poco de inglés), programas de ciencias o de historia. Todo explicado de manera que atraiga la atención del niño.

De 8:30 a 9:30 horas de lunes a viernes.
Esta hora comprende la franja horaria donde los padres van y vuelven del colegio (y también algunos abuelos sufridos). Por eso esta hora estaría dedicada a los ancianos que desayunan con fuerza para ir a dirigir obras o a arreglar el país en los parques. Lo cierto es que poco se les puede enseñar a los que están de vuelta de todo, así que propongo una hora donde se informe a los ancianos de las actividades de su barrio o ciudad. Se les informaría de sardinadas gratis, de manifestaciones a las que acudir haciendo bulto, de los campeonatos de mus o los concursos de pasodobles. Si esto no llena la hora se podría hacer un programa donde se les enseñase a usar las nuevas tecnologías o se les pusiese sobre aviso de la última moda en timos para que estuviesen alerta.

De 9:30 a 12:30 de lunes a viernes.
Tres horas dedicadas a aquellos que están en el paro o a amas/os de casa. Como supongo yo que el amo/a de casa debe ir a comprar alimentos después de dejar al niño en el colegio, la primera hora y media estaría dedicada a los parados, con programas sobre carpintería, albañilería, fontanería, informática, etc. Todo para ampliar fronteras. También se podría informar sobre los distintos cursos subvencionados por el gobierno en cuestión de cualquier materia y dar algunas nociones de inglés. Entre espacio y espacio se colocarían bloques cortos y gratuitos para todas aquellas empresas que deseasen ofrecer trabajo a los televidentes. Como la siguiente hora y media el parado habría salido de casa para ir a tirar currículos y el ama/o de casa habría llegado de comprar, se dedicaría a programas de belleza (para postergar el cansancio del cónyuge trabajador hasta mucho después de irse a la cama), de cocina o consejos de limpieza intercalándose estos programas con anuncios de ofertas en supermercados y tiendas de ropa outlet.

De 12:30 a 13:30 de lunes a viernes.
En este horario el parado sigue buscando trabajo, el ama/o de casa está haciendo la comida y los abuelos están de catering, por lo tanto lo dedicaremos a los ninis recién levantados. Los programas nineros podrían ser reportajes sobre traficantes de droga muertos, futbolistas y actores venidos a menos por no saber hacer la "o" con un canuto, expresidiarios incultos, ladrones de poca monta (finalizando el programa con un "tú puedes ser uno de ellos"), etc, además de un programa dedicado a científicos y literatos millonarios, a ver si se animan. También pondría yo un programa tipo "Hermano mayor" y otro sobre educación sexual.

De las 13:30 a las 15:30 horas todos los días.
Información económica, jurídica y política con algunos consejos también. A esta hora la familia está reunida en casa y por lo tanto deben ser programas que interesen a todos, tanto a jóvenes, como a adultos y ancianos. Y si los susodichos lo encuentran aburrido, siempre pueden contarse cómo les ha ido la mañana. No hay mal que por bien no venga.

De 15:30 a 17:30 horas todos los días.
Documentales de ballenas. Perfectos para hacer la siesta.

De 17:30 a 19:30 de lunes a viernes.
Esta franja horaria es nuevamente para los ancianos (que a las siete están pensando ya en irse a la cama), ya que los peques tienen extraescolares (sus papás también), los ninis están en el parque, los no ninis haciendo deberes, los parados haciendo cursillos y los demás trabajando. Como ya he dicho, a este sector hay poco que enseñarles y como deben estar agotados de tanto ajetreo matutino he pensado en obsequiarles con películas de Paco Martínez Soria, Alfredo Landa y Gracita Morales. Otros días se puede poner en parrilla documentales de esos tiempos pasados que fueron mejores.

De 19:30 a 20:30 de lunes a viernes.
Pasamos de los más grandes a los más pequeños. Dibujos educativos para que los papás puedan hablar tranquilamente sobre cómo les ha ido el día y preparar la cena juntos después de la dura jornada bebiendo una copita de vino y picando queso, a ver si así se les abre el "apetito".

De 20:30 a 22:30 todos los días.
Como la familia está cenando toda junta y feliz es hora del informativo, pero no un informativo cualquiera sino uno bueno, con noticias alegres, de esas que nos mandan al Facebook y le damos gustosamente al "me gusta" tipo han descubierto cura contra el cáncer, pudo haber vida en Marte, un perro salva a un niño de ser ahogado y noticias así. Todas buenas, esperanzadoras, que no creen alarma social y sobretodo independientes, sin que algún desalmado saque beneficio de ello.

De 22:30 a 01:00 todos los días.
Como a esta hora los peques y los ancianos ya están con Morfeo y los demás piden descanso y no pensar en nada propongo películas u obras de teatro. Pero películas o teatro del bueno. Las películas si pueden ser con moraleja o históricas en plan "JFK" o la vida de Stephen Hawking y cosas así mejor. Veto las películas violentas o tristes, no es plan de ir a la cama creyéndose uno Rambo o deprimido por sentirse el protagonista rechazado. Las obras de teatro podrían ser cómicas (El Tricicle, Joan Pera y Paco Morán o el inmortal Rubianes). No hay mejor terapia que la risa.

De 01:00 a 03:00 horas todos los días.
A estas horas ni Cristo debería estar viendo la televisión y si lo hay supongo que es porque mucha vida social no tiene, así que para él/ella...., pelis porno. Pues sí, ¿qué hay de malo en un poco de onanismo para acabar bien el día? Además, de esas películas también se aprende y quién sabe si no se convertirá más de uno en un Casanova o un Nacho Vidal. Pero no se me vengan arriba, nada de guarradas ni porno degenerado. Pornografía elegante, natural (nada de pollas o tetas descomunales, no es plan de venirse abajo en los buenos momentos, las comparaciones son siempre odiosas).

De 03:00 a 07:00 horas todos los días.
Televisión de la esperanza. Si estamos tan jodidos que ni una buena paja nos ayuda a conciliar el sueño siempre es bueno tener a alguien que escuche tus problemas. Propongo un programa de Autoayuda, con psicólogos ayudándonos a afrontar el duro día que nos espera con esperanza. En este programa también se podría poner un servicio de hermano confidente o mejor amigo. Es decir, voluntarios podrían dar su número de teléfono para que los más necesitados solicitasen su ayuda, ya siendo por teléfono o en casa. También hay buenas almas que dan a cambio de nada y tristes almas que sólo necesitan que las escuchen y un buen abrazo.

Fin de semana.
El fin de semana es para disfrutarlo, no para estar en casa viendo la televisión, por eso la programación de mi canal ideal será bastante insípida para que la gente se anime a pasar el sábado y el domingo en la playa o en la montaña. Sí, lo sé, en invierno hace frío y en mayo llueve, por eso también  habrá programas que nos ayuden a escoger una actividad en lugares cubiertos. Tiempo al tiempo.

Sábado y domingo de 7:00 a 10:00 horas.
Volvemos a los dibujos y los programas educativos para los enanos de la casa. Así, mientras ellos desayunan aprendiendo los papas pueden preparse tranquilamente para salir de paseo todos juntos.

Sábado de 10:00 a 13:30 horas.
El sábado por la mañana es el día usado por la mayoría a hacer limpieza a fondo en casa. Para que este penoso trabajo se haga lo más soportable posible en mi canal de televisión esas horas se llenarán con videoclips musicales de actualidad y también pasados. También habrá un correo electrónico para sugerencias, saludos y dedicatorias en plan "dedicado a mi preciosa mujer que está en casa limpiando como una cabrona mientras yo estoy en el bar poniéndome tibio a birras con los amiguetes".

Sábado de 17:30 a 20:00 horas.
Después de la información política y económica y la siesta con las ballenas de fondo (por supuesto se irá cambiando de animal cada día), y dado que la familia está en el centro comercial de turno gastando lo que no tiene, es franja para los ancianos. Intentemos ayudarles a ellos también con programas sobre medicina (con doctor en directo incluído y número de teléfono gratuito), economía (banquero consultor a lo Leopoldo Abadía) y demás temas de interés para todos aquellos a los que la modernidad ha marginado.

Sábado de 20:00 a 20:30 horas.
Agenda cultural del día siguiente para todos aquellos que estén indecisos en qué hacer el día del Señor.

Domingo de 10:00 a 13:30 y de 17:30 a 20:30 horas.
Me he visto tentado a poner Misa televisada pero no. El domingo entero lo dedicaré por completo a esas almas solitarias que disfrutan con la literatura, a ver si las familias se dan por aludidas y deciden salir de su cueva vestidos de chándal (y zapatos si se tiene el glamour suficiente). En este día se enterará el ratón de biblioteca de las últimas novedades literarias, habrán también talleres para aprender a escribir novelas, se darán a conocer los distintos concursos literarios, etc. De buen seguro que los amantes de los libros desearán que llegue el domingo para ver la televisión y convertirse así en parias por unas horas. Esto mismo puede hacerse semana sí, semana no con la música.

Hecho está mi canal ideal en el que no se verán deportes, ni se meterá nadie con nadie, ni se cotilleará a espaldas de otros, ni se explotará a menores en concursos ridículos, ni se desinformará, ni se humillará al televidente inculto con palabras inentendibles, ni se agobiará al sujeto con inacabables anuncios, ni se defenderá al ladrón, ni se animará al vago a seguir vagueando, etc. Un canal totalmente diferente que pretenderá enseñar al que quiera aprender y ayudar al que lo necesite. Por eso mismo, un canal así, altruista, en un mundo como este, egoísta, no tiene cabida y duraría lo mismo que un iphone a la salida de un instituto, pero que bonito es soñar.

lunes, 30 de mayo de 2016

Adolescencia, divino tesoro

En su día yo también fui un adolescente problemático, sino que le pregunten a mis padres. Los tiempos han cambiado mucho y lo cierto es que si miro atrás, comparándome con los adolescentes actuales, se podría decir que era un santo. En mi época había drogas al alcance de todos, alcohol y también sexo, y faltaba mucha información. Hoy día Internet es imprescindible en todos los sentidos, el problema es que los jóvenes esa cantidad de información la utilizan siempre dependiendo de su conveniencia y su curiosidad es casi siempre mal usada. Saben que no irán a la cárcel por un delito si es menor, saben que existe la píldora del día después, saben donde conseguir las drogas más duras del mercado y han leído sentencias que obligan a los padres a mantenerlos hasta que se mueran. Los adolescentes de hoy día saben, o creen saber, muchas cosas, pero hay un par de cosas que no saben y no admiten que no las saben: desconocen el significado de experiencia y, sobretodo, de respeto.
La experiencia es un arma muy valiosa y se adquiere con los años. Como he dicho antes, un adolescente cree saberlo todo, pero en realidad es un ingenuo con aires de grandeza, un niño en el cuerpo de un hombre. Yo mismo lo fui en su día. Pensaba que mis padres me abroncaban por emborracharme para aguarme la fiesta, por ejemplo. Ahora que soy padre sé que me lo decían porque me querían y no deseaban que su hijo la palmase en un accidente de tráfico (algo que me fue de pelos en más de una ocasión) por ir borracho o drogado. Pero yo me creía el más listo del mundo y la muerte creía que no era para mí, por eso enviaba a mis padres a la mierda o me iba de casa cada vez que empezaban con la charla.
La experiencia me ha enseñado que hasta los veinticinco años no supe una mierda de nada, aun creyéndome Dios. Y ahora hago caso a mis padres en casi todo, o por lo menos los escucho, porque sé que ellos saben más que yo de todo: me llevan unos cuarenta años de ventaja. Pero la inexperiencia, la fogosidad, la altanería, el orgullo adolescente no es lo más importante de lo que carecen los jóvenes de hoy día y todo esto lo cura el tiempo. Hay una carencia más importante que el resto de carencias que he mencionado antes que hace mella en la sociedad actual y daña por igual a padres e hijos: el respeto.
En mi época si se me ocurría faltar al respeto a cualquiera de mis progenitores como poco me soltaban una ostia que me saltaban los dientes. Y pobre de mi que se me ocurriese rebotarme o ir a la policía. Ese respeto a los padres se ha perdido hoy día y no creo que sea sólo error nuestro. Nosotros, los padres, también estamos perdidos y no sabemos cómo actuar. Las leyes favorecen siempre al más débil, aunque el débil sea un hijo de la gran puta que mata, insulta o denuncia a sus padres porque no le dan la paga. Dicen que quieren que la sociedad del mañana sea una esclava que trabaje gratis hasta la muerte para que unos pocos hagan orgías en sus lujosos yates. Pues llegamos tarde, muy tarde. Ya somos esclavos sin saberlo. Los padres somos esclavos de nuestros hijos, los trabajadores esclavos del patrón, los ciudadanos esclavos de nuestros dirigentes y todo ello porque el respeto a los padres y a la vida humana ha dejado de existir.
Explicaré una anécdota de la que me avergüenzo aún hoy día. Desoyendo los consejos de mi madre yo quise jugar a ser mayor siendo aún un niño. Un día mi madre se rompió el tobillo al pisar mal en una cloaca que no vio por ir llorando porque llevaba días sin saber de mí. El disgusto no lo viví porque yo no aparecía por casa y en aquel momento me dije que le estaba bien empleado por llorar por nada. Cuando aprendí el significado de respeto hablé con mi madre y le pedí perdón por el tobillo roto. Dios sabe que jamás me he perdonado por aquello y me avergüenzo de muchos de mis actos adolescentes, muchos. He hecho daño a muchas personas, a muchos amigos y no tan amigos. Arrastro una mochila muy pesada, y eso no se lo deseo a nadie. Y a pesar de todo, gracias a las dos ostias que mi padre me dio a tiempo, he sabido reconocer mis errores y no volverlos a cometer. Es más, por una de esas casualidades de la vida sufro en las carnes de mi hijo lo que yo un día hice sufrir a otros. Y eso también lo llevo dentro.
No estoy de acuerdo con esos pretendientes a santos apostólicos que van por ahí diciendo que la violencia no es la solución. No estoy de acuerdo. Yo les aseguro que una ostia bien dada a tiempo es la solución a muchos problemas. Sólo espero que aquellos que abogan por el diálogo su hijo les pegue dos ostias cuando con dieciocho años les nieguen un coche o cincuenta euros para cocaína, a ver qué opinan entonces del diálogo. Cuando plantas un árbol torcido, una vez crecido es imposible enderezarlo. Y la juventud de hoy día solo hablan por WhatsApp. Así que ahórrense los comentarios utópicos de que la violencia no es la solución, me los paso por el forro. Los adolescentes no piensan, actúan y resuelven todo a palos porque se creen inmortales y lo que con palos se hace, con palos merecidos se arregla. Yo me alegro de que mi padre me diese dos ostias cuando las merecía. Se aprende a ostias, ley de vida. Lo que sí podemos hacer es educarlos desde bien pequeños para que recapaciten a tiempo y puedan ver sus errores antes de que el padre o la madre acabe en la cárcel por el cachete dado a destiempo. Creo que la misión de un padre es inculcarles a sus hijos sobretodo respeto y empatía. Respetando y empatizando pueden resolverse muchos problemas futuros. Nuestros hijos adquieren su carácter desde los cero a los seis años. La educación que se les de en ese tiempo será la que les acompañará por vida. No importa que su hijo sea Hitler a los dieciocho si era Gandhi a los cuatro, tarde o temprano se dará cuenta de su error y volverá a ser Gandhi. Ahora bien, si cría usted a su hijo perdonándole todo o nada (tan malo es un extremo como el otro), sepa que de mayor será o bien un dictador cabrón o bien un depresivo suicida. Usted elige. Creo, y así lo creen también algunos psicólogos consultados en libros, que la mezcla de mano dura y cariño dependiendo del momento es la educación ideal para que el árbol no llegue a los cien años torcido.
Esto era para los padres. Ahora viene mi charla a los adolescentes. Tus padres te han dado la vida, se han levantado a las dos de la madrugada para cogerte en brazos y volverte a dormir, te han llevado al médico siempre que lo has necesitado, te han apoyado en los estudios y se han quedado despiertos el sábado por la noche hasta que has vuelto de farra. Tus padres han sufrido y sufren mucho por ti, no los defraudes. Y tampoco esperes a ser padre o madre para intentar entenderlos. Un padre normal quiere lo mejor para su hijo. Es cierto que cometemos errores, nadie nace enseñado, pero los consejos que da un padre es buscando siempre la felicidad de un hijo. Respeta a quien te ha dado la vida, perdónale sus errores, ayúdale con buenas acciones y él dará su vida por ti cuando la necesites. Da y recibirás. No creas saberlo todo, no es así. Eres mortal e ingenuo. Lo sé porque yo fui como tú. Haz lo que debas hacer, pero siempre con humildad. Nadie es más que nadie. Escucha y aprenderás a no cometer los mismos errores que cometieron tus padres. Respeta y serás respetado, ama y serás amado. Perdona y serás perdonado. Y recuerda, bueno sí, gilipollas no. Y si tienes la mala suerte de tener unos padres capullos que son incapaces de saberte educar en el respeto y la bondad, ten en mente sus errores para no caer tú en los mismos y busca en tu entorno cercano los buenos consejos de quien creas que sabe darlos. Si no eres un capullo como ellos siempre tendrás a tu alrededor alguien que te quiera ver feliz. El camino correcto es siempre el que está lleno de espinas, pero vale la pena cruzarlo.

miércoles, 25 de mayo de 2016

La II Guerra Mundial de Winston Churchill

Winston Churchill (Oxfordshire, 1874-Londres, 1965). Proveniente de una familia aristocrática victoriana se graduó en el Royal Military College. Tras haber servido en la India presenció la guerra anglobóer como corresponsal de guerra del periódico Morning Post. En 1900 fue elegido diputado por el Partido Conservador, que abandonó en 1904 para unirse al Partido Liberal. Ocupó, entre otros, los cargos de ministro de Comercio (1908), ministro de Interior (1911) o ministro de Hacienda (1924). El gran salto en su carrera política se produce en 1940 cuando es elegido primer ministro, en sustitución de Neville Chamberlain. Después de perder las elecciones en 1945 contra los laboristas recuperó la jefatura del
gobierno durante el período comprendido entre 1951-1955. Tras dimitir ese año se dedicó a la pintura y la literatura, campo en el que destacó con obras como Paso a paso: del crepúsculo de la paz al resplandor de la victoria; Sangre, sudor y lágrimas; Los secretos de la guerra; Pensamientos y aventuras o Savrola . En 1953 le fue concedido el premio Nobel de Literatura.


Frases destacadas

"En la guerra, determinación; en la derrota, resistencia; en la victoria, magnanimidad; en la paz, conciliación".

Lo único sensato y seguro es actuar cada día según los dictados de la propia conciencia de cada uno.

Muchos factores contribuyen a levantar la moral de un ejército, pero uno de los principales es mantener a los hombres ocupados en trabajos útiles e interesantes. La inactividad es un caldo de cultivo peligroso.

Además, la lealtad al dirigente electo del partido es una característica fundamental de los conservadores.

Si el presente trata de juzgar al pasado, perderá el futuro.

Un líder que ha sido aceptado sólo tiene que estar seguro de lo que conviene hacer, o al menos tomar una decisión al respecto.

Los apoyos con los que cuenta un número uno son impresionantes. Si tropieza, hay que respaldarlo. Si se equivoca, hay que disimularlo. Si duerme, no hay que molestarlo sin necesidad. Si no sirve, hay que eliminarlo. Pero este último proceso extremo no puede realizarse todos los días y, por cierto, menos cuando acaba de ser elegido.

El peor error que puede cometer un dirigente público es alentar unas falsas esperanzas que van a desaparecer en seguida.


Algunas definiciones para el entendimiento del libro.

Estado Mayor es el grupo de oficiales que cumplen tareas de administración, logística y planeamiento bajo la dirección de un oficial de rango superior. Están encargados de asesorar técnicamente a los jefes superiores, distribuir las órdenes impartidas por éstos y supervisar su cumplimiento.

Escuadra = 4 hombres. 2 equipos. Comandada por un cabo.
Escuadrón = 8-12 hombres. 2 o más  escuadras. Cabo.
Pelotón = 12 a 24 hombres. 2 o más  escuadrones. Sargento.
Sección = 24 a 80 hombres. 2 o más  pelotones. Alférez o Teniente.
Compañía / Batería = 80 a 300 hombres. 2 o más  secciones. Capitán o Mayor.
Batallón = 300 a 1000 hombres
2 o más  compañías. Teniente Coronel o Coronel.
Regimiento = 1000 a 3000 hombres. 2 o más  batallones. Coronel o General de Brigada.
Brigada = 3000 a 10000 hombres. 2 o más  regimientos. General de Brigada.
División = 10000 a 30000 hombres. 2 o más  brigadas. General de División.
Cuerpo = 30000 a 100000 hombres. 2 o más  divisiones. Teniente General.

Infantería motorizada = Infantería que viaja en camiones o vehículos sin blindaje.
Infantería mecanizada = Infantería que viaja en camiones o vehículos blindados.

Carro de combate = tanque.


La II Guerra Mundial

La II Guerra Mundial debe entenderse como un rechazo del pueblo alemán a la humillación que sufrió según a su entender por las severas condiciones de rendición que los vencedores les impusieron en la I Guerra Mundial. Este sentimiento de humillación lo aprovechó muy bien Hitler primero para ser führer y después para llevar a los alemanes a la guerra.
La tesis fundamental del Mein Kampf, libro escrito por Hitler durante su estancia en prisión, era sencilla. Según el dictador, el hombre es un animal combativo, por tanto la nación, al ser una comunidad de luchadores, es una unidad de combate. Un organismo vivo que deja de luchar por su vida está condenado a la extinción, del mismo modo que están condenados un país o una raza que dejan de luchar. La capacidad de lucha de una raza depende de su pureza, de donde se desprende la necesidad de eliminar las profanaciones extranjeras. El pacifismo es el más mortal de todos los pecados porque significa la sumisión de la raza en la lucha por la existencia. La primera obligación de todo país, por tanto, consiste en nacionalizar a las masas. La finalidad última de la educación es producir un alemán que, con el mínimo de formación, se convierta en un soldado. Visto esto, no es de extrañar que Hitler llevase a su pueblo a la conquista de Europa.
Para Churchill, y teniendo en cuenta el pasado militar de Hitler, siempre resulta peligroso que los miembros del Ejército, la Armada o la Fuerza Aérea se metan en política, porque entran en un ámbito en el que los valores son muy diferentes a los que han estado acostumbrados hasta ese momento.
Churchill se lamenta la indiferencia con la que Gran Bretaña trató a Hitler cuando accedió al poder. En el primer año de guerra, Hitler establece acuerdos de paz con Gran Bretaña y Rusia para apoderarse de Francia sin intromisiones. En ese momento, Alemania era aún débil y ni el gobierno inglés ni el soviético temieron que la tregua de Hitler fuese un farol. Por esto mismo Churchill dice: "De todos modos, si uno no quiere luchar por el bien cuando puede ganar fácilmente sin derramamiento de sangre, si no quiere luchar cuando la victoria es casi segura y no supone demasiado esfuerzo, es posible que llegue el momento en el que se vea obligado a luchar cuando tiene todas las de perder y una posibilidad precaria de supervivencia. Incluso puede pasar algo peor: que uno tenga que luchar cuando no tiene ninguna esperanza de ganar, porque es preferible morir que vivir esclavizados". Esto mismo le sucedió a Inglaterra, que no aprovechó la debilidad alemana en los años 37, 38 y 39 y luego sufrió bombardeos durante más de cuatro años.

Hitler es el precursor del incumplimiento del pacto de Versalles, que prohíbe a Alemania rearmarse, mientras Gran Bretaña y Francia no se rearman. Gran Bretaña y Francia no se toman en serio el rearme alemán. Acto seguido, Alemania invade Austria, país de acogida de Hitler, donde pasó su adolescencia y cogió odio a los judíos. Así empieza la II Guerra Mundial. Gran Bretaña y Francia quieren la paz y no toman medidas contra Alemania, ya que no creen que los nazis vayan en serio. Tras esta conquista, Italia se alia con Alemania porque ésta le promete tropas para conquistar Abisinia. Alemania, convencida de que Gran Bretaña y Francia no quieren guerra, se envalentona y toma Checoslovaquia. Polonia y Hungría aprovechan la toma checa de Alemania para conquistar territorio checo. Y Mussolini conquista Albania sin que los aliados hagan nada en contra.
Rusia, que se teme que Alemania intentará conquistarla, propone una gran alianza con Gran Bretaña y Francia contra Alemania al principio de la guerra, pero Gran Bretaña y Francia ignoran la propuesta. Alemania, visto que el sur está resguardado por Italia, decide marchar hacia el este e invadir Polonia. Polonia rechaza la ayuda de Rusia contra Alemania porque prefiere el nazismo antes que el comunismo. La invasión de Polonia hace que Gran Bretaña y Francia declaren la guerra a Alemania. Esta declaración de guerra aliada provoca que Hitler y Stalin firmen un acuerdo de no agresión por diez años. Está claro que lo único que quería Hitler era tiempo para conquistar Francia.
Una vez tomada Abisinia, Italia no puede entrar en guerra por falta de tropas y se proclama neutral. Hitler da el visto bueno a la neutralidad de Italia.
Alemania invade Polonia.
Rusia aprovecha la tregua que le da Alemania para atacar Finlandia. Finlandia tiene una alta importancia estratégica para Rusia, ya que conquistando Finlandia Rusia dominaría el mar Báltico. Finlandia resiste y Rusia tiene muchas bajas.
Alemania, consciente también de la importancia del mar del norte, invade Noruega. Rusia finalmente conquista Finlandia. Alemania invade Dinamarca y domina así el estrecho que da paso a Finlandia y Suecia y bloquea el paso de barcos rusos hacia el Atlántico. Alemania conquista Noruega y acto seguido invade Holanda y Bélgica. Tras invadir Bélgica, Alemania conquista Francia y da un duro golpe a los aliados. Esto provoca que Italia entre en la guerra, al verse librada de su principal enemigo. Mussolini iba a lo seguro y declara la guerra a Francia e Inglaterra.
Por su banda, Rusia invade Lituania, Letonia y Estonia aprovechando que Hitler concentra sus fuerzas en el frente de occidente. En los tres países invadidos, Stalin coloca gobiernos prosovieticos, anexionándose dichos países.
El siguiente paso, una vez tomada Francia, para Hitler era atravesar el Canal de La Mancha e invadir Gran Bretaña. Para conquistar Gran Bretaña, Alemania debía tener indiscutiblemente la superioridad aérea, algo que no logró tener jamás, a pesar de que bombardea Londres desde el aire causando muchos destrozos y numerosas pérdidas humanas. La flota aérea británica, bien entrenada, resiste el ataque y logra derribar dos aviones enemigos por cada avión suyo. Hitler no volverá a atacar más Gran Bretaña y desistirá de tomarla, aunque seguirá bombardeándola lo que dure el conflicto.
Italia, centrada en África, intenta tomar Egipto pero en pocos días el ejército británico aniquila al ejército italiano, capturando más de cien mil prisioneros. Durante todo el conflicto, Italia sólo obtendrá derrotas y Mussolini demostrará al mundo que no es rival para Inglaterra. Además, el ejército italiano carece de armamento puntero, entrenamiento y disciplina.
Churchill no recuerda quién dijo que «quien posea Islandia tendrá una pistola apuntando a Inglaterra, Estados Unidos y Canadá». Con esta idea, precisamente, y con el consentimiento del pueblo islandés, Gran Bretaña ocupa Islandia cuando Dinamarca fue invadida en 1940, y en abril de 1941 establecen bases para sus grupos de escolta y su aviación.
Alemania desiste del frente occidental y se centra en el este, invadiendo Yugoslavia y Grecia.
Alemania e Italia intentan hacerse con Siria e Irak pero fracasan. Tras este fracaso, Alemania rompe la tregua con los soviéticos y ataca Rusia. Stalin pide un segundo frente en Francia a los ingleses para que Hitler tenga que desviar tropas a occidente y así dejarlos en paz. Gran Bretaña se opone al ver que los rusos primero firmaron la paz con Hitler y se negaron a ayudar a los aliados cuando Alemania tomó Francia.
Japón ataca Pearl Harbor. Estados Unidos entra en la guerra y Gran Bretaña declara la guerra a Japón. A partir de aquí, Inglaterra y Estados Unidos trabajarán hombro con hombro tanto en el Atlántico como en el Pacífico y África hasta la toma de Berlín.
Alemania, tomando a Japón como un poderoso aliado, declara la guerra a Estados Unidos.
Japón, que desea conquistar China, hunde también barcos ingleses. Con el ataque a Pearl Harbor y a dos acorazados británicos, Japón se adueña del Pacífico y del Índico.
Al entrar Estados Unidos en guerra, gran Bretaña y Rusia dejan de percibir el material bélico que les llegaba de América. Aún y así, Estados Unidos hace un esfuerzo enorme para ayudar armamentísticamente a Gran Bretaña. Ayudar a Rusia era más complicado, ya que Hitler tenía tomado el Báltico y Francia y los submarinos alemanes hacían estragos en los convoyes angloamericanos.
Se redacta la "Carta del Atlántico", donde se crea las Naciones Unidas. La Carta del Atlántico es una declaración conjunta de cooperación realizada por los Estados Unidos de América, el Reino Unido de la Gran Bretaña e Irlanda del Norte, la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas, China, Australia, Bélgica, Canadá, Costa Rica, Cuba, Checoslovaquia, República Dominicana, El Salvador, Grecia, Guatemala, Haití, Honduras, India, Luxemburgo, Países Bajos, Nueva Zelanda, Nicaragua, Noruega, Panamá, Polonia, Sudáfrica y Yugoslavia .
Japón toma Singapur. Recién entrado Estados Unidos en la guerra, Japón dominaba Hong Kong, Tailandia, Malasia y casi toda la inmensa región insular que formaba las colonias holandesas de Indonesia.
En 1942 las fábricas armamentísticas inglesas empiezan a dar sus frutos. También como nos informa Churchill, hacen falta por lo menos dos años y unos mandos muy profesionales para crear tropas de primera clase para la guerra.
Churchill insistió mucho en crear un frente africano para ayudar a Stalin, ya que un frente occidental era un suicidio. En ese momento, dice, me dio la impresión de que Stalin captaba de pronto las ventajas estratégicas de la «Antorcha» (conquistar el norte de África), para la que encontró cuatro razones: en primer lugar, golpearía a Rommel por la espalda; en segundo lugar, intimidaría a España; en tercer lugar, traería como consecuencia un enfrentamiento en Francia entre alemanes y franceses y, en cuarto lugar, expondría a Italia a todo el horror de la guerra. Stalin no insistiría más en el frente francés hasta 1944. Además de mantener Egipto, Gran Bretaña pretendía darle a Francia, que estaba deprimida, ánimos luchando para no perder las colonias francesas de Madagascar y Siria. Dice Churchill que "la intervención estadounidense volcaría a la nación francesa de nuestra parte e intimidaría a Franco".
En el norte de África Rommel estaba causando mucho daño a los ingleses. Aunque seguían conservando Egipto, los británicos estaban vivos pero acorralados. En ese momento los aliados habían cosechado un desastre tras otro: el fiasco de Dakar, la pérdida de todo lo que les habían conquistado a los italianos en el desierto, la tragedia de Grecia, la pérdida de Creta, los reveses continuos de la guerra en Japón, la pérdida de Hong Kong, la invasión de las colonias neerlandesas de Indonesia, la catástrofe de Singapur, la conquista de Birmania por los japoneses, la derrota de Auchinleck en el desierto, la rendición de Tobruk, el fracaso (porque así se consideraba) de Dieppe, además de perder casi toda Europa. Pero Hitler fracasa al tomar Stalingrado, Leningrado y Moscú por el frío y la falta de refuerzos y este es el punto donde el ejército alemán culmina su apoteósico avance. A partir de aquí, Hitler perderá batalla tras batalla hasta su muerte.
La pérdida de divisiones en terreno ruso y la alianza angloestadounidense en Egipto hace que Hitler retire sus tropas del norte de África y Rommel pierda su primera batalla. Los aliados toman todo el norte de África y Rommel marcha a Alemania para hacerse cargo del frente occidental. Viendo esta retirada, Estados Unidos y Gran Bretaña deciden atacar Sicilia para apartar a Italia de la guerra.
Alemania pierde fuelle en el Atlántico por primera vez en el conflicto por la pérdida de submarinos y se aseguran las vías marítimas entre Estados Unidos y Gran Bretaña. Europa empieza a tener esperanza. Los aliados toman Sicilia desde Malta. Los italianos opuestos al régimen derrocan a Mussolini por la falta de recursos para defenderse del ataque aliado. Desde que había empezado la guerra, Italia no había hecho más que perder terreno y hombres. Al tomar el poder en Italia la izquierda, Italia se rinde y Mussolini es apresado. Los alemanes retroceden en Rusia y se abre un tercer frente en Italia para que los aliados puedan tomar Roma. Rusia sigue poniendo trabas a la ayuda aliada porque Gran Bretaña no abre el frente de Normandia para que lleguen a Rusia comida y armamento. Lo cierto es que Rusia exige ayuda bélica pero no concede visados ni entrga la correspondencia a los marinos ingleses, algo que Churchill desaprueba y le hace dudar de las buenas intenciones de Stalin. Aún así, se reúnen Roosevelt, Churchill y Stalin para planear el golpe definitivo a Hitler. La reunión es en Teherán.
Después de una comida, el presidente Roosevelt tuvo una entrevista con Stalin y Mólotov en la que se discutieron muchas cuestiones importantes, sobre todo el plan de Roosevelt para gobernar el mundo después de la guerra, que pondrían en práctica los «cuatro policías», es decir, la URSS, Estados Unidos, Gran Bretaña y China.
Hitler rescata a Mussolini de su prisión y lo traslada a Múnich. Desde allí Mussolini funda un nuevo partido fascista italiano, pero Mussolini había perdido ya todo apoyo de sus compatriotas.
El 6 de junio de 1944 comienza el desembarco de Normandia. Unos pocos días después los aliados toman Roma. Casi dos meses después del desembarco, los aliados entran en París. Hitler ordena atacar mientras que sus generales le insisten en la retirada ordenada tras el Sena para reagruparse y contraatacar. El orgullo y el desconocimiento sobre tácticas bélicas hacen que Hitler sea derrotado una y otra vez. Será De Gaulle, en el hotel de Ville, acompañado por las principales figuras de la resistencia francesa y los generales Leclerc y Juin, quien se presente por primera vez como dirigente de la Francia Libre ante la jubilosa población. Aquel día se produjo un estallido espontáneo de inmenso entusiasmo. La tarde del veintiséis de agosto De Gaulle hizo su entrada formal a pie bajando por los Campos Elíseos hasta la plaza de la Concordia, y después, en una fila de coches, hasta Nôtre Dame. Estados Unidos y Gran Bretaña habían librado a Francia del yugo nazi.
En el este los rusos entraban en Polonia y en los Balcanes y en el sur los ejércitos de Alexander en Italia avanzaban en dirección al Po. Alemania perdía terreno a pasos agigantados.
Al ver el triunfo aliado, Polonia se subleva y pide ayuda a los aliados. Gran Bretaña y Estados Unidos hablan con Rusia para que les deje sus aeropuertos para ayudar a los polacos. Rusia se niega a ayudar porque los sublevados no son comunistas. Los rusos quieren para ellos Polonia y un gobierno polaco comunista y no quieren ayudar al gobierno polaco sublevado apoyado por los aliados. Querían que los polacos no comunistas quedaran totalmente destruidos pero al mismo tiempo mantener viva la idea de que iban a rescatarlos. Mientras tanto, casa por casa, los alemanes siguieron liquidando los centros de resistencia polacos en toda la ciudad. Cuando los rusos entraron en Varsovia, tres meses después, no encontraron nada más que calles destrozadas y muertos insepultos. Así liberaron Polonia, donde los comunistas gobernaron a su antojo sin tan siquiera celebrar elecciones democráticas como pedía Gran Bretaña. Viéndose libre de actuar en el frente este por la retirada de alemanes hacia el frente occidental, Rusia se apodera de Rumanía y Bulgaria, haciendo lo mismo que en Polonia, poniendo en el poder a un gobierno comunista. Para Churchill, la retirada de Hitler daba paso a un avance ruso y un nuevo enemigo: el comunismo y Stalin.
Cuando Gran Bretaña y Rusia vieron que Alemania estaba a un paso de perder la guerra, acuerdan el reparto de los estados ocupados con el consentimiento de Estados Unidos. Este fue al acuerdo que llegaron Churchill y Stalin, aunque nada más acabar la guerra, Stalin se lo pasaría por el forro.
Para Rumanía Rusia se quedaba un 90% del territorio mientras que los demás  países aliados se conformaban con un 10%. Para Grecia Gran Bretaña se reservaba un 90% (de acuerdo con Estados Unidos) del territorio y Rusia un 10%. Cabe decir que Churchill no quiso que los griegos, que compiten con los judíos por ser la raza con mayor conciencia política del mundo, fuesen aniquilados por el comunismo. Gran Bretaña se había esforzado mucho en ayudar al pueblo griego y por desesperadas que sean sus circunstancias o por graves que sean los peligros que corre su país, los griegos siempre están divididos entre muchos partidos, con numerosos dirigentes que luchan entre sí con un vigor desesperado. Bien dicen que dondequiera que haya tres judíos juntos habrá dos primeros ministros y un jefe de la oposición. Y lo mismo se puede decir de esta otra famosa raza antigua, la griega. Yugoslavia un 50-50%. Hungría también 50-50%. Para Bulgaria Rusia obtenía el 75% y los demás países el 25%.
Tras estos acuerdos, los aliados ven como Alemania se retira de Grecia. En poco tiempo, los comunistas griegos se apoderan de Atenas y comienzan una guerra civil donde Gran Bretaña asume el control para sofocar la rebelión comunista. El rey de Grecia accede a no volver a su país sin la aprobación de su pueblo y es nombrado presidente de la nación durante la crisis el Arzobispo de Atenas, encargado de crear un gobierno y un ejército nacional. Finalmente Gran Bretaña expulsa a los comunistas de Atenas y se forma un gobierno republicano. El rey griego ya no volverá a su país como gobernante.
Se reúnen en Yalta los tres grandes. Allí, después de muchos esfuerzos y explicaciones, convencen a Stalin para que aceptara un plan estadounidense por el que el Consejo de Seguridad sería prácticamente impotente a menos que contara con el apoyo unánime de los «cuatro grandes». Si Estados Unidos, la URSS, Gran Bretaña o China no estaban de acuerdo sobre algún asunto importante, cualquiera de ellos podía negar su aprobación e impedir que el Consejo hiciera nada. Eso era el veto, un veto que continúa en vigor en la ONU. Que la posteridad, dice Churchill, juzgue los resultados.
El mayor problema al que se enfrentaron en Yalta los tres presidentes fue la formación de un gobierno provisional polaco que asegurase elecciones democráticas en un corto espacio de tiempo. En Gran Bretaña se refugiaban los antiguos políticos polacos y Rusia defendía a políticos comunistas que habían organizado la resistencia de Polonia frente a Hitler. Para Gran Bretaña, aceptar el gobierno proruso significaba traicionar a sus protegidos mientras que Rusia apoyaba a los comunistas que con gran valor se habían quedado en Polonia para proteger a su pueblo contra los nazis. Debo decir aquí que por una vez en la vida debo dar la razón a Stalin, ya que siempre he considerado a los exiliados políticos unos cobardes sin escrúpulos que desde la lejanía animan a sus compatriotas a morir por el país mientras ellos viven a gastos pagados y seguros en algún país lejano que los acoge para ser recibidos como héroes cuando el peligro ya ha pasado. Es curioso como para Stalin el quedarse los políticos comunistas en el país en guerra kes da todo el derecho del mundo a reclamar el poder mientras defiende a los comunistas españoles que huían de Franco.
Rusia, desafiando a los británicos, no acata los acuerdos de Yalta y pone en Rumanía a la fuerza un gobierno prosoviético.
Cuando la victoria aliada era inminente llega la inesperada muerte de Roosevelt. Lo sucede el vicepresidente Truman, que poco había participado en los asuntos bélicos y poco sabía de lo que se cocía en Europa.
La controversia polaca continúa. Rusia apresa a 16 políticos polacos no prorusos y dice a Churchill que eran agitadores. También le dice que dado que Polonia tiene frontera con Rusia, el gobierno polaco debe ser comunista, saltándose así el acuerdo de Yalta con respecto a elecciones libres y democráticas en Polonia. Amparada por la guerra contra el nazismo, Rusia pretende hacerse con los países de centroeuropa  poniendo gobiernos comunistas a su antojo. En este momento Churchill teme que Stalin no cumpla lo acordado en lo que se refiere a los países que tienen frontera con Rusia. Y el tiempo le da la razón.
Italia entera cae. Gran Bretaña y Estados Unidos derrotan a los nazis apostados en la península que huyen hacia Viena. En su huida, guerrilleros italianos reconocen a Mussolini, lo apresan y lo matan junto a su amante. Al día siguiente lo cuelgan boca abajo en una plaza romana.
Rusia avanza rápidamente y conquista Viena y Praga mientras Gran Bretaña y Estados Unidos avanzan hacia Berlín. Angloamericanos y rusos compiten por ser los primeros en tomar Berlín. Se pretendía desarmar a Alemania y distribuir las fuerzas aliadas en tres zonas principales, más o menos del mismo tamaño: los británicos en el noroeste, los estadounidenses en el sur y el suroeste y los rusos en la zona este. La ciudad de Berlín sería una zona conjunta independiente ocupada por cada uno de los tres aliados principales. Estas recomendaciones se aprobaron y se enviaron al Consejo Asesor Europeo, pero Churchill sabía que si Stalin llegaba primero a Berlín se quedaría con el país y lo convertiría en comunista.
En las primeras horas del veintinueve de abril de 1945, Hitler redactó su testamento. El día comenzó con la rutina normal de trabajo en el refugio antiaéreo situado debajo de la cancillería berlinesa. Llegó la noticia del final de Mussolini en un momento tristemente adecuado. El día treinta Hitler almorzó en silencio con su séquito y, al finalizar la comida, estrechó la mano de todos los presentes y se retiró a su habitación privada. A las tres y media sonó un disparo; los miembros de su equipo personal entraron en la habitación y lo encontraron tumbado en el sofá con el revólver a su lado. Se había disparado en la boca.
Bormann trató de atravesar las líneas rusas y desapareció sin dejar rastros. Goebbels envenenó a sus seis hijos y a continuación ordenó a un guardia de las SS que los matara a él y a su mujer de un tiro. El resto del personal del cuartel general de Hitler cayó en poder de los rusos. Como se temía, Stalin llegó primero.
El documento de la rendición total e incondicional nazi lo firmaron el general de división Bedell Smith y el general Jodl, con la presencia de oficiales franceses y rusos como testigos, a las 2.41 de la madrugada del siete de mayo, así que cesaron todas las hostilidades a partir de la medianoche del día ocho. La ratificación formal del Alto Mando alemán tuvo lugar en Berlín, preparada por los rusos, en la madrugada del nueve de mayo. El teniente general Tedder firmó en nombre de Eisenhower, el mariscal Zhúkov en nombre de los rusos y el mariscal de campo Keitel en representación de Alemania.
Caído el III Reich, la problemática con los países ocupados por los nazis se acentuó. Churchill Convenció a Mikolajczyk, antiguo presidente polaco, para que fuera a Moscú y al final se formó un nuevo gobierno polaco provisional que, a solicitud de Truman, fue reconocido tanto por Gran Bretaña como por Estados Unidos el cinco de julio de 1945, pero sólo fue puro teatro. Los países del este fronterizos con Rusia se convirtieron todos al comunismo y tanto Gran Bretaña como Estados Unidos vieron muy probable una tercera guerra mundial donde el enemigo fuese la URSS. No fue real, pero la Guerra fría hizo tambalear la paz mundial no pocas veces.
En su libro Churchill analiza cómo se presenta la situación cuando han pasado ocho años. En 1953 la línea de ocupación rusa en Europa se extiendía desde Lübeck hasta Linz. Checoslovaquia había sido absorbida por los rusos. Los estados bálticos, Polonia, Rumanía y Bulgaria habían sido reducidos a estados satélites bajo un mando comunista totalitario. Yugoslavia iba cuesta abajo y la única nación del este que se había salvado del comunismo era Grecia, la protegida de Gran Bretaña.
Pero una vez acabada la guerra tocaba dar escarmiento a Japón y a su vez dar un aviso a Rusia del poderío armamentístico angloestadounidense. <<De todos modos, -dice Churchill- jamás se discutió ni por un momento si la bomba atómica se usaría o no. Evitar una carnicería inmensa e indefinida, poner fin a la guerra, traer la paz al mundo, posar unas manos que curan sobre sus pueblos torturados mediante una manifestación de su poder abrumador al coste de unas cuantas explosiones parecía, después de todos nuestros esfuerzos y peligros, una liberación milagrosa. Sigue siendo un hecho histórico, y así se debe juzgar con posterioridad, que la decisión de si usar o no la bomba atómica para obligar a Japón a rendirse ni siquiera se tuvo que discutir. Todos estuvimos de acuerdo de forma unánime, automática e incuestionable; ni siquiera escuché la menor sugerencia de que debiéramos hacer otra cosa>>.
Había acabado la guerra pero los problemas seguían existiendo. Polonia pedía agrandar su territorio a costa del de Alemania, pero el problema que hay con el traslado de fronteras es que también se deben trasladar a los que viven en los territorios fronterizos. Si Polonia se hacía con un trozo de territorio alemán, habría que trasladar a esos alemanes más al oeste. El problema también es que el terreno que reclamaba Polonia era mayoritariamente agrícola y el oeste era industrial. Polonia se quedaba con las tierras que daban de comer a la Alemania occidental y sería Gran Bretaña la que asumiría el coste, cosa que así fue.
Parece increíble que en las elecciones inglesas que siguieron a la guerra, Churchill fuese derrotado por los demócratas. El hombre que había liderado al bando vencedor se marchaba de Downing Street bajo todo pronóstico. Este es un fragmento de la carta que Churchill escribió de despedida a los británicos después de perder las ellecciones y que resume bien el estado del político y la escena política.
<<Desde Stettin, en el Báltico, hasta Trieste, en el Adriático, ha caído sobre el continente un telón de acero. Detrás de esa línea se encuentran todas las capitales de los antiguos Estados de la Europa central y del este. Varsovia, Berlín, Praga, Viena, Budapest, Belgrado, Bucarest y Sofía, todas estas ciudades famosas y las poblaciones que las rodean quedan dentro de lo que debo llamar la esfera soviética y todas están sometidas, de una forma u otra, no sólo a la influencia soviética sino también a un grado elevado, y en muchos casos creciente, de control por parte de Moscú. Atenas es la única (Grecia con sus glorias inmortales) que es libre para decidir su futuro en unas elecciones con observadores británicos, estadounidenses y franceses.
>>Han alentado al gobierno polaco, dominado por los rusos, para que haga grandes e injustos avances en Alemania y se están llevando a cabo expulsiones masivas de millones de alemanes de una magnitud muy grave e inimaginable. En todos estos Estados de la Europa del este los partidos comunistas, que antes eran muy pequeños, han adquirido una preeminencia y un poder que superan ampliamente su número de afiliados y buscan por todas partes la manera de obtener un control totalitario>>.
Bajo estas circunstancias, en 1948 se firmó el tratado de Bruselas. Francia, Gran Bretaña, los Países Bajos, Bélgica y Luxemburgo se comprometían a prestarse asistencia mutua en caso de agresión, procediera de donde procediese. Los esfuerzos realizados a ambos lados del Atlántico dieron sus frutos y en abril de 1949 se firmó el tratado del Atlántico Norte en el que Estados Unidos se comprometió, por primera vez en su historia y sujeto siempre a la prerrogativa constitucional del Congreso, a ayudar a sus aliados en caso de ataque. Entre los signatarios europeos, además de las potencias del tratado de Bruselas, figuraban Noruega, Dinamarca, Islandia, Italia y Portugal. También lo suscribió Canadá.
El general Marshall, en un intento de minimizar el poder ruso sobre los países del este, dio su nombre a un plan notable de ayuda económica y cooperación mutua entre dieciséis países europeos libres. Se ofrecieron los beneficios también al bloque soviético pero fueron rechazados. Esta ayuda eran préstamos a bajo interés para que los países que habían estado en guerra pudiesen volver a la normalidad construyendo infraestructuras y creando empleo.
Tras la guerra el gobierno socialista británico concede la independencia a India, Pakistán y Birmania. Los comunistas chinos acceden al poder.
En El Cairo, en 1943, el presidente Roosevelt, Chiang Kai-chek y Churchill hiciieron constar su determinación de que Corea fuera libre e independiente. Al acabar la guerra el país fue liberado por los japoneses y ocupado por tropas estadounidenses en el sur y por tropas rusas en el norte. Así surgieron dos Estados coreanos separados y las relaciones entre ellos se fueron volviendo cada vez más tensas y llenas de rencor.
También, como potencia mandataria, Gran Bretaña tuvo que hacer frente al tortuoso problema de combinar la inmigración judía a su hogar nacional con la salvaguardia de los derechos de los habitantes árabes y crear así un estado israelí y otro palestino. Pero el gobierno británico, profundamente herido por los asesinatos de ingleses en Palestina, maltratado por los países de Oriente Próximo e incluso por nuestros aliados, no es extraño que el gobierno británico de la época al final se lavara las manos del problema y que en 1948 dejara que los judíos buscaran su propia salvación. La breve guerra que tuvo lugar a continuación hizo desaparecer de forma dramática la confianza de los países árabes, que se aprestaron a caer sobre una presa fácil. Y el conflicto continúa hoy día, al igual que el conflicto con Corea del Norte y con algunos países comunistas de pequeña índole.

Hasta aquí la II Guerra Mundial contada por el primer ministro inglés en el conflicto. Para la cronología pueden visitar http://segundaguerramundial.es/cronologia/

Los hombres se vengan de las heridas leves, pero no de las graves. Maquiavelo.